Vive la Police Nationale de Colombie !

Vive la Police Nationale de Colombie !

Francia ha apadrinado a la Policía de Colombia desde su fundación, y hoy celebra su aniversario.

04 de noviembre 2015 , 05:04 p.m.

El 5 de noviembre la Policía Nacional cumple un año más al servicio de Colombia y de los colombianos. Y Francia también lo celebra, porque apoyó su nacimiento en 1891, la vio crecer, sufrir y fortalecerse hasta hoy. Porque le seguirá ofreciendo su experiencia y lecciones aprendidas. Y más ahora, cuando se encuentra inmersa, junto con las fuerzas militares, en un doble y decisivo proceso: la transición del conflicto armado interno a una paz estable y duradera, la transformación hacia un nuevo escenario de seguridad y defensa.

Ambos procesos generan retos por contestar:

¿Qué misiones ejecutadas para la Nación y la ciudadanía hay en coordinación con los otros actores públicos y privados?

¿Qué pie de fuerza, cuantitativo y cualitativo, hay y qué capacidades materiales?

¿Qué despliegue, tanto nacional como internacional, hay en operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU o de gestión de crisis de la UE?

Las respuestas a estas preguntas tendrían que valorar dos segmentos del ADN policial colombiano, de paternidad francesa.

El primero, su pertenencia a la Fuerza Pública. Concepto traducido de la Declaración de 1789 y difundido por el prócer Nariño, “la garantía de los Derechos del Hombre y del Ciudadano necesita una fuerza pública: esta fuerza, pues, se instituye para la ventaja de todos, y no para la utilidad particular de aquellos a quienes se confía”, plasmado en la Constitución de 1991 y por el cual policías y soldados conforman una comunidad de vida, obra y destino. Esta cohesión de hecho y derecho no resulta baladí: contribuyó a resistir y enfrentar las embestidas criminales de diferente signo. Por su sangre vertida, salvó durante mucho tiempo el honor del Estado.

Conlleva además buenas prácticas, ejemplos para seguir para toda la sociedad colombiana, como la rendición permanente de cuentas, operativas y financieras; la depuración notable de sus manzanas podridas, una meritocracia concreta: todo general ha sido subteniente, prevaleciendo la hoja de servicios sobre el apellido.

Bien es cierto que estos ejemplos no admiten titubeos, son mejorables y hasta ampliables. Basta mencionar el carácter estratificado del servicio militar o el coste millonario de su formación soportado por el oficial o patrullero, siendo la Policía un cuerpo “a cargo de la Nación”. Mención aparte merece la prohibición de votar que pesa sobre policías y militares activos. Llegados a este punto de su historia y de la Historia, parecería que su voto, personal y secreto, fuera compatible con el estricto cumplimiento del deber de neutralidad política exigible de cualquier servidor público.

El segundo, su carácter nacional. Encarnado en 1891 en la figura de su primer director general, el comisario francés Gilibert, y luego potenciado hasta ser la Policía de toda Colombia y de todos los colombianos. Unido a una cadena de mando que parte del propio Presidente, evitó o limitó el caciquismo, o sea, su instrumentalización por tal gobernador o cual alcaldesa, tan deplorables en otros países. También obliga a los mandatarios locales, constitucionalmente jefes de policía y responsables del orden público en sus territorios, a sumar y no restar, por activa o pasiva, a la labor policial. Tampoco impide la adaptación de la respuesta preventiva o coercitiva a realidades, humanas y físicas, legales e ilegales, distintas a lo largo y ancho del país.

Mirando al futuro, la lucha contra el crimen organizado y la delincuencia común, cual sean sus manifestaciones, la gestión de la protesta social, el control territorial o la seguridad vial son algunos de los campos abiertos de cooperación bilateral colombo-francesa.

Pero hoy, sobre todo, además de palabras de respeto por lo que es y hace, de admiración por lo logrado, de ánimo para seguir avanzando, toca decir: Vive la Police Nationale de Colombie !


Juan Companie
*Teniente Coronel de la Gendarmería francesa, Agregado Policial Adjunto en Colombia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.