¿Por qué Irán entra de lleno en la guerra de Siria?

¿Por qué Irán entra de lleno en la guerra de Siria?

A nivel político, Irán justifica su presencia como parte de su resistencia contra Israel.

notitle
29 de octubre 2015 , 07:38 p.m.

No es nuevo que los medios iraníes anuncien que un nacional ha muerto defendiendo los “lugares sagrados” en Siria. Los persas, al fin y al cabo, han sido el gran apoyo del régimen de Bashar al Assad desde aquellas protestas que pedían por reformas y que terminaran en la guerra multinacional de hoy en día.

Lo que sí es relevante es que los muertos son altos rangos de los Guardias Revolucionarios, pues al igual que Rusia, los iraníes se metieron por completo en el conflicto sirio.

En el mismo momento en que el ejército ruso iniciaba su campaña aérea en coordinación con Irán –lo que daba una vuelta de tuerca a la situación sobre el terreno–, el general Husein Hamedian era honrado con un funeral multitudinario en las calles de Teherán. Era el comandante de mayor rango que moría por fuera de Irán desde la victoria de la revolución en 1979.

La muerte de este veterano general de la guerra, que ha sido seguida por al menos una veintena de altos rangos de los Guardianes, más otro importante número de los milicianos llamados “defensores de los lugares sagrados”, también era la señal de que el papel de Irán en la guerra en Siria había entrado en una etapa más ofensiva.

“El número de asesores se ha incrementado por petición del gobierno Sirio”, terminaría por reconocer el viceministro para Oriente Próximo, Amir Abdullahian.

El último gran entierro fue ayer en Teherán. Se trataba de Abdollah Baqeri, quien fue guardaespaldas del presidente iraní Mahmud Ahmadineyad. Y es que si bien los rusos han puesto los aviones, los iraníes parecen haber asumido la coordinación de los hombres en tierra.

“No son los aviones, no son los asesores. Son los luchadores de la libertad de nuestro lado como Hezbolá y otros –incluidos iraquíes y afganos–, las milicias sirias y el ejército sirio los que harán la diferencia”, aseguró a EL TIEMPO Husein Sheikoleslam, exembajador iraní en Siria y gran conocedor de la situación en ese país.

“Si Hamedian no hubiera estado en Siria, Damasco hubiera caído”, reconoció Ali Jafari, comandante de los Guardias Revolucionarios.

El modelo puesto en marcha por los persas en Líbano durante la invasión israelí de los ochenta a través de Hezbolá ha terminado por convertirse en una de las estrategias persas en la guerra en Siria. El general Hamedian reconoció antes de su muerte que habían entrenado a 70.000 hombres de las llamadas “movilizaciones populares”. Estas milicias serían apoyadas por otros batallones provenientes de Líbano, Irak, Afganistán o Irán.

Algunos analistas locales han llamado la atención en los últimos días: el Gobierno está más abierto a reconocer que tiene hombres peleando en Siria. Esto explica la aparición en la televisión local del subdirector de los Guardias Revolucionarios, Husein Salami, que esta semana explicó que Irán está presente en los frentes de batalla y que por petición de Siria estaban ayudando a reconstruir el ejército en cuatro niveles: estratégico, operacional, táctico y técnico.

“No hay duda de que los comportamientos de los saudíes, que incluye la guerra en Yemen y el apoyo a fundamentalistas, nos ayuda a justificar una mayor participación”, dice el exdiplomático Sheikoleslam, que ha expresado en más de una oportunidad que a los políticos no les gustaba hablar abiertamente de la participación en Siria. Pero la aparición del Estado Islámico (EI) y la financiación que las agrupaciones extremistas en Siria reciben de Arabia Saudí justifican las acciones a sus ojos.

A nivel local, Irán utiliza el argumento de la guerra contra el EI y grupos fundamentalistas como principal razón para una mayor presencia en Siria. Pero a niveles políticos también lo justifica como parte de la resistencia contra Israel.

Ya en la cita en la capital austriaca que comenzó ayer, pero hoy tendrá su jornada decisiva, asistirán más de 13 países, entre ellos Irán, Alemania, Francia, Reino Unido, China y Omán, así como representantes de la ONU y la UE.

Mientras que Irán, invitado por primera vez, es el principal aliado de Siria, junto a Rusia, la presencia de Omán está considerada como significativa debido a su importante papel de mediador en Oriente Próximo y sus buenas relaciones con Estados Unidos.

CATALINA GÓMEZ ÁNGEL
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.