¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Archivo

Lo mejor es que nos olvidemos

Parece que las EPS comienzan a implementar la técnica de 'desgasta al paciente hasta que se rinda'.

CRISTIAN VALENCIA
Desde cuando a mi amiga Nathaly Rubio le dijeron que tenía una condición autoinmune, parece que la EPS Sanitas comenzó a implementar una técnica que no existe oficialmente, pero que entre los pacientes es conocida como ‘desgasta al paciente hasta que se rinda’ (en el mejor de los casos).
Nathaly es actriz y dramaturga. Durante la reciente Cumbre de Arte y Cultura en Bogotá presentó su obra ‘Lo mejor es que nos olvidemos’, como si fuera el título de lo que tácitamente propone la EPS que hagan frente a su enfermedad. Los artistas en general son un bien social. Se pasan la vida tratando de entender la sociedad que les toca en suerte y tratan de representarla con su arte. Lo hacen para que un público pueda disfrutar de sus obras en primera instancia, pero también para que ese público desarrolle el sentido crítico. A pesar de que saben tanto, de que han pensado tanto y conocen tanto, los artistas son muy vulnerables, porque están muy expuestos. Muchas veces el establecimiento les muestra su peor cara, y no son pocos los que han muerto abandonados, en la ruina, solitarios. No viene al caso enumerar en esta columna todos los artistas colombianos que han fallecido en esas condiciones, porque esta columna quiere llamar la atención sobre lo de siempre. Sobre la perversidad de la Ley 100; sobre la interpretación perversa que hacen las EPS de la Ley 100; sobre la deshumanización del sistema de salud en Colombia.
Cansada de dilaciones en Bogotá, y preocupada porque nadie le daba razón de nada, Nathaly decidió consultar a unos amigos médicos que viven en Medellín. Le recomendaron agilizar los exámenes y tratamientos. Y le dijeron que probara con su EPS en Medellín, que quizá, que tal vez podría tener mejor suerte por aquello de la amabilidad paisa. Así lo hizo. Nathaly renunció a dos trabajos en Bogotá, y tuvo que abandonar dos proyectos que estaba trabajando con un colectivo mexicano.
En una carta que me envió hace poco pude notar su cansancio. Nathaly está diezmada. Me dice que no entiende cómo la energía que debería reunir para curarse la tiene que invertir en pelear con una EPS. Y toda esa lucha es solamente para recibir una atención digna. Nathaly está perdiendo peso inexplicablemente. Un médico general que la revisó dijo que tenía que recibir atención prioritaria, pero que él no podía lograr que se la dieran porque era un asunto de la EPS. En la carta me expone, con pelos y señales, cómo la desidia se ha apoderado de nuestro sistema de salud. Son muchos los apartes que parecerían una exageración como para hacer una secuela de ‘Hospital Britania’, esa célebre película con Malcolm McDowell, pero quiero compartirles este pequeño fragmento:
“En junio de este año nuevamente fui remitida al servicio de urgencias. Después de permanecer 3 días en una camilla de sala de urgencias me remitieron a otro lugar, donde permanecí otros 2 días en las mismas condiciones. Después de 5 días de espera, sin poder dormir y con el malestar de los efectos secundarios de los medicamentos que me iban administrando, me dieron de alta sin hacerme ningún examen ni procedimiento, con 3 días de incapacidad, cuando por el mismo caso ya tenía un mes de incapacidad (…)”.
Como Nathaly hay muchos pacientes en Colombia que son tratados como ciudadanos de quinta categoría. La atención médica en Colombia es maravillosa mientras la dolencia sea una fractura o una gripa. Pero cuando se trata de enfermedades que requieren un tratamiento largo y costoso, parece que las EPS comienzan a implementar la técnica de ‘desgasta al paciente hasta que se rinda’ o ‘lo mejor es que nos olvidemos’.
CRISTIAN VALENCIA
CRISTIAN VALENCIA
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.

Nuestro mundo

COlombiaInternacional
BOGOTÁMedellínCALIBARRANQUILLAMÁS CIUDADES
LATINOAMÉRICAVENEZUELAEEUU Y CANADÁEUROPAÁFRICAMEDIO ORIENTEASIAOTRAS REGIONES
horóscopo

Horóscopo

Encuentra acá todos los signos del zodiaco. Tenemos para ti consejos de amor, finanzas y muchas cosas más.

Crucigrama

Crucigrama

Pon a prueba tus conocimientos con el crucigrama de EL TIEMPO