¿Qué estudiar, cuándo y en qué institución?

¿Qué estudiar, cuándo y en qué institución?

'Buscando carrera' es una herramienta para evitar la deserción en la educación superior. Conózcala.

notitle
28 de octubre 2015 , 09:00 p.m.

Juan se acaba de graduar y lo único que tiene claro sobre su futuro es la marca, modelo y precio del smartphone que quiere comprar. El resto es incertidumbre, pues no sabe qué carrera estudiar, en dónde, cuánto dinero le va a costar, en qué podrá trabajar y cuál será su sueldo.

A la mayoría de sus compañeros les pasa lo mismo porque en el colegio nunca los orientaron sobre este tema y, por otra parte, a sus padres les cuesta trabajo ayudarles, pues están desactualizados en cuanto a las oportunidades y condiciones de la educación superior colombiana hoy.

Al presentarse esta situación, el resultado es negativo, pues tiene una correlación directa con la deserción en la educación superior.

A raíz de esta problemática, el Ministerio de Educación Nacional creó una herramienta totalmente gratuita: Buscando Carrera (www.colombiaaprende.edu.co/buscandocarrera).

Según Diana Basto, directora de Fomento de la Educación Superior del Ministerio de Educación, “Buscando Carrera nace como una estrategia para bajar las cifras de deserción en la educación superior, las cuales son demasiado altas para los estándares actuales –afirma–. Cuando usted entra a un semestre, más o menos la mitad de los estudiantes deserta; es decir, de cada dos personas una no termina”.

Esta aplicación busca orientar para influir y aportar en una toma de decisiones que permitan lograr una vinculación eficaz a la educación terciaria (después del colegio), promoviendo la articulación de actores claves en el entorno regional y generando espacios de deliberación sobre la elección de una carrera.

Pero la estrategia va más allá, pues ahora hace parte del programa Movilización de la Demanda, que además de orientar al joven en cuanto a temas relacionados con la universidad, también incluye información sobre el trabajo y acompaña el periodo de adaptación a la educación superior (crisis de carrera, procesos de inserción en el mercado laboral, prácticas, trabajo de grado), con el propósito de disminuir la deserción y asegurar la graduación efectiva de los estudiantes.

¿Cómo funciona esta herramienta?

Se puede acceder a ella desde internet. Esta página (de uso amigable para los papás) tiene 4 módulos que contienen orientación sobre los siguientes momentos de la vida: buscar carrera, en la carrera, rumbo al trabajo y buscar posgrado.

Y es que quienes sufren las consecuencias del estrés del cambio de carrera no son solo los estudiantes, sino también los padres, pues cambiar de un programa de pregrado a otro es muy costoso. Es más común de lo que se cree que un estudiante de Derecho que alcanzó a cursar 6 semestres termine haciendo su práctica de Biología en las Islas del Rosario.

Lo ideal es informarse y evitar la deserción desde el comienzo.

Las cifras

Para medir la dimensión de la deserción en educación superior, el Ministerio de Educación hace seguimiento de dos indicadores cruciales de referencia internacional: la tasa de deserción anual y la tasa de deserción por cohorte.
El primero de estos dos indicadores permite medir el comportamiento del fenómeno en el corto plazo y evidencia los esfuerzos de la política pública de un año a otro.

El segundo muestra la estructura de cada sistema educativo y refleja la permanencia en el largo plazo de los estudiantes que ingresaron en un mismo periodo de tiempo.

En el primer caso, Colombia demostró evolucionar durante los últimos 4 años, después de haber invertido más de 10.000 millones de pesos, acompañando a las universidades para evitar la deserción. Precisamente, dentro de este esfuerzo están Buscando Carrera, Ser Pilo Paga, Jornada Única, Colegios 10 y la línea de crédito Tú Eliges, del Icetex.

La cifra, que para Colombia cerró en 10,1 % en el 2014, es superior a la del Reino Unido (8,6 %) e inferior a la de países como Brasil (18 %) y Estados Unidos (18,3 %).

Por su parte, la tasa de deserción por cohorte, que muestra la proporción de cada 100 estudiantes que desertan luego de 10 semestres, se ubica en 45,5 %, lo que deja a Colombia en una posición intermedia entre México, con 42 %; Argentina, con 43 %; Venezuela, con 52 %, y Chile, con 54 %.

¿Quiénes desertan?

En el país, cada vez más jóvenes tienen la posibilidad de acceder a la educación superior: hace 10 años esta población entre 17 y 21 años se encontraba en el 25.8 % y hoy llega al 46.1 %. Esta tendencia positiva ha significado un avance fundamental en materia de equidad, si se tiene en cuenta que el 60 % de los estudiantes nuevos que están ingresando a algún programa de educación técnico profesional, tecnológico y universitario provienen de familias con ingresos inferiores a dos salarios mínimos.

Sin embargo, el perfil de esta población nueva es vulnerable y, por eso, es fundamental que cuando se elija una carrera sea con base en un proceso de orientación previa.

Además, el tipo de estudiantes que hoy están accediendo a las universidades provienen de contextos en donde ningún miembro de la familia tuvo esta oportunidad, como es el caso de muchos de los primeros beneficiarios de Ser Pilo Paga.

Por lo tanto, muchos de ellos son los únicos de sus hogares que han podido estudiar después del colegio.

Históricamente, se creía que el principal factor de deserción eran los ingresos económicos, pero gracias a herramientas de monitoreo como el Spadies (Sistema de Prevención y Análisis a la Deserción en las Instituciones de Educación Superior), que permite dar una mirada de 360° a las universidades, existen otras dos variables importantes con respecto a este fenómeno:

“La primera es la orientación sociovocacional, que es, efectivamente, el poder orientar la decisión de los jóvenes antes de entrar a la universidad. La segunda variable tiene que ver con que los jóvenes vienen con un gran déficit después de la educación media, es decir, puede ser que sepan lo que quieren estudiar, pero sus niveles en matemáticas y lenguaje son muy bajos, y cuando llegan a la universidad se estrellan”, sostuvo Basto.

Todas estas condiciones los exponen a un mayor riesgo de abandonar sus estudios.

El reto

Según un estudio realizado en el 2012 por la Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económicos (Ocde) sobre el sistema de educación superior colombiano, el aumento en la cobertura evidencia enormes avances, pues revela un fortalecimiento de la educación técnica profesional, tecnológica y universitaria, con un incremento de las tasas de cobertura, pasando de 24,4 % a 46,1 % entre el 2002 y el 2014.

Estos logros en la cobertura inspiran al país a mayores retos. Ahora se sabe que en Colombia los estudiantes y docentes sí pueden mejorar el desempeño y la calidad.

La meta del Gobierno Nacional, que está planteada en el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018, es disminuir la deserción a un 8 % en el nivel universitario y a un 15 % para el tecnológico y técnico.

EDUCACIÓN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.