Meluk le cuenta... (Bilardo)

Meluk le cuenta... (Bilardo)

Es uno de los ejemplos de lo que es un entrenador obsesivo, meticuloso y detallista.

notitle
01 de noviembre 2015 , 08:45 p.m.

Lunes festivo. Lunes de relax. Como ya es costumbre en este espacio, propongo rematar el puente con buena onda. Dejemos para este martes las ‘cosas superserias’, como esa de que hay que convocar a Ayron del Valle a la Selección Colombia porque está en buen momento y es el goleador de la B. ¡En fin...!

Este domingo, Carlos Salvador Bilardo dijo en estas páginas de EL TIEMPO varias verdades sobre la actualidad de las estrellas Selección Colombia. Él, legendario entrenador campeón y subcampeón mundial con Argentina, que clasificó a un equipo colombiano por primera vez a una final de la Libertadores (Cali, 1978) y dirigió a Colombia en la eliminatoria de España 82, contó una de sus famosas anécdotas: “A mí me tocó poner dos veces mal a (Diego) Maradona; sacarle el yeso del tobillo, ponerle una venda firme y decirle: ‘¡Quedate parado!’. Con Diego, el equipo argentino dolía”.

Bilardo es uno de los ejemplos de lo que es un entrenador obsesivo, meticuloso y detallista. No rebusca ni inventa palabras para aparentar ser un ‘neointelectual’ del fútbol. Es todo un personaje. De la vieja escuela, dirán algunos. Eso sí, su afán por ganar lo hizo cometer trampas injustificables como la de pinchar con alfileres a los contrarios o untarles Vick VapoRub en los ojos. Incluso, lo acusan de dopar rivales (como a Brasil en el Mundial de Italia 90) dándoles agua con somníferos.

Bilardo vive, sueña, come, respira y suda fútbol. Cuentan que, cuando era DT de Argentina, uno de sus jugadores se casó e invitó a la fiesta a muchos compañeros de otras selecciones. Estando allí, Bilardo se le acercó a Ricardo Gareca, hoy DT de Perú, y le dijo: “¿Ves ese tipo que está bailando allá? Andá y parate al lado. ¡Quiero ver quién es más alto para los centros!”.

Cuentan también que cuando convocó al portero Sergio Goycoechea a la Selección, lo citó a la medianoche en una cancha de barrio. Cuando el arquero llegó, vio que Bilardo lo esperaba con cinco jugadores, que iluminaban el arco con las luces de sus carros. “¿Carlos: para qué hacemos esto?”, preguntó. “Para ver si sabés atajar de noche...”.

Francisco Maturana, prócer del fútbol colombiano, fue su zaguero en la Selección. Pacho contó una vez, a este diario, lo siguiente: “Bilardo nos dejaba a cada uno los expedientes del jugador que nos tocaba marcar. Estaba todo sobre ellos, hasta los problemas familiares que tenían y qué debíamos hacer para sacarlos de casillas”.

Y ahí va está última. En una entrevista, Bilardo dijo sobre su método: “Hay que practicarlo todo... ¡Hasta el himno hay que practicarlo! En la Selección lo practicábamos cinco veces antes de cada partido. ¡En ese momento al jugador se le pasa toda su vida por la cabeza!”.

Feliz fin de puente...

GABRIEL MELUK
EDITOR DE DEPORTES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.