'En nombre de Dios, se los suplico, liberen a Andrés'

'En nombre de Dios, se los suplico, liberen a Andrés'

Testimonio de Marcela Pineda, novia del soldado Andrés Felipe Pérez, secuestrado por Eln en Boyacá.

notitle
29 de octubre 2015 , 09:12 a.m.

“Quiero que sepa que lo adoro, que lo amo. Que él es mi vida, porque me ha enseñado muchas cosas. Quiero que sepa que yo estoy aquí esperándolo y que sea fuerte, porque él es mi felicidad (…). Lo extraño mucho”.

Estas son las palabras de Marcela Pineda, la actual compañera sentimental de Andrés Felipe Pérez, uno de los dos soldados secuestrados por el Eln en Boyacá tras la masacre perpetrada el fin de semana que dejó como saldo la muerte de doce uniformados.

La joven pareja -Marcela tiene 24 años y Andrés Felipe cumplirá mañana esa misma edad- lleva cinco meses de convivencia y residen en un corregimiento de La Unión, Valle del Cauca.

La última vez que tuvieron comunicación fue el sábado 17 de octubre, cuando Andrés Felipe le dijo a ella que estuviera tranquila, pues él se iba a un lugar donde las comunicaciones eras difíciles. “Me dijo: ‘Amor, no se preocupe, no se estrese, yo ya le dije para donde voy. No voy a tener energía, si puedo la llamo mañana, o sea el domingo, pero no se preocupe porque yo no sé cuántos días vaya a estar allá. Eso es un roto muy feo’”, recordó la mujer.

Antes de desplazarse a esa zona, el uniformado estuvo unos días de permiso que disfrutó al lado de sus familiares. Ese descanso se vio interrumpido por la llamada de uno de sus superiores en la que le manifestaron que debía presentarse antes de lo previsto para que integrara la comisión que se desplazó hasta Güicán para garantizar el derecho al voto de las personas en el Cocuy.

Marcela dice que cuando se enteró del ataque, recordó las palabras de Andrés Felipe. Sin embargo, no creía que él fuera uno de los dos secuestrados.

“Cuando escuché en las noticias que uno de los secuestrados era Felipe Pérez, yo dije 'ese no es él'. Luego me llamó la tía de él desde Tuluá y me dijo que sí, que era él. Luego hablé con un mayor y me confirmó que era Andrés Felipe y desde ahí esto ha sido horrible”, contó Marcela.

Luego de que esa guerrilla emitió el comunicado en el que anunciaba la pronta liberación de Pérez y del soldado Antonio González, una esperanza se abrió en la vida tanto de Marcela, como de los demás familiares del militar vallecaucano.

Pese a ese anuncio, Marcela le pide al Eln que “se pongan la mano en el corazón, que lo liberen, que los devuelvan sanos y salvos. En nombre de Dios, se los suplico”.

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.