El fiscal Franklin Nieves, ¿un héroe o un villano?

El fiscal Franklin Nieves, ¿un héroe o un villano?

No era alguien famoso, pero su actuación en el caso de Leopoldo López lo llevó a la palestra pública

notitle
01 de noviembre 2015 , 06:16 p.m.

El hombre que acaba de destapar el último escándalo sobre la corrupción de la justicia en Venezuela no era famoso. Franklin Nieves, fiscal 41° con competencia a nivel nacional no era conocido por ser una “ficha” del chavismo, menos una a la que se le confiaría la tarea de “fabricar” el caso contra el dirigente opositor Leopoldo López, cuya acusación (que preparó él junto a otra fiscal, Narda Sanabria), juicio y condena denunció como fraudulentos esta semana al exiliarse en Miami.

Sin embargo, es un hombre de experiencia dentro del Ministerio Público, donde estaba por cumplir 20 años de servicio primero como fiscal de Derechos Fundamentales y luego integrando la plantilla de fiscales de la Dirección de Delitos Comunes. Lo suyo casi siempre fue acusar a asesinos, violadores, estafadores, como en 2005 cuando manejó el expediente de la “masacre de Kennedy”, un capítulo nefasto del abuso policial en el que varios uniformados asesinaron a tres estudiantes en un barrio de Caracas.

Luego en 2009 fue comisionado para acusar a la activista del chavismo Lina Ron por atacar la sede del canal Globovisión y manejó otro par de casos de resonancia: la acusación contra el director de una cárcel que habría dejado escapar a un narcotraficante (conocido por su nivazgo con la modelo Karla Osuna) y otra contra “El Oriente”, un delincuente que se convirtió en “jefe” de la cárcel El Rodeo II de la que se fugó en una refriega.

Un par de casos con tinte político tocaron su escritorio hace un par de años. En abril de 2013, luego de las elecciones presidenciales en las que resultó electo Nicolás Maduro, fue Nieves uno de los encargados de acusar a los asesinos de dos hombres que protestaban en el barrio caraqueño La Limonera por el resultado de los comicios. También se le comisionó la acusación de Leocenis García, el empresario dueño del periódico 6° Poder, acusado y encarcelado varias veces desde el año 2006 y hoy procesado por legitimación de capitales.

Entre dos aguas

Pero su salto a la palestra pública lo dio al convertirse en parte de la dupla de fiscales que preparó el expediente acusador contra Leopoldo López, en lo que actualmente denuncia que fue un “encargo” hecho por el director de Delitos Comunes, Nelson Mejías Durán y del que estarían al tanto la fiscal general Luisa Ortega Díaz, el presidente del parlamento Diosdado Cabello y el mismo presidente Nicolás Maduro.

De ser un fiscal hermético hacia la prensa y luego de sostener la acusación contra López durante 72 audiencias por un año y medio, en la última semana ha dicho en varias entrevistas que habría sido el propio Cabello quien dictó los términos de la aprehensión del dirigente opositor y que las 108 pruebas que promovió para acusarlo eran falsas. Aseguró en una larga entrevista al canal Univisión, que su actuación ocurrió bajo fuertes presiones a las que sucumbió por miedo ante la constante vigilancia del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin). 

Sería esa vigilancia y el miedo los que, según ha dicho, le impidieron tomar la decisión de denunciar las irregularidades antes de que se acabara el juicio en el que López terminó condenado a casi 14 años de cárcel. Asegura que no recibió dinero para llevar a cabo la acusación, cosa de lo que ahora lo acusa el propio Diosdado Cabello. “A Franklin Nieves le ofrecieron 850 mil dólares para traicionar a la patria (…) ese señor es un traidor , tuvo la oportunidad aquí en Venezuela de decir lo que quiso, pero se fue a CNN(…) y ahora es el héroe de la oposición”, dijo desde su programa Con el mazo dando.

Terminó saliendo de Venezuela el 19 de octubre en un primer vuelo con destino a Aruba, para no levantar mayores sospechas, pero luego viajó a Miami. Asegura que su conciencia no lo dejará dormir tranquilo nunca, pero en todas las entrevistas no termina de explicar por qué decidió que este era el momento exacto para salir a hacer su denuncia.

Algunos portales informativos señalan que su esposa, la periodista María Eugenia Zambrano, disgustada por la situación, le exigió limpiar su nombre desde el exilio, pero recuperar su reputación luce improbable, por ahora. Para la oposición sigue siendo un verdugo y para el chavismo, un traidor.

VALENTINA LARES MARTIZ

CORRESPONSAL DE EL TIEMPO

CARACAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.