'El malestar corporal es también el del ser'

'El malestar corporal es también el del ser'

Lea Kaufman propone retomar el vínculo con el cuerpo para sanar las emociones. Entrevista.

notitle
31 de octubre 2015 , 09:57 p.m.

No espere convertirse de un día para otro en un ser iluminado. Tener un momento de quiebre es importante “pero luego hay que trabajar y practicar”, explica Lea Kaufman en su libro Apodérate de tu cuerpo. Kaufman es educadora somática, actriz, bailarina y la principal exponente del método Feldenkrais en el mundo hispano. Hace cuatro años incorporó su experiencia personal al método para darle vida a lo que llama Movimiento Inteligente. En un futuro no muy lejano imagina “un ejército de profesionales” en esta, su disciplina.

¿Qué es esto del método Feldenkrais?

A los diecinueve años estudiaba teatro en la Escuela Municipal de Arte Dramático en Montevideo, Uruguay, cuando una profesora trajo el método Feldenkrais de educación somática como una novedad total. El método viene de Ucrania y como su nombre indica es un proceso de aprendizaje que involucra el cuerpo y la mente. Es la toma de conciencia del cuerpo. La profesora nos pedía que hiciéramos movimientos que no tenían ninguna ciencia mientras llevaba nuestra atención a cómo nos sentíamos. Darme cuenta de todo lo que pasaba en mi cuerpo con algo tan sencillo fue impactante. Fue como volver a casa.

¿Fue un quiebre?

Absolutamente, pero no fue ‘ay, ya me iluminé’. Por mucho tiempo intenté generar experiencias similares. Tomé más clases, estuve más presente, y luego quise volver accesibles esas experiencias para los demás. En esos procesos de conciencia tenés un quiebre pero no es de un día para otro, luego hay que trabajar y hay que practicar.

¿Por qué hay que vivir más conscientemente?

No es por buscar beneficio, es lo que siento que tengo que hacer. Siempre sentí curiosidad por entender. Mi entorno familiar era complejo, yo no entendía. Quería entender también más allá y entonces empecé a estudiar diferentes cosas.

¿Y ahí supo qué era lo que tenía que hacer?

No, cuando terminé mi formación en México empecé a trabajar en una clínica haciendo Feldenkrais. Apareció la misma voz que siempre me decía que esto o aquello no era lo que debía hacer. Era súper frustrante. ¡Yo me había cambiado de país! Es hasta que creo la plataforma web en donde combiné todo lo que sabía, cuando empieza a ser Movimiento Inteligente. Esto hace cuatro años.

¿Mente y cuerpo son dos cosas aparte?

Nuestras emociones, pensamientos y movimientos son una trama. Si tenés un dolor corporal hay una emoción vinculada. Cada quien debe explorarse. Estamos acostumbrados a que si pensamos o sentimos algo el cuerpo somatiza y me lastimo tal o cual parte, y eso es cierto, pero el sentido opuesto también lo es. Si yo mejoro mi cuerpo va a tener un impacto en mi mente y en mis emociones.

¿Qué significa ‘apoderarse’ del cuerpo?

Esto tiene que ver con la pérdida de poder sobre nuestro cuerpo, porque parece que no sabemos nada de él. El médico nos dice qué hacer y qué comer, como si de verdad no supiéramos cómo caminar, tal es la desconexión con nuestro ser más profundo. Estamos perdiendo la oportunidad de que nuestra fuerza vital más pura nos guíe.

¿A quién culparía usted?

La sociedad, la familia, nuestra cultura, finalmente. Porque cultura y biología están entrelazadas. Pero la cultura que tenemos no solo permite sino promueve el intervencionismo, que el experto te diga qué hacer. Y también es una cultura que ya no promueve el movimiento. Lo que promueve es el confort, que estés todo el día sentado en una silla.

¿Para qué ‘reapoderarnos’ del cuerpo?

La mayoría de nuestros malestares los creamos nosotros para nosotros. La mayoría de las molestias corporales tienen que ver con tus hábitos, tienen que ver con cómo nos movemos, con las emociones y pensamientos de todos los días, con el automatismo con que usamos nuestro cuerpo. Hay partes que usamos mucho y las desgastamos, otras que no usamos nada y se debilitan. Ya no sabemos cómo hacer nada. Y cuando recuperamos este poder tenemos la responsabilidad de entender qué es lo que hacemos para crearnos malestar físico y modificar ese hábito.

Para qué tratamiento médico o fisioterapia...

No va en contra de ninguno de los dos, sino tiene que ver con recuperar mi poder, mi poder de estar bien, de que mi cuerpo exprese en el mundo lo que yo quiero expresar. De quién soy, y no estar tapada por hábitos corporales que limitan. Este poder es la base de nuestra salud, de nuestro bienestar. No tiene nada que ver con controlar. De hecho tiene que ver con dejar que el organismo haga lo que él ya sabe hacer.

¿Cómo reformular la educación de los niños?

Dejándolos en paz. A los niños que no tienen una dificultad motora, hay que dejarlos en paz, que se muevan a su ritmo. No hay que hacerlos caminar. Esas son intervenciones. Ahí aprendemos que es más importante complacer y obedecer que lo que siento que es correcto para mí. Así como el feto se desarrolla hasta ser un bebé, el bebé sabe qué hacer hasta caminar.

¿El Movimiento Inteligente ayuda a dejar de fumar?

Si yo siempre me encorvo y de repente aprendo que depende de mí ser erguida, entonces el hábito deja de ser compulsivo. Puedo elegir, pero con la compulsión no puedo elegir. Salir de acciones compulsivas me enseña sobre la capacidad de elección. ¿Qué me va a ayudar a dejar de fumar? No estoy diciendo eso. Pero cuando tú te mueves inteligentemente en tu cuerpo, te puedes mover más inteligentemente en tu vida.

¿Usar tacones no es inteligente?

Los tacones nos encantan, pero son algo totalmente antinatural. Hace unos años en la ceremonia de los Óscar alguien tuiteó: ‘si viene Godzilla los únicos que se salvan son los hombres, porque ninguna mujer podría correr con esos vestidos y esos tacones’. Eso es entregar nuestro poder también, porque es algo pasivo, estás dando tu poder, tu seguridad y tu supervivencia.

¿En qué trabaja ahora?

Por lo menos hay dos temas más para libros. Pero el plan más inmediato es abrir la primera formación en Movimiento Inteligente profesional. Si me imagino en cinco años veo un equipo de gente formando a otros profesionales en esta disciplina. Mi sueño es que las personas tengan la oportunidad de cultivar de una manera diferente el vínculo con su cuerpo, que finalmente es cultivar el vínculo con uno mismo.

MARCELA HAN
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.