'Si se afecta servicio, centrales termoeléctricas serían intervenidas'

'Si se afecta servicio, centrales termoeléctricas serían intervenidas'

Superintendente de Servicios dice que tres plantas enfrentarían difícil situación financiera.

notitle
31 de octubre 2015 , 05:31 p.m.

El país en general ha reaccionado contra el alza de las tarifas de energía, decretada por el Ministerio de Minas.

El reajuste será gradual y diferencial, según estratos sociales. Representará un incremento en promedio de 430 pesos en la factura mensual de los estratos 1 y 2 y de unos de 3.000 pesos en los estratos 5 y 6. El aumento se cobrará a partir de hoy y se facturará en diciembre.

El reajuste lo ha impuesto la alta severidad del fenómeno del Niño, pero la situación hoy se agravado por la crisis de las plantas térmicas, que se ha convertido en un detonante del problema actual.

La escasez de gas natural ha obligado a las plantas térmicas de generación a utilizar combustibles líquidos, que son mucho más costosos que el gas.

Lo más grave es que pocos colombianos saben que desde hace nueve años pagan un recargo de 50 pesos por consumo de kilowatio-hora, que les han significado a las empresas generadoras un ingreso promedio de 900 millones de dólares anuales. Ese pago se llama ‘cargo por confiabilidad’ y fue creado precisamente para atender a las plantas térmicas y algunas hidráulicas en una situación de crisis como la de hoy. Con esa medida se buscaba garantizar la solidez del servicio de energía.

La administradora de empresas, especialista en gerencia administrativa y financiera pública Patricia Duque Cruz es actualmente Superintendente de Servicios Públicos Domiciliarios. Ocupa el cargo desde hace dos años y hoy enfrenta el desafío más grande de gestión: el riesgo de una grave crisis de energía.

“Nosotros ejercemos inspección, vigilancia y control sobre las tarifas de energía –dice–. Hay una reacción general en contra del aumento, pero los usuarios deben entender que el alza ha sido motivada por el fenómeno del Niño, verdadero origen de toda esta crisis energética que está viviendo el país en este momento”.

Al margen del fenómeno climático, ¿el problema no es el grave estado de las plantas térmicas?

No exactamente. Hoy existen 32 unidades de generación térmica pertenecientes a 14 agentes que cuentan con la infraestructura necesaria y las condiciones técnicas y operativas para aportar su energía con el fin de atender la demanda durante el periodo que dure el fenómeno climático. El problema actual está asociado a los costos de producción de dicha energía, que generan un desbalance financiero para algunas empresas.

¿Ese es el caso de la grave situación de Termocandelaria en Cartagena?

Termocandelaria es una central de generación térmica dual que opera con combustible líquido o gas. Está conectada al Sistema Interconectado Nacional y desde hace dos semanas viene declarándose indisponible, con el argumento de una inviabilidad financiera.

Si su capital es de mayoría extranjera, ¿por qué se declaró “indisponible”?

La situación que se viene presentando no está relacionada con el origen del capital social de las empresas. Está originada por una situación interna del mercado eléctrico colombiano y por los fenómenos climáticos ampliamente difundidos.

Lo digo porque supongo a Termocandelaria respaldada por un gran músculo financiero. ¿Si no se refinancian, será intervenida?

Esta Superintendencia considera la medida de intervención como el último recurso dentro de las facultades de control que le han sido otorgadas por la ley. Sin embargo, es una medida que no puede ser descartada, especialmente si existe afectación directa en la prestación del servicio.

¿Pero hay inminencia de intervención?

Es una de las medidas de control establecidas en la Ley 142 de 1994. Sin embargo, debemos surtir un proceso previo que garantice que la medida sea la indicada para solucionar la crisis, generando los menores impactos a los usuarios y al mercado.

¿Qué podría llevar a la intervención?

Para el caso de los agentes generadores, la intervención se viabiliza en el evento en que se vislumbren medidas de racionamiento que afecten a los usuarios por responsabilidad de un agente, o que exista un riesgo inminente de que las afectaciones financieras al mercado de energía no se encuentren plenamente respaldadas por el agente responsable.

Pero eso es precisamente lo que está ocurriendo…

Sí, y por eso nos encontramos actualmente analizando en especial el segundo supuesto mencionado.

Todos los colombianos pagamos desde hace 9 años un recargo especial en la factura de la energía, que no corresponde a consumo sino que constituye una reserva, que se conoce como ‘cargo de confiabilidad’. ¿Qué pasó con la plata?

El cargo por confiabilidad es un esquema definido en la regulación con el fin de garantizar la atención de la demanda de energía en el país, incluso en épocas críticas de escasez de agua. En virtud de este mecanismo, los agentes generadores que ingresaron a este esquema han recibido unos recursos con el fin de mantener su infraestructura de generación en óptimas condiciones y, además, entregar su energía bajo ciertas condiciones del mercado.

Esta Superintendencia ha efectuado la vigilancia permanente con el fin de velar porque las inversiones y los mantenimientos de las centrales de generación se hayan efectuado en cada caso, así como verificar que las condiciones de abastecimiento de los combustibles para generación estuvieran garantizadas.

Ahora bien, no existe mecanismo regulatorio que le permita a esta Superintendencia garantizar previamente el cumplimiento de las obligaciones de entrega de energía por parte de los agentes, por cuanto dichas obligaciones solamente se materializan cuando el precio en la bolsa de energía supera el precio de escasez definido en la regulación. Nuestras acciones de control sobre este punto serán posteriores.

¿Ha encontrado irregularidades administrativas y financieras en la inspección a las térmicas?

Hemos encontrado algunas presuntas irregularidades, tales como incumplimientos de pagos al mercado y regulatorios frente a su disponibilidad, sobre las cuales se han iniciado acciones administrativas.

¿Cuántas térmicas afrontan una difícil situación financiera actualmente?

Tenemos identificadas tres plantas de generación que podrían enfrentar una difícil situación financiera.

¿Con peligro de quiebra?

Depende del respaldo financiero que sus propietarios estén dispuestos a asumir, y sus opciones de financiación de acuerdo con el perfil de riesgo en cada caso.

¿Cuál sería el plan de salvamento de estas térmicas para evitar una situación crítica en el sector eléctrico?

Esperamos que las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional sean suficientes para evitar una crisis en el sector eléctrico.

¿Cuál es la verdadera situación de Electricaribe y a qué atribuye usted el mal servicio que presta en la costa Atlántica?

La Superintendencia se ha mantenido vigilante de la prestación del servicio público de energía en la región Caribe por parte de Electricaribe, verificando la aplicación de la regulación y la normatividad vigentes, en aras de proteger los derechos de los usuarios. Es muy importante entender que el problema de la prestación del servicio por parte de Electricaribe es más que un problema energético regional. Por la magnitud y las condiciones socioeconómicas de la población atendida, este es un problema cuya solución involucra diferentes instituciones del orden nacional, regional y local.

¿No es competencia de la Superservicios imponer una solución?

No. De manera independiente no podríamos generar una solución a esta problemática.

Pero la Superintendencia sí tiene facultades para la toma de posesión de la empresa, si resultara necesario…

Sí, pero esa medida no resulta significativa en el proceso de garantizar los derechos de los usuarios. Medidas per se no constituyen la solución definitiva. Para ello se requieren inversiones públicas y privadas, conciencia de pago por parte de los usuarios, mejoramiento de los canales de atención al ciudadano, entre otras acciones, tanto por parte del Gobierno como, evidentemente, de la empresa.

La situación del sistema eléctrico en la región Caribe es preocupante, pues el sistema de subtransmisión está trabajando al límite, debido a la falta de obras de expansión, razón por lo cual el Gobierno Nacional ha priorizado un importante paquete de inversiones en la región.

¿Cómo explicarle al usuario de la Costa que hay mal servicio por parte de Electricaribe y, además, tiene que pagar un incremento en la tarifa?

Quiero aclarar que el servicio de distribución y comercialización de energía que brinda Electricaribe es solamente una parte de la cadena de prestación. La tarifa obedece a la aplicación de una metodología definida por la Creg (Comisión de Regulación de Energía y Gas).

¿Pero, ante el pésimo servicio, qué medidas ha tomado su despacho?

Hemos mantenido un esquema de vigilancia y auditoría especial respecto a este prestador, el seguimiento especial de los informes presentados por las auditorías externas de gestión y resultados del prestador, la realización de requerimientos de información, la imposición de sanciones por valores que superan los 10.000 millones de pesos y el seguimiento al plan de inversiones proyectado por la empresa, entre otras acciones articuladas con el Ministerio de Minas y Energía.

¿Qué ha pasado con la disponibilidad del gas para las plantas térmicas?

De acuerdo con el informe de Concentra, publicado por el Consejo Nacional de Operación de Gas Natural (CNO Gas), la producción nacional de gas, incluyendo la correspondiente a los campos aislados, es del orden de 1.000 GBTU diarios, y existe gran estrechez con la demanda, es decir, la demanda es casi la misma oferta. En este orden de ideas, cualquier variación hacia abajo de la oferta o hacia arriba de la demanda genera un desabastecimiento de este energético. Para el caso particular de la generación de energía eléctrica a base de gas, la demanda es cercana a 270 GBTU diarios en épocas normales. Sin embargo, con la activación de la generación térmica a gas, el consumo es en promedio de 320 GBTU diarios. Pero si todos logramos la reducción en el consumo: 1) no veremos el alza reflejada en nuestra factura; y 2) ayudaremos para que el sistema pierda presión y podamos tener el servicio de energía estable.

¿Y qué paso con todos los recursos recaudados con el cargo por confiabilidad?

Eso no es competencia de la Superintendencia.

YAMID AMAT
Especial para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.