¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Archivo

Polonia gira hacia el nacionalismo populista

Las recientes elecciones generales dan como ganador al partido de derechas, Ley y Justicia.

IDAFE MARTÍN PÉREZ
Polonia, por una década el mejor alumno europeo en el este del continente y uno de los países que más se han beneficiado de los fondos europeos, el único Estado de la UE que surfeó toda la crisis económica sin pasar siquiera un trimestre en recesión, giró en la reciente elección hacia la derecha ultraconservadora, populista y euroescéptica.
La victoria del partido Ley y Justicia, de Jaroslaw Kaczynski –aunque la primera ministra será Beata Szydlo–, sobre la derecha liberal ubica a Polonia en la línea nacionalista de la Hungría de Viktor Orban, abre otro frente con Bruselas y muestra el avance de los populistas.
La nueva Polonia chocará con la Unión en asuntos clave como las políticas contra el cambio climático. Mientras la UE busca un acuerdo grande en la cumbre del clima de París de diciembre, Polonia dice que seguirá explotando sus inmensas reservas de carbón.
Ley y Justicia será un socio más difícil para Alemania en Europa del Este porque está menos dispuesto que el anterior gobierno a la negociación con Rusia y considera que la UE ha sido muy blanda con el presidente ruso, Vladimir Putin.
La nueva Polonia va contra la acogida de refugiados. Kaczynski cree que estos son una fuente de enfermedades y el compromiso de acoger a 7.000 de ellos ahora está en duda.
Michal Baranowski, director de la oficina polaca del German Marshall Fund, explicó que las relaciones con la UE serán la mayor diferencia entre el anterior y el nuevo gobierno, que “se enfocará en políticas nacionales y quiere defender vigorosamente sus intereses en Bruselas. Los dos asuntos que pueden generar más enfrentamiento con sus socios son la política climática y la crisis de refugiados. No será un gobierno fácil para alcanzar compromisos”.
El nuevo gobierno polaco parece también dispuesto a una política económica proteccionista similar a la húngara, que prevé incluso nacionalizar empresas importantes –como las grandes cadenas de distribución alimentaria–, muchas de los cuales están en manos de empresas europeas.
El nuevo gobierno promete más gasto público, pero Piotr Buras, del European Council on Foreign Relations, escribe en un análisis que la nueva política económica polaca puede llevar a aumentar el déficit público y dañar la credibilidad del país.
La victoria de Ley y Justicia, según los medios y analistas polacos, se puede explicar entre otras razones porque el crecimiento de los últimos años no trajo mejoría social y generó desigualdad. Mientras las clases medias ilustradas principalmente urbanas avanzaron, las regiones del este, más rurales, apenas mejoraron su situación.
Wojciech Golecki, economista de la Universidad de Maastricht, explicó a este diario que “de cara a Bruselas se mantiene una incertidumbre. El mensaje de Ley y Justicia de que los intereses de Polonia no están suficientemente representados en Bruselas ha calado”.
IDAFE MARTÍN PÉREZ
Para EL TIEMPO
Bruselas.
IDAFE MARTÍN PÉREZ
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.