Cartagena recuerda a Lucio García, el creador del 'todo incluido'

Cartagena recuerda a Lucio García, el creador del 'todo incluido'

Empleados de la cadena hotelera Decamerón recordaron anécdotas del carismático empresario.

03 de noviembre 2015 , 08:56 a.m.

Si hay una frase que nunca olvidará el vigilante de la cadena Decamerón, Carlos Mercado, fue una que le enseñó su patrón de toda la vida: Lucio García Mansilla: ‘Full completely’, la que le sirvió para conocer el grado de generosidad que tuvo en vida el hotelero argentino que sembró profundas raíces en Cartagena y Colombia.

Con esa frase en los labios, Mercado viajó de vacaciones a varios de los sitios donde Lucio tenía hoteles y allí era atendido a cuerpo de rey.

“En el aeropuerto nos recibía un carro último modelo, nos daban las mejores habitaciones de los hoteles, comíamos a la carta y nos trasladaban a los sitios turísticos de las ciudades gratis, con solo decir la frase ‘full completely’ “, recuerda el hombre que sirvió durante 20 años como jefe de seguridad.

Era la frase con la que identificaban a los invitados especiales de Lucio.

Por eso, el pasado 17 de octubre, durante el homenaje que le hicieron sus amigos y familiares a Lucio García, tras su repentina muerte ocurrida en Nueva York cinco días atrás, se arrimó en la parte posterior de catamarán donde la familia llevó las cenizas de su jefe para lanzarlas al mar Caribe, frente a Barú, y como un niño lloró durante varios minutos.

A solas, sin que nadie se diera cuenta el profundo aprecio que sentía por el hombre que 20 años atrás lo mandó a hacer un curso de vigilante y le dijo: ‘'¿Te atreves a ser mi escolta personal?’.

Desde ese día, cada vez que García llegaba a Cartagena su misión era estar junto a él, cuidarlo y aguantarle las repentinas rabietas, que eran tan efímeras como explosivas. Sabía que al rato ya era un globo desinflado que corría a abrazarlo y a excusarse por cualquier frase salida de tono.

Observador y sagaz

Cuando a Amaury Muñoz, el eterno relacionista público de las empresas de Lucio García, se le preguntó por qué los que más lloraron la muerte del empresario colombo-argentino fueron los trabajadores, dijo que la razón era sencilla: “Lucio conocía a detalle a cada uno de ellos, sus problemas y sus alegrías. De su bolsillo sacaba plata para ayudarlos cuando tenían emergencias y se enojaba cuando no se atrevían a pedirle un favor”.

El gerente del restaurante San Pedro, Jairo Castellar, quien lleva 17 años en la compañía que fundó Lucio, es testigo del altruismo que practicó su jefe.

“A mi hijo le diagnosticaron un tumor en el cerebro, y cuando don Lucio se enteró me puso a disposición las mejores clínicas y médicos de Estados Unidos, gracias a Dios que aquí en Colombia lograron atenderlo y hoy el niño lleva una vida normal”, dijo.

Precisamente, Castellar fue uno de los tantos elegidos a quienes Lucio, el hombre que dejó una empresa con 43 hoteles en el mundo, 5.333 habitaciones, 10.000 empleados directos y una ocupación promedio del 91 por ciento, ayudó a escalar en la vida.

“Él veía en los ojos si la persona tenía actitud ante la vida, y conté con la suerte de ser uno de ellos. De mesero me ayudó a superarme y me convirtió en gerente de uno de los restaurantes más cotizados de Colombia. Quién no va a querer a un tipo así”, dijo con una lágrima flotando en sus ojos.

Para los que conocieron de cerca a Lucio García en vida, era el único argentino que no se creía un dios.

En materia de fútbol, sufría y gozaba con la misma intensidad los triunfos de Argentina y Colombia. Se conocía al dedillo las alineaciones de ambos equipos y en el último mundial apostó más a Colombia que al equipo del país donde nació. Dice Jairo Castellar que otro sentimiento que lo ataba bastante con Colombia era la música, especialmente la vallenata. Se entusiasmó en conocer la vida de Diomedes Díaz y se sabía de memoria la canción de La ventana marroncita.

“Cuando se levantaba cantando esa canción, ya sabíamos que estaba de buen humor”, recuerda. 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.