Salvador Pérez tuvo su revancha en la Serie Mundial

Salvador Pérez tuvo su revancha en la Serie Mundial

El receptor fue el Jugador Más Valioso de Reales que venció a Mets. En 2014 falló jugada crucial.

notitle
02 de noviembre 2015 , 08:55 p.m.

El venezolano Salvador Pérez puede decir con propiedad que el deporte da revanchas. Hace un año, el 29 de octubre, en el séptimo partido de la Serie Mundial, el receptor tuvo el turno al bate en la parte baja de la novena entrada en la que Reales de Kansas City perdía 3-2 con Gigantes de San Francisco.

Había dos outs y un hombre en tercera, un imparable igualaba el juego y un cuadrangular lo acababa, pero Pérez con un repleto Kauffman Stadium en cuenta de dos bolas y dos strikes bateó un elevado en territorio de foul y fue el fin del partido que coronó a San Francisco. Nadie lo acusó, pero las miradas apuntaron hacía él.

Pero en la noche del domingo, o, mejor, en la madrugada de ayer, pegó un rodado por la primera base que remolcó la carrera del empate en la novena entrada que permitió que Kansas City igualara a Mets de Nueva York 2-2 y luego se impusiera 7-2 en 12 entradas, la que Pérez comenzó con un sencillo, motivos suficientes para que fuera escogido el MVP de la Serie Mundial, que ganó Reales 4-1.

“¿A quién le importa lo que pasó el año pasado? En 2015, Kansas City es el número uno”, dijo Pérez, con su trofeo brillando al lado cuando fue preguntado por aquella jugada del 2014. Para el venezolano, de 25 años, fue un reconocimiento unánime por su labor de liderazgo y manejo del bate en los momentos decisivos.

Pérez, con cinco años de experiencia en las mayores, terminó la Serie Mundial con .364 de promedio al bate y dos carreras impulsadas.

El venezolano se convirtió en el séptimo receptor que logra el premio de MVP en la Serie Mundial, pero el primero desde Pat Borders, en 1992, con los Azulejos de Toronto.

“Es algo increíble. No siento nada estoy como en una nube y listo para la celebración”, manifestó Pérez, uno de los más felices.

El receptor explicó que tenía muchos motivos para estar tan emocionado.

“Esto es increíble. Siempre digo que esto es como una familia. Somos casi el mismo grupo desde que debuté en 2007 en Arizona, en la liga Rookie. Es increíble estar celebrando ganar una Serie Mundial con el mismo grupo de compañeros”, expresó quien firmó con los Reales como agente libre cuando tenía 16 años.

A parte de su eficacia con el bate, se le valoró su buen desenvolvimiento en el plato atrapando lanzamientos realmente difíciles: “Como digo siempre, creo que esto es parte de mi trabajo. Recibir un foul, un wild pitch”, dijo Pérez.

En el cuarto juego de la serie divisional de la Liga Americana recibió un foul en la cara, y en el cuarto de la Serie Mundial se tambaleó tras un impacto en la clavícula. La única razón por la que no estaba en el terreno para el último picheo del cerrador Wade Davis fue porque Kansas necesitaba un corredor emergente para sustituirlo cuando pegó el sencillo que inició la jugada de la victoria.

“Es un caballo. Pone números ofensivos cuando le tocan 150 juegos al año detrás del plato. Eso es impresionante. Sé que es fuerte, pero ese físico recibe muchos golpes. Ya le han dado cuatro pelotazos de foul en esta serie, lo que te pone a pensar si podrá seguir jugando. Y ahí está”, había indicado el pasado domingo el mánager de Mets Terry Collins.

Ned Yost, su mánager y exreceptor, expresó: “Nunca va a quejarse. Sabes que aunque le preguntes va a decir que está bien, así que no tiene sentido preguntarle”.

DEPORTES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.