Qué se puede esperar

Qué se puede esperar

Da vergüenza que aún no se resuelva el crimen de Álvaro Gómez Hurtado.

03 de noviembre 2015 , 07:48 p.m.

Al conmemorarse 20 años del aún impune asesinato, por sicarios, del doctor Álvaro Gómez Hurtado al salir de la Universidad Sergio Arboleda, da vergüenza que nuestros funcionarios investigadores de la Fiscalía no aporten a estas alturas pruebas contundentes que permitan resolver el crimen. Qué tristeza: si en Colombia un crimen declarado de lesa humanidad no se esclarece después de 20 años, ¿qué se puede esperar de investigaciones de los miles de asesinatos y desapariciones de personas humildes?

Mientras tanto, nuestras cárceles siguen llenas de personas, muchas de ellas inocentes, en espera de resultados judiciales que les definan su situación, y muchas veces su detención es injusta, por errores de nuestra justicia y nula acción de nuestros investigadores.

Rafael Antonio Córdoba Ardila
Bogotá

Todo extremo es malo

Señor Director:
Sobre los resultados de las elecciones regionales recientes, todo se puede resumir en dos dichos populares. El primero, y para el caso específico de Bogotá, es que “no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista”. Era insostenible continuar con administraciones paquidérmicas, polarizantes o corruptas y con el cuento desgastado de que es mejor lo social que las montañas de concreto. Los concretos son también desarrollos sociales, viviendas, vías, escuelas, hospitales, recreación, etc. Y el segundo, que “todo extremo es malo”, es como la enseñanza que dejan estos resultados.

La mayoría de los colombianos no queremos ni la extrema izquierda ni la extrema derecha, porque ambas son belicosas, dictatoriales, radicales; solo es bueno lo que ellos piensan o hacen. Ojalá todo lo anterior les sirva de ejemplo y de norte tanto a los nuevos funcionarios públicos como a los mismos partidos y grupos políticos, para que piensen más en la gente que en sus intereses particulares.

Gerardo Prada Ahumada

La rumba, no tan sana

Señor Director:

La Alcaldía Mayor decretó la ampliación del horario de cierre de bares y discotecas en zonas que no tenían autorizada esta medida, con el argumento de que ha funcionado bien. Esto no es cierto, al menos en Galerías, sector en donde ha aumentado ostensiblemente el nivel de ruido de los equipos de sonido, hasta las 5 a. m.. Y no solo los fines de semana: sucede desde el martes, se extiende a más cuadras a la redonda y causa desconcierto en el vecindario, que ve violentado su derecho a la tranquilidad.

No obstante las quejas ante la alcaldía local, no ha sido posible que se logre la regulación de que habla la Administración de Bogotá; tampoco la medición sonométrica de la Secretaría de Ambiente. Además, la ‘rumba sana’ se ha convertido en un problema de inseguridad, proliferación de basuras y el comportamiento usual de quienes salen borrachos de estos comercios en horas de la madrugada. La Alcaldía no concertó con los habitantes de los sectores. ¡Esto no es vivir en la Bogotá Humana!

Dalia Monroy


___________________________________________________

opinion@eltiempo.com - @OpinionET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.