Cable de Ciudad Bolívar, obra que genera polémica

Cable de Ciudad Bolívar, obra que genera polémica

Aplazamiento de las obras para el 2016 y las reservas del nuevo Alcalde hacen tambalear el proyecto.

notitle
02 de noviembre 2015 , 09:26 p.m.

Un atraso en el cronograma y las dudas del alcalde electo de Bogotá, Enrique Peñalosa, sobre la conveniencia de hacer el cable aéreo de Ciudad Bolívar, tienen al proyecto en la polémica.

El inicio de la construcción del proyecto tiene un atraso de casi 3 meses, y con ella el Distrito espera no solo dar una solución de movilidad para la zona alta de esa localidad, sino una para la renovación urbana alrededor de las estaciones.

Se esperaba que los trabajos se iniciaran entre diciembre y enero de este año, pero Carolina Barbanti, directora técnica de construcciones del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), informó que quedará para marzo del 2016. Así, no sería entregada el próximo año, sino en el 2017.

La funcionaria anticipó que ya han avanzado en el 80 % de las tareas preliminares a lo largo del trazado de 3,3 kilómetros, entre el barrio Ilimaní (en la parte alta de Ciudad Bolívar) y el portal Tunal (Tunjuelito).

Las dudas de Peñalosa

Pero no son solo los atrasos los que tienen a la obra en la incertidumbre, sino la resistencia que el alcalde electo, Enrique Peñalosa, tiene frente a este proyecto impulsado por la administración de Gustavo Petro.

El viernes, en un recorrido que Peñalosa hizo en Ciudad Bolívar, opinó que no será una solución verdadera de movilidad y que la intervención de vías para el transporte público es una prioridad, en especial la prolongación de la NQS hasta el barrio Arborizadora Baja, en esa localidad.

“El cable aéreo será positivo, pero un cable tiene un costo enorme y solo atiende a un grupo muy pequeño de población alrededor de las estaciones. Muchos sectores quedan desatendidos. Para resolver de fondo la movilidad de los sectores populares es necesario hacer vías”, señaló.

El cable costará 164.300 millones de pesos y tendrá capacidad para transportar 3.600 pasajeros por hora, por sentido en 160 cabinas que cubrirán en 13 minutos el trayecto que hoy les toma a los habitantes de ese sector unos 50 minutos.

No obstante, este es un proceso avanzado. El Distrito ya inició la adquisición de predios y la Corporación Autónoma Regional (CAR) le entregó un terreno de 22.320 metros cuadrados equivalente al 39 por ciento del área que se requerirá para el proyecto, por un valor de 5.000 millones de pesos.

Pero sin que Petro haya iniciado obras, existe aún la posibilidad de que el proyecto se replantee, igual que él hizo con la troncal ligera de TransMilenio por la carrera 7.ª. Estaba adjudicada y lista para comenzar la construcción en el 2012, pero el hoy alcalde llegó a un acuerdo con los constructores para terminar el contrato de manera bilateral.

La obra fue adjudicada en junio de este año en medio de la polémica por un supuesto direccionamiento que ha sido desmentido por la Secretaría de Movilidad y la constructora Doppelmayr. Según el cronograma, la finalización de diseños y actividades preliminares tomaría 6 meses y la construcción, 17 meses.

El contrato con el consorcio conformado por Doppelmayr Colombia SAS, Constructora Colpatria S.A. e Icein Ingenieros Constructores SAS incluye 12 meses de mantenimiento.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.