Fonseca habla de su mamá, doña Ana Marcela

Fonseca habla de su mamá, doña Ana Marcela

Por primera vez el cantante habla de la mujer que desde el vientre le inculcó el amor por la música.

notitle
27 de octubre 2015 , 04:06 p.m.

Juan Fernando Fonseca es rolo de cuna. Nació en Bogotá, ciudad que, por tierra, está a 15 horas de Valledupar, donde corre el vallenato por las calles a ritmo de acordeones. Pese a la distancia, en su casa se escuchaban las canciones de Diomedes Díaz que hoy son grandes éxitos: “A mis papás les gusta mucho la música, y el vallenato es algo que a mi mamá (Ana Marcela Carrera) le encanta y tal vez de ahí ese gusto por el género. Cuando escuché Clásicos de la Provincia me enamoré, porque de alguna manera lo veía como de la Costa y con esa propuesta lo sentí cerca, posible”.

Doña Ana Marcela también es bogotana y según el intérprete lo que pasó fue que “la magia del ritmo la cautivó. Desde muy niño oía música tropical, Julio Iglesias... de todo, y mi mamá toca guitarra; al final de año siempre la saca. Gracias a que mis papás desde muy niño me apoyaron y me lo fomentaron, me prendieron este chip”.

El primer vallenato que Fonseca compuso fue Gratitud, en el 2009, y antes de hacerlo grabó Mercedes y La casa. En sus discos casi siempre está presente el ritmo que lo mueve y que lo lleva a armar parranda donde haya un acordeón. Tres veces ha tenido el placer de presentarse en el Festival de la Leyenda Vallenata, y para rendirle su Homenaje a Diomedes Díaz volvió a la ciudad que vio desarrollar la carrera artística del Cacique. “Allá estuve 15 días durante la grabación de Corazón. Alquilé un estudio y empecé a componer, y para mi siguiente trabajo regresé. Allá encontré esa pureza musical que es una gran tradición”.

Nunca conoció a Diomedes Díaz ni -aunque conoce todo su repertorio- tampoco fue a un concierto de él: “El legado del Cacique es innegable. Por su vida es controversial el tema, pero esto es un homenaje a su herencia musical, que forma parte de nuestra historia. Me divertí haciéndolo y fue como si parrandeara durante un mes. Son canciones que he interpretado toda mi vida”.

¿Cómo fue grabar con Martín Elías y Rafael Santos, hijos de él?

¡Muy bonito! Los dos se sintieron muy agradecidos con el homenaje, pese a la polémica que se generó alrededor de la vida de su papá. Ellos están agradecidos con este tributo a la música vallenata.

En casa de Fonseca, sus dos niños también son vallenateros. Manolo, con apenas un año, aplaude cada vez que escucha las canciones, y Paz las baila, pues “tiene un oído tremendo. Le mostré todos los temas desde que fueron demos y le llamaron la atención”.

Este tributo de 12 canciones, titulado Homenaje, grabado especialmente para Colombia, ya está arriba en iTunes, donde manda la parada. 

CRISTINA ESTUPIÑAN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.