Pueblo lleno de mujeres hermosas, en busca de hombres solteros

Pueblo lleno de mujeres hermosas, en busca de hombres solteros

En la población brasileña viven 600 mujeres y los pocos caballeros que existen están casados.

notitle
28 de octubre 2015 , 06:12 p.m.

En un pequeño pueblo rural de Brasil, llamado Novoia do Cordeiro, trabajan cientos de hermosas mujeres en busca de amor.

Según una investigación que realizó el diario inglés ‘The Telegraph’ se trata de una población de 600 mujeres en donde hay escasez de hombres. La situación las llevó a hacer un llamamiento para buscar hombres solteros, lo que podría tener un alto impacto, ya que en Brasil son conocidas por su belleza.

"Los únicos hombres que conocemos están casados o son parientes nuestros", aseguró Nelma Fernández, de 23 años.

Además, contó: "No he besado a un hombre en mucho tiempo. Todas soñamos con enamorarnos y casarnos, pero nos gusta vivir aquí y no queremos dejar el pueblo para ir en busca de un marido. Nos gustaría que los hombres dejaran sus vidas para venir aquí y ser parte de las nuestras. Pero antes tienen que estar de acuerdo con hacer lo que decimos y vivir bajo nuestras reglas".

En este pueblo, las mujeres asumen la mayor parte de la responsabilidad de la comunidad. Se encargan de la planificación, los asuntos religiosos y temen que la zona se llene de hombres que les modifiquen su estilo de vida.

Noiva do Cordeiro, que significa la esposa del cordero, fue fundado cuando Maria Senhorinha de Lima se instaló en el pueblo en 1891, acusada de adúltera. En ese momento, también se había exiliado de su iglesia.

Rosalee Fernandes, de 49 años, asegura que "hay muchas cosas que las mujeres hacen mejor que los hombres. Nuestro pueblo es bonito, organizado, y mucho más armonioso que si los hombres estuviesen al cargo. Cuando hay problemas o disputas resolvemos las cosas como mujeres, buscando el consenso en vez del conflicto".

Según Fernandes en el pueblo "compartimos todo, hasta la tierra en la que trabajamos. Nadie compite con nadie. Es todas para una, y una para todas. Por ejemplo, hace poco nos pusimos todas de acuerdo y compramos una pantalla gigante para poner en el centro y poder ver todas juntas la novela", confiesa.

"Tenemos a Dios en nuestros corazones, pero no creemos que tengamos que ir a misa, casarnos en frente de un cura y bautizar a nuestros hijos. Esas son reglas que crearon los hombres", resaltó.

GDA / LA NACIÓN (Argentina)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.