El Comedor, un restaurante con comida netamente casera

El Comedor, un restaurante con comida netamente casera

Hace seis años este restaurante abrió sus puertas en la carrera quinta con calle 74 en Bogotá.

notitle
03 de noviembre 2015 , 10:02 a.m.

De unos años para acá –digamos que lo que va del siglo XXI– nos han metido el cuento de que la comida casera es (o debe ser) rápida, fácil y sencilla. Falso.

La verdadera cocina casera, la que rigió y ha regido los hogares del mundo en los últimos mil años, no fue ni ha sido una cocina rápida, fácil y/o sencilla. Por el contrario. Las cocinas caseras de Oriente y Occidente se fundamentaron en recetas de largo aliento, fuego lento y un cierto nivel de complejidad. Sin más pretensiones que comer rico.

En ese concepto, muy particularmente, se basó el movimiento de la comfort food (o comida confortable), que atrapó al comensal urbano del siglo XXI (jodido de tiempo) y que no apunta a otra cosa diferente que al reemplazo del hogar. En otras palabras, no solo se trata de una cocina elaborada de la misma manera que la haría una mamá en un fin de semana (lenta, sabrosa y amorosa), sino además de una comida que nos hace sentir psicológicamente bien, como en casa.

Todo esto para decir que el gran triunfador de la corriente comfort food en Bogotá es el restaurante El Comedor, al que, hay que decirlo, siempre vale la pena volver.

Hamburguesa de cordero con queso azul.

Ahí, sobre la carrera quinta con calle 74, hay un cierto cariño “familiar” que no desaparece desde que abrió sus puertas hace seis años. Cariño en la atención, en el ambiente (en la música, sí), en las copas y, lo más importante, en sus platos que, incluso, se han convertido en referentes de la ciudad y que, sin temor a equivocarme, son los siguientes:

– La sopita minestrone con tocineta, verduras, fríjoles y pasta ($ 14.000).

– Dos estofados icónicos: el de cordero con especias árabes y cuscús con frutos secos al cilantro ($ 40.500), y el sustancioso estofado de calamar, pescado y papas con pimiento, cebolla y guindilla ($ 37.500).

– La milanesa de ternera (una de las más elocuentes de la ciudad), servida con ensalada de rúgula y tomates cherry ($ 30.500).

– La hamburguesa de cordero con queso azul… La mejor de cordero de la ciudad, hasta que alguien me demuestre lo contrario… ($ 29.500).

– Y su afamadísimo pollo a la sal (que es un pollo entero al horno servido en costra de sal), que sale con papas fritas caseras y ensalada de aguacate, para dos o tres personas ($ 79.500).

Y para no hacerles el mal de solo señalar los íconos de su carta, debo subrayar que en El Comedor hay muchas más cosas, todas muy ricas. Incluso mensualmente hacen el inmenso esfuerzo de presentar platillos bien logrados, como la Burrata de búfala sobre tartare de tomate, que está recién puesta. Así, como la buena y querida comida casera: diametralmente opuesta a lo rápido, fácil y sencillo que nos proponen hoy.

Nota: Capítulo aparte merece el brunch de sábados y domingos de El Comedor. De su carta, esta perla: caldo de tuétano de res con albóndigas de res y tocineta, puré de papas y minipapas doradas, más un aguacate Hass al horno con huevo. ¡Ah!

El Comedor
Cra. 5 N°. 74-52, Bogotá
Tel.: 474 3847

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.