Trino equivocado

Trino equivocado

Presidente, a trinar a todos los que se le atraviesan al despliegue de la conectividad.

notitle
01 de noviembre 2015 , 08:56 p.m.

El trino del presidente Santos en el que regaña al ministro Luna por las caídas de sus llamadas mientras se desplazaba al aeropuerto no era la mejor manera para enfrentar este problema. Si nuestro mandatario creyó que lo era, pues ha debido también trinar para regañar a la Corte Suprema por ordenar la desinstalación de una antena de celulares en Ibagué, sin ninguna razón, porque en el fallo reconoce que no existe ninguna prueba científica sobre la generación de efectos negativos por estas antenas. También ha debido trinar para regañar a los alcaldes que no dejan desplegar la infraestructura de comunicaciones de telefonía móvil en muchas zonas del país, solo por terquedad, demagogia y desconocimiento.

Hubiera sido muy importante un trino para hacer recordar el artículo 193 de la Ley 1753 de junio de este año, por la que se expide el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2015 y según la cual se deben “garantizar el ejercicio y goce efectivo de los derechos constitucionales a la comunicación, la vida en situaciones de emergencia, la educación, la salud, la seguridad personal y el acceso a la información, al conocimiento, la ciencia y a la cultura, así como el de contribuir a la masificación del Gobierno en Línea, de conformidad con la Ley 1341 del 2009”. Esto no se logrará sin el despliegue de la infraestructura de antenas de celulares.

El aporte de las telecomunicaciones celulares en Colombia ha sido impactante, ya que en el período 2009-2014 ha sido el 3,14 por ciento del PIB del país, ha generado 500.000 empleos y, desde el 2006 hasta el año pasado, ha invertido en telecomunicaciones un 0,55 por ciento en proporción al PIB, más que cualquier otro país de Latinoamérica.

Para que los lectores se den cuenta de lo desafortunado del trino de Santos, es importante conocer que, según estudios de GSMA, en Tokio hay 10,112 antenas por cada millón de habitantes; en Londres, 3,830; en Nueva York, 3,095, mientras que en Bogotá solo hay 844. ¿Qué tal?

El Estado y la justicia deben caminar de la mano, pues mientras se emite una ley que protege el despliegue de infraestructura para telecomunicaciones inalámbricas y nuestros derechos constitucionales, nuestros jueces emiten sentencias que van en contravía.

Presidente, a trinar a los jueces de las altas cortes, a los alcaldes y a todos los que se le atraviesan al despliegue de la conectividad, que son los culpables.

GUILLERMO SANTOS CALDERÓN
guillermo.santos@enter.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.