El escritor Mathias Enard ganó el Premio Goncourt 2015

El escritor Mathias Enard ganó el Premio Goncourt 2015

El máximo galardón de las letras francesas lo recibió por su novela 'Boussole'.

notitle
03 de noviembre 2015 , 02:07 p.m.

Según los organizadores del premio, Enard presenta en su libro una erudita y densa reflexión que busca transmitir a los occidentales el amor por el Oriente combatiendo los prejuicios.

"Estoy muy sorprendido y feliz, dijo a la prensa el laureado, que vive buena parte del tiempo en Barcelona y aspira "a seguir escribiendo libros".

‘Boussole’ (Brújula) es una compleja novela con elementos de ensayo y poesía que reflexiona sobre las relaciones entre Oriente y Occidente -un tema que acaparó esta temporada literaria francesa- lejos de los clichés del "choque de civilizaciones".

El libro "con su fraseado musical transmite amor por Oriente y sus tesoros a preservar", dijo el primer ministro francés Manuel Valls, antes de agregar: "Es una brújula para nuestra época".

Fascinado por la cultura oriental, Enard, de 43 años, es un intelectual políglota que habla árabe y persa, además de español y catalán, entre otros idiomas.

Su novela sume al lector en las divagaciones del narrador, Franz Ritter, un musicólogo vienés que rememora entre las volutas del opio su vida y sus obsesiones, todas vinculadas a la música y Oriente.

"Intentemos respirar profundamente, dejemos deslizarse los pensamientos hacia un inmenso blanco, con los párpados cerrados, las manos sobre el vientre, imitemos la muerte antes de que ésta llegue", dice Ritter, acostado en su habitación de Viena, la ciudad considerada en otra época la ‘Puerta de Oriente’.

Son las 23:30. Las divagaciones durarán hasta las seis de la mañana. Al igual que en su novela ‘Zone’, en la que cada página correspondía a un kilómetro de trayecto entre Milán y Roma, cada página del nuevo libro de Mathias Enard equivale a 90 segundos de esta ensoñación lúcida y vertiginosa.

El lector acompaña a Ritter a Estambul, Palmira, Alepo, Damasco o Teherán, todas ciudades que el autor conoce bien. Vivió además en Egipto, Líbano y Siria.

Es difícil no marearse en este periplo mental. El narrador divaga, pasa de una cosa a la otra o vuelve un instante a la realidad para percatarse que no apagó su equipo de audio. Por momentos aparecen las sombras de grandes figuras del pensamiento y el arte occidental: Heine, Balzac, Bizet, Wagner...

Combatir los clichés

Una de las fuerzas de esta novela ambiciosa -y tal vez al mismo tiempo su punto débil- es su densa erudición.
Tras anunciarse el Goncourt el autor aseguró en sus comentarios a la prensa que su novela es "muy accesible".

"Escribí con sencillez: alcanza con abrir el libro para darse cuenta de que es mucho menos horroroso de leer que lo que he escuchado por ahí", dijo Enard.

Uno de los objetivos del libro, explicó en substancia el autor, es luchar contra la imagen simplista de un Oriente musulmán y enemigo, mostrando en cambio todo lo que le ha aportado a Occidente.

La tragedia siria aparece aquí y allá en la narración. "Los degolladores barbudos se hacen la fiesta, abriendo carótidas por aquí, cortando manos por allá, quemando iglesias y violando infieles a voluntad", escribe Enard.

"Tal vez Alepo recupere algún día su esplendor, no lo sabemos, pero hoy nuestra estadía es un sueño por partida doble, a la vez perdido en el tiempo y alcanzada por la destrucción".

La imagen siniestra hoy predominante en Occidente oculta lo esencial, asegura el novelista.

"Nosotros, los europeos vemos (a las atrocidades cometidas en Siria y en otras partes de Oriente Medio) con el horror de la alteridad, pero esa alteridad resulta igualmente horrorosa para un iraquí o un yemenita (...) Aquello que identificamos en esas atroces decapitaciones como 'el otro', 'el distinto', 'oriental', es igualmente 'otro', diferente' y 'oriental' para un árabe, un turco o un iraní", asegura.

El premio fue anunciado al término de las deliberaciones de los miembros de la ‘Academia Goncourt’.
Este grupo de literatos se reunió como siempre en el restaurante Drouant, en el centro de París, donde tradicionalmente se anuncia el premio.

Es el más prestigioso de los galardones literarios que se atribuyen cada año en Francia y asegura al laureado un éxito de ventas -en promedio unos 400.000 ejemplares- en las librerías.

El premio Renaudot, otro galardón anunciado al término del almuerzo de escritores, fue para la francesa Delphine de Vigan, por su novela ‘D'après une histoire vraie’ (‘Según una historia real’).

París
AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.