Joan Manuel es inmortal

Joan Manuel es inmortal

Está en Bogotá este poeta con guitarra, compañero de la izquierda sensata.

notitle
03 de noviembre 2015 , 06:43 p.m.

Es un grande, es un fuera de serie Joan Manuel. Es un coloso, es un timonel y lo bautizaron Joan Manuel Serrat un 6 de enero, en Cataluña. Este poeta con guitarra está hoy en Bogotá, y mañana cantará a petición del respetable su poético-musical Mediterráneo y “caminante, no hay camino, se hace camino al andar, y al volver la vista atrás...”. Serrat, un luchador anti-Pinochet, compañero de izquierda, pero no de la cegatona, de la sensata, no la torpe ultraizquierda.

Joan Manuel Serrat está en Bogotá y tiene conciertos. Voy con Lulita Arango, que lo adora desde esos años de universidad, Teatro La Candelaria, mochila arhuaca, poemas de Benedetti y una ronca grabadora negra que cantaba a Serrat. Este poeta catalán ama la vida (mandó al carajo dos veces al antipático ‘cáncer-canciller’) y sigue futbolero y burlón.

Chao al Halloween, y llega el apagón nacional de luz. No tendremos bares, ni televisión, ni música, ni bombillos, ni semáforos, pero sí 80.000 plantas eléctricas vomitando ruido y humo negro. Un publicista del Gobierno dirá que el apagón servirá para que los maridos lleguen tempranito al dulce amor con su pareja. Que gracias a la falta de luz se arreglarán un millón de matrimonios en crisis. El apagón reconcilia, eleva a fiesta el amor-amor y sube la paz, regalo de las Farc.

Última hora: los ineptos brujos de la Organización Mundial de la Salud atacan a las ricas carnes rojas, dizque dan cáncer. Paja, novelón. Nos subirán los impuestos para comprar luz eléctrica y otras 5.000 camionetas blindadas para los ‘VIP’ amenazados. En junio, desde Cúcuta, el presidente Santos denunció que abundaban los autoamenazados, que se hacían mandar un mail insultante para pedir camioneta. Proteger personajes de camioneta blindada vale 730.000 millones de pesos al año. Camila Zuluaga, de la W, ganó el jueves premio de periodismo Simón Bolívar por su investigación en la UNP, donde dan y quitan y hubo piñatas millonarias con las camionetas blindadas.

Viene el apagón y hay falsos testigos, falsos amenazados y alcaldes falsos, porque los eligieron pagando voto a billetón de 50.000. En Venezuela no pagan el voto, allá el Gobierno llena las planillas, por eso Maduro dijo en Maracay: “Yo gano porque gano”, ¡y Maduro es como Jalisco, que cuando pierde arrebata!

Poncho Rentería

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.