Cálculos de inversión en el posconflicto alcanzan los $ 300 billones

Cálculos de inversión en el posconflicto alcanzan los $ 300 billones

El grueso de los recursos saldrán de cooperación internacional. Censo agropecuario elevó la cifra.

notitle
01 de noviembre 2015 , 08:03 p.m.

El acuerdo logrado a finales de septiembre en La Habana (Cuba), que promete acercarnos cada vez más al fin del conflicto armado, tiene a los colombianos alborozados y a los economistas echando números, porque la noticia cogió al país en medio de una estrechez financiera que, inclusive, requirió ya un apretón del cinturón para el gasto público en el presupuesto del 2016.

Desde distintos frentes se han realizado cálculos, todos ellos a mano alzada porque, oficialmente, el Gobierno se mantiene en la posición de no arriesgarse a lanzar una cifra de cuánto se necesita tener en la chequera del Estado para financiar la paz. (Además: ¿Y la financiación del posconflicto qué?)

Unos meses atrás, la Comisión Accidental de Paz del Congreso proyectó que el país necesitaría entre 6,3 y 7,4 billones el próximo año, y entre 23,3 y 27,3 billones en el resto del cuatrienio.

Otros cálculos, entre ellos los del exministro de Agricultura y Hacienda Juan Camilo Restrepo, se fueron más allá y pronosticaron las necesidades de plata a una década, situándolas en un rango de 40 a 100 billones de pesos.

También para 10 años el Bank of America, uno de los más grandes del mundo, subió la apuesta a 187 billones de pesos.

Pero todas estas cifras se quedan cortas frente a la suma que hizo hace unas semanas la senadora Claudia López, una de las citantes a un debate en el Congreso sobre justicia transicional, el cual finalmente no alcanzó a dar.

Según la parlamentaria, de aquí a 15 años será necesario disponer de 300 billones de pesos, es decir, “entre 8 y 9 billones de pesos actuales adicionales, equivalentes a 1,5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) por año”. Cabe destacar que, de acuerdo con el comentario de Sergio Clavijo, director del centro de estudios económicos Anif, “el gasto militar del país en el 2014 fue de 3,5 por ciento del PIB”.

Los recursos estimados por Claudia López estarían dirigidos a 394 municipios y a 15 millones de colombianos rurales, quienes viven en zonas de conflicto y requieren prioridad en la inversión.

El incremento en la cifra pronosticada por la senadora, que el año pasado había hablado de 90 billones de pesos, se debe a los hallazgos del Tercer Censo Agropecuario, los cuales confirmaron el gran rezago que tiene el campo; a los informes de la Misión Rural, que coincidieron con el Censo, y a las cuentas de lo que verdaderamente vale reparar las víctimas: 21,7 billones de pesos”, estima la senadora. (Además: 'Nuestros hijos no merecen como herencia una guerra')

Además –agrega– el cálculo sube porque “ampliamos el universo: antes los cálculos eran a 10 años y ahora a 15, porque una década es poco para lo que se requiere hacer. Eran 250 municipios y ahora, 394”.

¿Qué hay que financiar?

Si bien para el Gobierno la inversión en el posconflicto ya empezó, y el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, habla de casi 10 billones previstos en este año para temas como la reparación de víctimas, y una cifra similar para el 2016, las inversiones no se estarían haciendo de manera ordenada.

Al menos así lo estima la decana de la facultad de economía de la Universidad de los Andes, Ana María Ibáñez, quien sostiene que ahora planear es la palabra clave. “El fin del conflicto no es para salir a irrigar recursos, sino para hacerlo con una política ordenada, de desarrollo productivo agropecuario, de desarrollo rural integral, de ordenamiento del territorio. No se puede intervenir desordenadamente como se está haciendo ahora”.

Inclusive, para hacer bien las cuentas, el historiador José Morales, estima que es indispensable tener en el visor que hablar de posconflicto implicaría creer que el país solo tiene un conflicto y que este acaba tras el acuerdo con las Farc.

“Los conflictos en Colombia son varios y, probablemente, ni siquiera el de ellos cesaría, porque la historia muestra que en las firmas de los acuerdos, unos se acogen y otros siguen en lo mismo”.

Una vez puestas sobre la mesa estas prerrogativas, la paz reclama ‘una lista de mercado’. (Lea: Por cada colombiano hay $ 7,5 millones de deuda pública)

Para Ibáñez, “los municipios en los que las Farc han estado presentes durante décadas –que no se sabe bien cuántos son– es donde se deberían hacer las inversiones iniciales que son las que están planteadas en el acuerdo de desarrollo rural integral”.

A su juicio, “si no se delimita bien desde un comienzo, no se pueden empezar a captar los dividendos de la paz”. Estos, han sido estimados por el Gobierno, entre otros, en un aporte adicional de 1 por ciento al crecimiento anual de la economía, mientras que algunos estudios hablan de regiones –las más afectadas por el conflicto– que obtendrían una expansión adicional hasta del 4 por ciento.

Los desafíos están más que señalados, no solo en los cuatro puntos logrados ya en el acuerdo que se negocia en La Habana, sino porque los analistas también señalan caminos.

Para algunos, como la Contraloría General, uno de los puntos gruesos de la inversión debe ser el compromiso con las víctimas, sobre todo, porque ya en el pasado se ejecutó un abultado presupuesto, de 2,29 billones de pesos, para llevar a cabo los procesos de desarme, desmovilización y reintegración social. (Lea: 'No es exagerado decir que parte de la paz se pagará sola')

Para otros, como Cecilia López, integrante de la Misión Rural, la aspiración es que lo urgente sea el desarrollo rural. “El mayor reto del posconflicto es que no se caiga y la vulnerabilidad del campo no se calma con subsidios. La Misión Rural está calculando costos, pero sabemos que llegar a esos 5 millones de colombianos que están en el área rural dispersa será muy costoso”.

Es por esta razón que Ibáñez advierte que la inversión por si sola no servirá de mucho. “Es indispensable hacer una política de desarrollo productivo agropecuario y de desarrollo rural bien hechas, en el marco de un ordenamiento del territorio”.

Claudia López calcula que las inversiones en desarrollo productivo, que se requieren, costarían 86 billones de pesos en tres quinquenios, mientras que el senador Iván Cepeda señala que “se deben garantizar las condiciones básicas de infraestructura en los municipios donde se ha concentrado el conflicto”.

También requerirá de recursos el sistema integral de justicia para la paz, y la creación de proyectos productivos para la sustitución de cultivos ilícitos. “El empresariado colombiano debe ver la paz, no como una carga, sino como una oportunidad de promover un desarrollo agrícola”, concluye Cepeda.

MARTHA MORALES MANCHEGO
Redacción Economía y Negocios
@marthamoralesm

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.