Lo que falta para llegar al Año Nuevo sin guerra con las Farc

Lo que falta para llegar al Año Nuevo sin guerra con las Farc

Para que sea posible debe haber acuerdo con las Farc sobre puntos de concentración de las tropas.

notitle
31 de octubre 2015 , 06:15 p.m.

No es gratuito que el presidente Juan Manuel Santos haya anunciado su decisión de buscar un cese bilateral del fuego anticipado con las Farc solo tres días después de las elecciones del pasado domingo.

El hecho de que el partido con más resistencia al proceso de paz, el Centro Democrático, haya obtenido resultados electorales por debajo de las expectativas le amplía al Presidente el margen de acción frente al país, y frente a las propias Farc, para asumir iniciativas audaces que les den mayor dinamismo a los diálogos de La Habana.

La prueba es que el jueves, solo un día después de plantear el Año Nuevo como meta para iniciar el cese bilateral de hostilidades, Santos anunció que pedirá al Consejo de Seguridad de la ONU un mandato para que este organismo haga la verificación.

De hecho, el renovado aire político de Santos frente al proceso de paz puede convertirse también en una oportunidad para las Farc.

Y, en este sentido, su escenario inmediato sería ratificarle al país su determinación de poner fin a más de 50 años de conflicto decidiéndose a concentrar sus cuadrillas antes del acuerdo final de paz. Esto, para que el cese del fuego sea verificable.

Hasta ahora, la posición de las Farc ha sido concentrar a sus guerrilleros solo tras la firma de un acuerdo definitivo. El Gobierno considera que el cese del fuego solo es verificable si las tropas se agrupan en puntos específicos. (Lea: Concentración de Farc, punto clave para cese bilateral de Año Nuevo)

Y solo si las partes superan esta diferencia, el Consejo de Seguridad le daría trámite a la solicitud del presidente Santos para que una misión de la ONU verifique el fin de las hostilidades.

“Aunque es el Gobierno, como representante de un Estado soberano, el que hace los pedidos al Consejo de Seguridad, en materia de paz este únicamente actúa si la solicitud se basa en un acuerdo de las partes”, explica una fuente vinculada al proceso de paz.

Ya el máximo jefe de las Farc, ‘Timochenko’, que ha mostrado una gran actividad en Twitter desde su encuentro con Santos en La Habana para anunciar el acuerdo sobre justicia, dijo en esa red social que las “condiciones para el cese bilateral del fuego se deciden con la anuencia de las dos partes”.

Esto significa que pasar del deseo –compartido por las partes– de terminar la guerra antes del acuerdo final de paz al cese bilateral del fuego en Año Nuevo, o antes, dependerá de que las partes encuentren una fórmula intermedia en sus posiciones sobre el tema.

Es decir, entre la negativa de esta guerrilla a agrupar sus 63 frentes en muchas menos zonas para que el alto el fuego sea verificable, y la exigencia del Gobierno de que esto ocurra. (Además: Líder de Farc pide cese al fuego bilateral sin condiciones)

El consenso necesario

Hoy está claro que la concentración de los guerrilleros para un cese del fuego bilateral anticipado no ha sido convenida con las Farc y que, en esa medida, el punto de partida para que este se dé es que el grupo armado flexibilice su postura. La verificación en 63 puntos es, logísticamente, muy difícil.

Entonces, el siguiente paso es que las Farc acepten concentrar sus tropas antes de que termine este año.

Lo otro es que el Gobierno admita ampliar los 25 puntos que ha calculado para ubicar los 63 frentes guerrilleros para cuando se firme el acuerdo final. (Lea: Las Farc dicen que 'peligra' la tregua unilateral)

Si el Gobierno y las Farc llegan a un consenso en esto y en la verificación, quedaría superada la dificultad para que el Consejo de Seguridad de la ONU expida la resolución que le pide el presidente Santos.

Un punto que podría jugar a favor de un eventual acuerdo entre el Gobierno y las Farc es que un delegado de la ONU y uno de la presidencia de la Unasur –hoy en manos de Uruguay– asesoran desde hace mes y medio a la subcomisión de comandantes militares y jefes guerrilleros que trabaja en el modelo del fin del conflicto.

El diplomático francés Jean Arnault, que es el delegado de la ONU, puede ser clave en esta conciliación si se tiene en cuenta que fue jefe de la Misión de Verificación de Naciones Unidas en Guatemala y tiene el conocimiento técnico. (Además: Plebiscito, la vía de refrendación que el Congreso propone a las Farc)

Los siguientes pasos

Si el Gobierno y las Farc resuelven sus diferencias y se da el mandato de la ONU, la rapidez en la movilización de los verificadores dependerá del tamaño de esta misión.

El acuerdo de las partes sobre un cese bilateral del fuego antes de la firma de la paz –prevista para el 23 de marzo del 2016– debería incluir también el tipo de verificación que quieren.

Un esquema que se ha aplicado en varios países es el de verificadores militares extranjeros. Estos estarían desarmados.

Su trabajo podría ser complementado por comisiones civiles cuya tarea es mediar cuando se den diferencias en terreno entre el Gobierno y las Farc.

Por ejemplo, en Filipinas, donde el año pasado se firmó el más reciente acuerdo de paz del mundo –entre el Gobierno y la guerrilla musulmana–, las partes acordaron un Grupo Internacional de Monitoreo del cese del fuego.

Estaba compuesto por 70 miembros de las Fuerzas Armadas de Malasia, Libia y Brunéi. Ellos, desarmados, se acuartelaron en cinco ciudades de la zona de conflicto.

Finalmente, el tamaño de la misión de verificación dependería del acuerdo al que lleguen las partes sobre el número de sitios de concentración de los guerrilleros. (Lea: Comienza gestión para que la ONU haga verificación del cese bilateral)

Superado ese punto, el país podría aspirar al primer Año Nuevo, en más de 50 años, sin guerra con las Farc. Y los resultados de las elecciones del domingo estarían jugando a favor del proceso de paz.

‘El Consejo de Seguridad tiene los recursos y la experiencia’

Un mandato de la ONU para la verificación del cese bilateral de hostilidades, según explica el coordinador del sistema de Naciones Unidas en Colombia, Fabrizio Hochschild, puede ser expedido por la Asamblea General de los países miembros del organismo o por el Consejo de Seguridad.

Sin embargo, el trámite ante este último es más rápido y suele ser el que se usa para los asuntos de paz.

De hecho, dice Hochschild, en los últimos 30 años es el Consejo de Seguridad el que ha expedido la mayoría de los mandatos de monitoreo y verificación de ceses del fuego.

En términos de recursos y experiencia, el Consejo de Seguridad es la instancia más indicada”, precisa el diplomático.

Dice que hoy día la ONU tiene más solicitudes que nunca. Entre misiones de paz y políticas, tiene grupos de ayuda en países como Afganistán, Irak, Congo, Sudán, Yemen y Haití.

MARISOL GÓMEZ GIRALDO
Editora de EL TIEMPO
@MarisolGmezG

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.