Un chivo revela el truco de las tablas en 'Rebú'

Un chivo revela el truco de las tablas en 'Rebú'

En el Espacio Odeón se presenta la obra que se sumerge en el juego del teatro dentro del teatro.

notitle
29 de octubre 2015 , 03:23 p.m.

En su infancia en Río de Janeiro, el dramaturgo brasileño Jô Bilac tuvo que vivir con un chivo, ya que su madrina decidió criar al animal en su apartamento.

Era una situación extrañísima, cuenta Bilac, porque esa criatura, para nada dócil, hacía cosas tan incómodas como mirar fijamente a los humanos cuando estaban comiendo.

Esa curiosa convivencia fue una de las influencias que tuvo el autor para escribir su obra Rebú, de la que el Teatro del Embuste está presentando una versión libre en el Espacio Odeón, de Bogotá, bajo la dirección de Matías Maldonado.

Natalia Helo, Esmeralda Pinzón, Javier Gardeazábal y Hernán Cabiativa protagonizan esta puesta en escena, que se desarrolla en un frío país europeo en el siglo XIX.

Sus personajes centrales son Torvaldo, su hermana Vladín y su esposa Bianca, y el conflicto comienza cuando Vladín llega de visita acompañada por Nataniel (Cabiativa), un chivo al que trata como si fuera un ser humano.

Maldonado cuenta que una de las cosas que más le llamó la atención del texto fue el nivel de delirio que causa este personaje.

“Abre la posibilidad de leerlo desde muchos puntos de vista. Para mí, es como el chivo expiatorio, entonces lo tomamos por el lado de que cada cual transfiere sus propias culpas al animalito”, dice.

Cada personaje se relaciona de diferente manera con Nataniel: Bianca no lo soporta, Torvaldo se encariña con él casi de inmediato y Vladín asegura que le salvó la vida después de que murió su padre.

Este personaje refleja cómo la fantasía ha venido convirtiéndose en un elemento importante en la dramaturgia latinoamericana contemporánea. Pero no es una fantasía de personas volando ni usando pócimas mágicas, sino de elementos que no tienen una explicación racional y simplemente se aceptan en un contexto cotidiano.

“El chivo desestabiliza tanto a los actores como al público; cada que vez que entra, altera todos los códigos sociales”, dice Bilac.

En busca del autor

Hay un momento en el que el relato familiar se rompe. En una escena, Cabiativa le reprocha a uno de sus compañeros por un error en su diálogo. Ahí se entra en el terreno del teatro dentro del teatro.

Es algo que se sugiere sutilmente desde antes de que comience la función, cuando se ve a los actores calentando fuera de la sala con cierta complicidad, y también por cosas como esas actuaciones que se sienten muy afectadas.

Maldonado interrumpe el relato original en varios instantes y muestra los problemas internos del grupo de actores, que viven su propio drama de convivencia.

“La idea era que no nos olvidáramos en ningún momento de que estamos viendo teatro, incluso queríamos mostrar todo eso que normalmente está escondido: el actor calentando, el tramoyista en su trabajo. Es como decir ‘acuérdense de que esto es falso, que es teatro’ ”, dice.

Esa dualidad narrativa propone un reto para el actor, que se mueve en dos niveles de interpretación, y también para el público, que debe entrar en el tono absurdo del relato, en el que se siente la influencia de Seis personajes en busca de autor, del italiano Luigi Pirandello, el principal referente de este género del llamado ‘metateatro’.

“Son muy agradecidos esos momentos en los que aparecen esas intervenciones. El público creo que entiende ciertas cosas, porque hay cierta impostura de la actuación”, dice Maldonado.

Bilac y Maldonado coinciden en que lo importante es convencer a los asistentes de que entren a jugar en ese simulacro bien ensayado que propone la obra. “Eso da pie a una cosa que creo que es fundamental: que el teatro es el lugar donde todo es posible”, finaliza el director.

Funciones

Miércoles a sábado, 8 p. m. Espacio Odeón. Carrera 5 n.° 12C-73, Bogotá. Informes en el teléfono 743-7064. Boletas: 30.000 pesos.

Yhonatan Loaiza Grisales
Cultura y Entretenimiento
@YhoLoaiza

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.