Ojo con el anciano experto en robar haciéndose el enfermo

Ojo con el anciano experto en robar haciéndose el enfermo

Víctima narró cómo fue abordada por dos hombres que le hurtaron casi nueve millones de pesos

notitle
28 de octubre 2015 , 10:35 a.m.

Carmenza* solo quería alcanzar a llegar a su clase de inglés a una nueva dirección en la que su profesor le dijo que se llevaría a cabo una reposición. “Yo iba caminando por la carrera 19 con calle 32, estaba buscando la dirección cuando me abordó un viejito”, contó la mujer de 67 años de edad.

Todo pasó ayer 27 octubre a eso de las 9:30 a. m. después de que ella salió de su casa en el sector de Castilla rumbo a su encuentro académico en la localidad de Teusaquillo.

El hombre que le habló estaba bien vestido, pero actuaba como una persona con problemas de salud, tanto, que se agachaba para caminar. “Me dijo que lo ayudara, que se sentía muy enfermo. Recuerdo que se cogía el estómago. Pensé en no hacerle caso, pero me repetía: '¡Ayúdeme, señora!'. También me decía que tenía que hacer una diligencia en unas oficinas”, contó Carmenza.

Justo cuando eso pasaba, a la escena se acercó otro sujeto de unos 40 años de edad. “Yo no le vi malicia, no me pareció que fuera un cómplice. Cuando miró al anciano me dijo: 'Qué pena, señora, pero tenemos que ayudarlo, él se ve muy mal”.

La mujer terminó desplazándose con ellos hacia una esquina y por alguna razón el anciano le comenzó a decir que ella, Carmenza, tenía que demostrarle que era una persona de buenos principios para que pudiera ayudarlo en su diligencia. A partir de ese momento nada de lo que cuenta la víctima es coherente por lo que se presume que pudo haber sido drogada. “Él me hablaba de unos títulos, de una lotería, de ir a hablar con unos abogados. El viejito solo me decía que tenía que constatar que yo era una persona honorable”, contó la mujer, quien asegura que, a pesar de que pudo llamar a alguien o escaparse, no entiende por qué no lo hizo. “Era como si yo fuera un robot. Así me sentía en ese momento”.

Eso explica por qué accedió a abordar un taxi con los dos extraños que llevó hasta su residencia. “Me fui con ellos, entré a mi apartamento. Saqué un millón de pesos y 400 dólares que tenía. Lo raro fue que me encontré con un vecina, pero no le dije nada en absoluto”.

Carmenza también sacó su tarjeta y su libreta y volvió hasta el lugar donde se hallaban los dos sujetos, quienes la condujeron hasta el banco AV Villas del centro comercial El Tintal, donde la dejaron mientras el anciano la esperaba en una biblioteca de la zona. “A mí me acompañó a sacar la plata el joven. En total retiré siete millones de pesos que metí en mi bolso. También recuerdo que me preguntaban si tenía joyas o plata en el colchón”.

Cuando se encontraron de nuevo con el anciano, la víctima notó por primera vez agresividad por parte del anciano. “Recuerdo que metió la mano en mi bolso con mucha violencia, guardó mi plata y me dio una bolsa con periódico. Luego me dijo que fuera y le comprara una aspirina y yo fui tan boba que lo hice. Yo no sé por qué recibía órdenes y las cumplía de esa forma”.

Cuando regresó, los dos hombres se habían ido. Ella temblaba y tuvo que pedirle ayuda a una funcionaria de la biblioteca para que le ayudara a abrir el bolso. “Ella me dijo que solo había periódicos. Yo estaba confundida. Fui al CAI del Tintal y solo me decían que por qué no había pedido acompañamiento”.

Todo esto pasó en el transcurso de unas horas en la mañana del miércoles. Carmenza se despidió de  los ahorros de toda su vida. “No entiendo por qué perdí mi voluntad. Solo quiero que las autoridades investiguen. Yo soy pensionada y eso era lo único que tenía”.

Hoy, la víctima pondrá una denuncia formal. “Yo sé que nadie va a recuperar lo que me robaron, pero no quiero que esto le suceda a nadie más”.

Carmenza conserva vagos recuerdos de los hombres. El anciano medía apróximadamente 1,60, tenía cabello tupido y era de tez blanca. El otro hombre medía 1,80 de estatura y tenía muy buenos modales. “Yo soy una mujer jovial, independiente, pero ahora estoy sintiendo mucho miedo”.

Solo la investigación policial  determinará si se trató de un caso conocido popularmente como ‘paquete chileno’ o si fue un ‘cambiazo’, por lo que a la víctima se le reemplazó su dinero con papel periódico, o si fue otra modalidad de atraco en la que se usan sustancias químicas para manipular la voluntad de la víctima.


*Si usted ha sido víctima de un robo parecido escríbanos a carmal@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.