¿Cree que el Estado colombiano debe entregar un paquete de maternidad?

¿Cree que el Estado colombiano debe entregar un paquete de maternidad?

Este es el regalo de Finlandia para las mujeres que esperan un bebé. La tradición comenzó en 1938.

notitle
04 de noviembre 2015 , 09:31 a.m.

Un colchón pequeño y su funda, una manta, un edredón (y otro para la noche), un saco para dormir, un traje para el frío, un gorro, unos guantes, unas botas aislantes, un traje ligero encapuchado, un mameluco, unas medias, unas manoplas, un sombrero, un pasamontañas, ropa en diferentes colores (unisex), una toalla de baño con capucha, un cortaúñas, un cepillo de pelo y otro de dientes, un termómetro de baño, una crema antipañalitis, un estropajo para el baño, unos pañales de tela y unos trapos para limpiar, un libro ilustrado, algunos juguetes para la dentición (rascaencías), protectores de lactancia y condones. Esto es lo que contiene la popular caja de cartón que entrega Finlandia a las mujeres embarazadas, la cual funciona, además, como cuna.

La curiosa cama para bebés retiró los pañales desechables para cumplir con los lineamientos del medioambiente, así como con los biberones o teteros, con el fin de promover la lactancia materna.

El paquete de maternidad ya hace parte de la historia de ese país nórdico, pues se entrega hace 75 años. La tradición tiene tal trascendencia que, en opinión de muchos, ha servido para disminuir la tasa de mortalidad infantil, además de mejorar el sistema de seguridad social.

La política de 1938 es excluyente, ya que desde 1949 ordena dar el regalo estatal a todos los niños finlandeses, sin importar el estrato económico al que pertenezcan. Sin embargo, como buen obsequio, recibirlo no es una obligación. Las madres pueden elegir, en vez de la caja, un dinero en efectivo (aproximadamente 214 dólares).

Aunque no es obligatorio, sí hay algunas condiciones por cumplir si se desea recibir el regalo: visitar un médico y una clínica pública prenatal antes de los cuatro meses de embarazo.

¿Se imagina al Ministerio de Salud de nuestro país diseñando la caja de cartón colombiana? ¿Qué le agregaría y qué le quitaría al paquete de maternidad finlandés?

La versión colombiana de este paquete de maternidad no está muy lejos, revela el ministro de Salud, Alejandro Gaviria. "Hace exactamente un año lanzamos un piloto con 900 familias. La idea es incorporarlo a la estrategia de Cero a Siempre", dice. No obstante, reconoce que "el obstáculo, por ahora, es la falta de recursos".

"Es un modelo exitoso. Ha sido adoptado por varios países de América Latina, con algunas variaciones", agrega Gaviria.

La idea también la comentan la pediatra María Camila Estrada y Dora García, una madre colombiana.

Lea sus opiniones y cuéntenos la suya.

María Camila Estrada, pediatra.

Sería chévere en nuestro país porque gran parte de la población es pobre, pero al paquete de maternidad finlandés le quitaría unas cosas y le agregaría otras.

Por ejemplo, acá no se necesitan manoplas, además estas no deben ponerse porque tienen un resorte que puede apretar las manos del niño y generar laceraciones. Tampoco se necesita el pasamontañas; el gorrito sí, aunque este ni siquiera requiere usarse en un niño que pese más de 2.500 gramos. Igualmente, no le veo necesidad a los libros porque hay muchas madres que ni saben leer; ese elemento me parece interesante dirigirlo a otra población. Es más prioritario darles ropa y pañales desechables, que son más útiles que los de tela. También sacaría el termómetro y el cepillo de dientes, el primero es bueno, pero no tan importante, mientras el segundo solo se puede usar a los seis meses. No necesitamos tampoco tantas cobijas, mientras menos abrigado esté el bebé, es menor el riesgo de muerte súbita, ya que el calor puede ahogar al niño o el bebé puede enredarse con tantas mantas. Solo se requiere ropa para nuestro clima, pijamas, por ejemplo.

Aunque debe estimularse la lactancia materna, incluiría un tetero, que no es lo ideal, pero se requiere en una sociedad en la que algunas mamás no tienen un trabajo estable en el que pueden sacar la licencia de maternidad. También agregaría jabón para el baño y champú, y quitaría el estropajo. Finalmente, reemplazaría los juguetes para la dentición, por juguetes para la estimulación y algún elemento didáctico pequeño.

Es posible que algunos hogares no utilicen la caja como cuna y hasta puede que no usen la ropa, si no les gusta, por esa razón, creo que, aunque sería muy bueno si todo el mundo accediera a la caja, porque la idea no es excluir, creería que lo más probable es que la población media alta no le dé tanta utilidad como lo haría la población de recursos bajos.

Me parece bien que se busque aumentar el vínculo entre madre e hijo. La mayoría de la población de escasos recursos no va al pediatra y obligar esa visita es muy bueno; pero las EPS de aquí no van a autorizar la consulta con el pediatra... También me parece importante que incluyan protectores de lactancia y condones.

Aunque se podría hacer, veo difícil que esa idea se aplique en Colombia porque si el sistema no da medicamentos esenciales y a las madres que no pueden lactar no les da la leche, menos les darán esos elementos de la caja. Habría que hacer una política de prevención y promoción, que es lo que sí se acerca para estimular el vínculo entre madre e hijo y que los niños se enfermen menos.

Finlandia es un país más culto, mientras que Colombia es un país subdesarrollado que necesita ser educado para recibir esta iniciativa.

Dora García, madre colombiana.

Me parece muy bien la idea porque hay mamás que no cuentan con los recursos necesarios para cuidar un bebé porque no lo planearon, no tienen pareja, están solas; así que esa ayuda sería muy importante.

El proyecto es positivo desde que se mire a las personas que lo necesitan realmente, es decir, que haya una investigación en el hospital, por ejemplo, que se confirme que la persona tiene necesidades económicas.

Dejaría el paquete como está en Finlandia porque no importa el lugar, esos elementos sirven en cualquier sitio. Solo agregaría más cosas de aseo para el baño del bebé y cambiaría los pañales de tela, por desechables. Los pañales desechables son mejores porque absorben más y el bebé está más cómodo, además, es práctico porque con el pañal de tela, el bebé vive muy húmedo. También quitaría el cepillo de dientes y mejor metería ‘copitos’.

Me gustaría que tuviera teteros porque hay mamás que cuentan con bastante alimento y es más cómodo darlo con tetero que con una cuchara. Por otro lado, los juguetes rascaencías me gustan porque entretienen y calman a los bebés cuando están naciendo los dientes.

Esa caja se convierte en una motivación para las mamás, que se ilusionan mucho y asistirían a los controles prenatales. Me parece muy bien que el Estado vaya a garantizar que las madres cumplen con sus compromisos y son vigiladas.

Creo que esa iniciativa sí se pueda dar en Colombia, mientras haya personas que le metan un poquito de empuje e impulsen la idea.

Compártanos su opinión


Si quiere compartir una idea exitosa que podría aplicarse en Colombia, escriba a pilcam@eltiempo.com.

Vea aquí todas las ideas exitosas promovidas en nuestra sección 'Y qué tal si' y los resultados de los sondeos realizados.

MARÍA DEL PILAR CAMARGO CRUZ
Redacción EL TIEMPO
En Twitter, @PilarCCruz

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.