Mujeres, claves para reducir la pobreza

Mujeres, claves para reducir la pobreza

La tasa de mujeres que se ha empleado se ha incrementado en un 65 % para 2012.

notitle
01 de noviembre 2015 , 09:15 p.m.

Un elemento llamativo del documento que revela la Cepal es que una mayor y justa participación de las mujeres en los mercados laborales de los países de América Latina reduciría los niveles de pobreza y desigualdad en la región.

El estudio reseña una simulación realizada el año pasado con datos de 18 países, con la que se buscaba determinar cómo les iría si se lograra cerrar la brecha de participación laboral y de ingresos que existe entre hombres y mujeres.

En el primer caso, si se cerrara la brecha de participación, es decir, si las mujeres tuviesen el mismo acceso al mercado laboral que los hombres, el análisis arroja que se produciría un incremento notable en los ingresos de los hogares. En Colombia, por ejemplo, los ingresos de las familias se incrementarían entre un 3 y un 4 por ciento. Lo mismo ocurriría en países como Argentina, Brasil, México y Uruguay. En otras naciones, como El Salvador, Honduras, Nicaragua y Perú, el porcentaje de incremento alcanzaría hasta el 10 por ciento.

“Los países donde la tasa de participación femenina presenta una distancia mayor respecto de la masculina son los que obtendrían mayores ganancias en términos de ingresos medios”, subraya la Cepal.

Otro dato que arrojó la simulación es que en la misma medida que se eliminen las brechas salariales existentes entre hombres y mujeres también se iría reduciendo la pobreza. En Colombia, el estudio indica que caería 9 puntos porcentuales.

En esta parte del análisis, el organismo destaca que en los años recientes ha habido cambios significativamente positivos en el tema. Entre el 2002 y el 2012 disminuyeron las brechas de empleo entre hombres y mujeres: “La tasa de empleo de las mujeres, que en 2002 equivalía al 61% de la de los hombres, en 2012 se había elevado al 65 %”, dice el estudio.

Para el organismo, este aumento en las tasas de empleo de las mujeres se vio reflejado en un incremento significativo del aporte de ingresos que hacían a sus hogares, lo que les permitió no caer en la pobreza o salir de ella.

No obstante los avances, aún falta camino por recorrer.

Un ejemplo de esto es que la proporción de mujeres ocupadas en sectores de baja productividad –microempresas de cinco o menos trabajadores, trabajadores por cuenta propia, entre otros– es del 52,5,1 %, frente al 44,1 % de los hombres.

Las diferencias son muy marcadas entre países, mientras que en Perú y Bolivia el ingreso mensual medio de los hombres supera por más del 50 % al de las mujeres, en El Salvador, Honduras y Panamá la brecha es del 10 %.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.