Usuarios y Nación asumen descuadre de $ 1,1 billones de las térmicas

Usuarios y Nación asumen descuadre de $ 1,1 billones de las térmicas

Desde diciembre, y por tres años, hogares tendrán que pagar entre 6 y 7 pesos por kilovatio hora.

notitle
27 de octubre 2015 , 09:06 p.m.

La insostenible pero también controvertida situación financiera de las centrales de generación térmica del país que operan con combustible líquido (diésel), producto del fuerte fenómeno del Niño, de la escasez de gas para generar, que es más barato, y de la baja en el precio máximo que se les paga por cada kilovatio producido (precio de escasez), llevaron al Gobierno a adoptar medidas extraordinarias para conjurar cualquier amenaza de un racionamiento de energía.

Con el argumento de que hay que ajustar al sector para asegurar el abastecimiento y alejar el fantasma del apagón de 1993, que se asomó desde la semana pasada con la parada de Termocandelaria y Termovalle, según lo reveló EL TIEMPO el domingo, el ministro de Minas y Energía, Tomás González, anunció un paquete de medidas, entre las que se destaca que las pérdidas estimadas en 3,3 billones de pesos por esta coyuntura serán asumidas por los generadores, por los usuarios y por el Gobierno, bajo la filosofía de ‘todos ponen’. (Gráfico: El alza en las tarifas de energía por estratos)

De acuerdo con el funcionario, dos terceras partes de esta suma, es decir unos 2,2 billones de pesos, serán pagados por el sector térmico, bajo el entendido de que las centrales reciben el cargo por confiabilidad por la energía que se comprometen a entregar, asumiendo riesgos de pérdidas cuando se presentan fuertes sequías como la actual.

Entre tanto, los usuarios y el Gobierno deberán sacar de su bolsillo el resto del desbalance financiero, es decir, cerca de 1,1 billones de pesos, para lo cual cada cliente deberá comenzar a pagar, a partir de diciembre, un aumento entre 6 y 7 pesos por kilovatio hora consumido, a través de un rubro llamado restricciones, durante los próximos tres años (36 meses).

De este aumento, el Gobierno subsidiará a los estratos 1, 2 y 3 la parte correspondiente, conforme a las normas que establecen estas ayudas, mientras que el resto de los hogares asumirá el aumento pleno.

“El Gobierno pone los subsidios que amortiguarán el alza. Recordemos que el estrato uno tiene un subsidio del 60 por ciento, el estrato 2 tiene un subsidio del 50 por ciento y en el caso del estrato del 15 por ciento”, añadió González.

Así, según el Gobierno, mientras los hogares de estrato 1 pagarán cada mes 439 pesos adicionales (15.804 pesos en los 36 meses), los de estrato 6 aportarán 105.948 pesos en los tres años, a razón de 2.943 pesos cada mes. En promedio, el aumento no será mayor al 1,75 por ciento (véase gráfico).

Se agudiza el debate

El ministro González enfatizó que con los recursos del cargo por confiabilidad, que se pagan cada mes en las facturas como un seguro contra apagones, los generadores térmicos han hecho las inversiones en las plantas (están listas a generar) y que el descuadre que presentan obedece a que las pérdidas esperadas superaron el nivel estimado por una situación extraordinaria, que se salió de las cuentas del sector, del Gobierno y de los analistas.

Por su parte, Ricardo Sierra, presidente de la generadora Celsia, uno de los principales jugadores del sector térmico, señaló que la situación actual no se había vivido nunca y que el Niño ya creció para convertirse en “un adolescente precoz, que nos puede poner en serias dificultades.

El directivo dijo que las inversiones en el sector se han hecho con cuidado y que las medidas, pulidas en las últimas tres semanas, buscan que el sector térmico pueda enfrentar lo que resta del fenómeno climático. “Las plantas van a estar disponibles, sabemos que estamos en una situación extraordinaria, apoyamos las medidas porque nos van a permitir pasar este bache tremendo y esperamos que la demanda nos acompañe con el ahorro de energía, que en este momento se vuelve crítico para darle más estabilidad al sistema”, añadió.

Tras conocer las decisión, María Luisa Chiappe, presidente de Asoenergía, señaló que es muy lamentable que los consumidores terminen pagando por todas estas ineficiencias del sector.

Al mismo tiempo, sostuvo que es incierto el peso que asumirá el sector industrial y advirtió que el reajuste se suma al reciente incremento de 270.000 millones de pesos para los consumidores, a raíz del aumento, de 8 pesos por kilovatio hora a 60 pesos por kilovatio hora, en el valor de las restricciones, producto de la Resolución 172 del 2015, expedida por la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg), del 13 de octubre.

El senador Iván Duque también cuestionó las medidas, argumentando que “no hay derecho a la irresponsabilidad de este Gobierno: haber dejado de actuar en los momentos en que lo debió hacer”, y que hoy quiera que la gente pague de su bolsillo el desgreño administrativo y las fallas protuberantes en la regulación.

Techo no subirá

Pese a lo controvertido de las medidas, el Gobierno se mantuvo en su posición y se negó a modificar la fórmula de cálculo del precio de escasez, como lo pretendía el sector eléctrico.

“El precio de escasez no se va a tocar. Lo que estamos haciendo es una intervención que tiene que ver con las plantas que generan con combustibles líquidos porque la mejor manera de cuidar al consumidor es asegurándonos de que tenga la energía”, agregó el Ministro.

Sin embargo, Ángela Montoya, presidente de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica (Acolgen), dijo que al pasar esta coyuntura hay que entrar a revisar esta variable.

Otra petición a la que no accedió el Gobierno fue la exoneración temporal de los impuestos de los combustibles para el sector térmico, mientras pasa el Niño.

Por su parte, el presidente de la Asociación Colombiana de Distribuidores de Energía Eléctrica, José Camilo Manzur, insistió en que las acciones deben hacerse bajo las normas vigentes, protegiendo a los usuarios y evitando transferencia de rentas a cualquier eslabón de la cadena.

Multarían el desperdicio

Acciones para evitar un nuevo racionamiento: al presentar las cinco medidas para garantizar el suministro de energía en lo más fuerte del Niño, el Gobierno dijo que analiza cobrar multas por el despilfarro de energía.

Las medidas apuntan a los siguientes frentes.

Suministro de gas: desde enero Venezuela iniciaría las exportaciones a Colombia y parte de los recursos los podrán negociar las térmicas.

Más energía: este año entrarán 736 megavatios adicionales de capacidad, con las centrales Cucuana, El Quimbo, Termotasajero, Carlos Lleras Restrepo y San Miguel.

Ajustar el mercado: tras las altas fluctuaciones del precio de energía en bolsa, se fijó un techo de 817 pesos por kilovatio.

Ahorro: con una nueva campaña, que busca aumentar la eficiencia energética, los alumbrados navideños se disfrutarán por horas.

La Costa sigue en alto riesgo de racionamiento

Los departamentos de la región Caribe siguen corriendo el riesgo de que en menos de 30 días enfrenten una situación de desabastecimiento eléctrico, si Electricaribe continúa sin poder cubrir las garantías y compromisos financieros que tiene ante el mercado mayorista, situación que puede limitar sus compras de electricidad en la bolsa.

Así lo advirtió ayer el Contralor General de la República, Edgardo Maya Villazón, quien instó a la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios a fijar su atención en lo que está sucediendo y a minimizar este riesgo.

Hace unos días, según lo reveló este diario, esta distribuidora vivió una situación apremiante para conseguir las garantías bancarias (préstamos o liquidez), que le permitan acceder a la energía para atender a sus clientes, teniendo en cuenta su compleja situación financiera.

Pero además, se pudo establecer que, de nuevo, para primeros días de noviembre la compañía deberá ir a la bolsa de energía por un nuevo paquete de electricidad, y podría vivir otra delicada situación.

“Sin ánimo de generar alarma, debo recordar que la omisión en la expedición de garantías al mercado de energía se considera mora en el pago de obligaciones y, en tal sentido, puede incurrirse además en causal de toma de posesión por parte de la Superintendencia de Servicios Públicos”, anotó Maya Villazón.

De acuerdo con la Contraloría General, Electricaribe adolece de una deficiente gestión comercial en compras de energía no solo por el factor anterior, sino porque en octubre el promedio del kilovatio-hora en la bolsa de energía para la compañía fue de 1.324,83 pesos, valor que es alto si se observa que el promedio de bolsa para octubre del año pasado fue de 206,91 pesos por kilovatio-hora.

En el último mes la compañía XM, operadora del mercado eléctrico, ha realizado cerca de cinco notificaciones de limitación de suministro a Electricaribe.

Esto se habría dado por un posible incumplimiento en el otorgamiento, restitución o actualizaciones de los pagarés, pagos anticipados, garantías financieras, en los depósitos semanales o en los pagos de las facturas por parte de la firma.

ECONOMÍA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.