Álvaro Gómez: un año

Álvaro Gómez: un año

Texto de Enrique Santos Calderón, publicado en EL TIEMPO 365 días después de la muerte del líder.

notitle
01 de noviembre 2015 , 08:39 p.m.

Este es un fragmento de la columna ‘Contraescape’, donde el periodista ya advertía de los intentos por torpedear la investigación y del riesgo de impunidad.

Pasado mañana hará un año asesinaron a Álvaro Gómez Hurtado a la salida de la universidad que había fundado y donde dictaba clase. ¿Y qué ha pasado desde entonces? ¿Qué sabemos un año después sobre los móviles o responsables de este atroz magnicidio? ¿Qué certeza tiene la sociedad colombiana de que este crimen que sacudió al país no quedará también sin castigo?

No sabemos mayor cosa, fuera de lo que se filtra ocasionalmente en la prensa. Informaciones dispersas, de origen distinto, por lo general contradictorias, que solo confirman en la gente la impresión de que este caso va camino de la impunidad.

Desde un comienzo, cuentan en la Fiscalía, este crimen estuvo acompañado de una estrategia para desorientar la investigación. Llegaban y siguen llegando toda suerte de pistas falsas e indicios maquillados, con el fin de confundir y desgastar a los encargados de las pesquisas.

A la desinformación se suma la intimidación. Los pocos testigos del asesinato han sido amenazados, así como los fiscales encargados de la investigación, algunos de los cuales han tenido que ser cambiados. Todo lo cual confirma que se trata de un proceso delicado y lleno de extrañas ramificaciones que no han sido identificadas. (Lea también: Piden a la Corte que declare lesa humanidad en caso de Álvaro Gómez)

Desde un comienzo se pensó que el asesinato de Álvaro Gómez tenía un propósito fundamentalmente desestabilizador. Pero sin ninguna lógica política aparente. ¿Cómo entender que el mismo grupo Dignidad por Colombia, que se atribuyó el atentado contra el abogado defensor del presidente Samper, se responsabilizara luego de la muerte de uno de los principales opositores del Gobierno?

* * * * *

Las hipótesis iniciales sobre la autoría del crimen iban desde sectores de narcos disidentes del cartel de Cali, que se sentían perseguidos y traicionados, hasta grupos ultraderechistas y golpistas, interesados en crear las condiciones para un pronunciamiento militar que diera al traste con Samper. Se hablaba del surgimiento de un nuevo narcoterrorismo y también de conspiraciones de elementos extraviados de las Fuerzas Armadas.

Luego han surgido otras versiones. A cual más de contradictorias: que a Álvaro Gómez lo mataron porque quería dar un golpe de Estado, o porque se oponía a un golpe.

Y así estamos al año del magnicidio. Llenos de hipótesis no comprobadas; de pistas engañosas, con cuatro detenidos como presuntos autores materiales y una investigación seriamente empantanada. (Vea aquí: Lo que dijo el asesinado abogado de la mafia sobre caso Álvaro Gómez)

Y, una vez más, los colombianos han demostrado su capacidad para anestesiarse ante estos hechos. Poco queda de la indignación de hace un año, cuando fue vilmente acribillada una de las conciencias más lúcidas del país, y que en ese momento simbolizaba una postura de dignidad y de rechazo ante la corrupción reinante.

Vale la pena recordar sus últimos discursos sobre el régimen, cuando estamos viendo cómo este pretende perpetuarse por cualquier medio. Lo que había que cambiar, decía Gómez, no era solo el Gobierno, sino todo el viciado tinglado institucional que estaba llevando a Colombia a su descomposición ética y política. Idea que reiteraba en foros y escritos, con esa tenacidad conceptual que fue rasgo central de su trayectoria política.

Memorable también su célebre frase que sintetizó a la perfección la sinsalida en que se encontraba y aún se encuentra el país con la crisis de Samper: “No se cae y no se puede quedar”.

Aprendí tardíamente a respetar y admirar a Álvaro Gómez Hurtado. Para quien se crio en un ambiente liberal donde la figura de su padre, Laureano, era anatema, Álvaro fue durante muchos años el símbolo de todo lo que yo rechazaba: el godo sectario; el reaccionario antiizquierda; el radical de derecha, etc.

Solo con el tiempo comencé a apreciar las cualidades de un hombre ciertamente controvertido, combativo y radical, pero en cuyas integridad personal, independencia intelectual y dedicación a los problemas fundamentales del país se conjugaron las virtudes superiores de un verdadero conductor político.

Álvaro Gómez se caracterizó por su capacidad para lanzar ideas novedosas, propuestas originales y tesis desafiantes. Fue por naturaleza un inconforme, al que le gustaba sacudir la conciencia adormecida de sus compatriotas. Por eso su muerte dejó un vacío tan grande en el cada día más empobrecido debate político colombiano. (También: Caso de Álvaro Gómez seguirá abierto por vinculación de militares)

En el año antes de su muerte conversé en varias ocasiones con Álvaro Gómez, y coincidimos en muchos diagnósticos sobre la situación nacional. Sentía más identidad con Gómez, con su concepción de la política o su visión del país, que con tanto líder del Partido Liberal dedicado a saquear el presupuesto y acaparar cuotas burocráticas.

* * * * *

Hace falta Álvaro Gómez. Asesinado hace un año por lo que los servicios de seguridad solo logran identificar como la delincuencia organizada. Esa que hoy adquiere las más diversas formas y expresiones, y se encuentra en los más insospechados recintos.

Pueda ser que el de Álvaro no resulte ser, como todo lo indica, otro magnicidio sin castigo ni culpables. Pero la impunidad que aún rodea los asesinatos de Luis Carlos Galán, Guillermo Cano, Bernardo Jaramillo o Carlos Pizarro no lleva a pensar que en este caso brillará la justicia.

Con estos antecedentes, y como están las cosas, lo milagroso sería que la ley descubriera a los autores intelectuales de la muerte de Álvaro Gómez.

ENRIQUE SANTOS CALDERÓN
Exdirector de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.