El sacerdote que llegó a la Gobernación del Quindío

El sacerdote que llegó a la Gobernación del Quindío

Carlos Eduardo Osorio dijo que hará un "paréntesis" en el sacerdocio.

notitle
01 de noviembre 2015 , 11:32 a.m.

En La Virginia, un corregimiento del municipio de Calarcá (Quindío), mientras Carlos Eduardo Osorio Buriticá era el párroco de la iglesia del pueblo también soñaba con dirigir las riendas del departamento.

El domingo pasado se convirtió en el nuevo gobernador del Quindío con una diferencia de más de 20.000 votos sobre su contendora, Sandra Gómez Fajardo, a quien le presagiaban una victoria casi segura.
Renunció hace un año a la dirección de la fundación Faro para no inhabilitarse pues celebraban contratos con el Gobierno.

Comenzó a recoger firmas para avalar su candidatura y luego recibió el apoyo de los liberales y los conservadores y se enfrentó a la fuerza que había tomado el partido Cambio Radical en el Quindío.

En los corrillos políticos de la región se escuchaba que esta era una contienda “sin precedentes” y de hecho lo fue, Osorio alcanzó una votación histórica, 125.000 votos, cuando la actual gobernadora Sandra Hurtado ganó hace cuatro años con 86.000 votos. EL TIEMPO habló con el nuevo mandatario.

¿Cómo obtuvo el apoyo de los 125 mil quindianos que votaron por usted?

Yo creo que lograr interpretar lo que un pueblo está sintiendo es la base de todo el trabajo que hemos hecho. Esta propuesta no salió de una gerencia ni de una oficina de un partido, nació en un corregimiento y allí empezamos a hablar de los problemas que veíamos que eran comunes y de las soluciones.

¿Cuál es su principal promesa para los quindianos?

Un cambio en la forma de hacer gobierno, un gobernante que sea cercano a su pueblo que pueda escuchar las necesidades y tratar de ponerles solución.

¿Por qué incursionó en la política?

Fue el resultado de lo que yo veía que estaba pasando con el pueblo, un análisis a través de la religión y de la fe y una solución, cuando uno ve una cosa que no le gusta debe poner la solución no se debe poner a criticar sino solucionar.

¿Renunciará al sacerdocio o está en pausa?

No, esta es una forma de ejercer mi ministerio sacerdotal, solo que no podré por ahora celebrar la eucaristía ni los sacramentos pero es una forma de concebir mi ministerio sacerdotal. Es como una especie de licencia, simplemente es un paréntesis.

¿Cómo se enfrentó al partido Cambio Radical en el departamento?

La enfrentamos sin enfrentar. Nosotros no hicimos nada buscando el mal de ellos sino que hicimos unas propuestas y nos fuimos por todas partes contando cuál era nuestra visión del Quindío y nuestra visión de lo que se podía hacer y qué podríamos lograr si nos uníamos.

¿La Diócesis de Armenia no lo apoyó, qué piensa de eso?

La verdad hizo lo que tenía que hacer, nuestro Obispo es un hombre muy sabio y sabe lo que debe decir. La iglesia no puede tener un candidato y yo eso lo tenía muy claro, y nunca me presenté como el candidato de la iglesia, simplemente soy un sacerdote de la iglesia que tomó una decisión libre y personal para hacer una transformación en el Quindío.

¿Ya tiene el apoyo de la iglesia?

Yo soy la iglesia, él es la iglesia, nosotros somos la iglesia. Ahora habrá que entrar a unas relaciones con el obispo que es mi padre y es mi socio para hacer un buen gobierno.

¿Seguirá la publicidad negra?

Espero que no. Uno tiene que saber ganar y perder.

LAURA SEPÚLVEDA HINCAPIÉ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.