En vivo: avances contra el cáncer femenino, en foro de EL TIEMPO

En vivo: avances contra el cáncer femenino, en foro de EL TIEMPO

Evento reune a investigadores nacionales e internacionales en la materia y a autoridades del sector.

notitle
27 de octubre 2015 , 07:52 a.m.

El reconocido ginecooncólogo Tewari S. Krishnansu, director de la división de ginecología oncológica de la Universidad de California, no pone en duda que el cáncer de cuello uterino es un problema de salud pública global, frente al cual no puede bajarse la guardia.

De hecho, ha dedicado la mayor parte de vida a buscar la forma de combatir esta enfermedad. Krishnansu, considerado toda una autoridad en la materia, es uno de los desarrolladores de las terapias de inhibición de la angiogénesis en tumores cervicales en las mujeres.

Acepta que se trata de tecnologías caras, a las que no accede tan fácil el grueso de la población, “pero si los países establecieran programas de prevención temprana, con citologías y control real para prevenir y detectar tempranamente estos tumores, la gente que requeriría estas tecnologías sería muy poca”, dice.

Krishnansu es uno de los panelistas principales del Cuarto Foro de Innovación Científica en Salud, Avances Oncológicos para la Mujer, organizado por Portafolio y EL TIEMPO Casa Editorial, que se lleva a cabo este martes en el Hotel AR. El evento cuenta con la presencia del ministro de Salud, Alejandro Gaviria, y reunirá a importantes investigadores nacionales.

El investigador habló con EL TIEMPO sobre su trabajo.

¿Qué tipo de cáncer es el de cuello uterino?

Es un cáncer causado por el virus del papiloma humano (VPH), que es un agente común; causa una enfermedad mortal, que afecta a las mujeres a edades mucho más tempranas que otros cánceres.

¿Cómo es el VPH?

Es un virus de ADN que se transmite por contacto sexual; hay más de 150 tipos, pero solo 13 o 14 de ellos causan el tumor. Hay formas de detectarlo en las citologías, al igual que las lesiones que va generando.

¿Cómo es este cáncer?

Este tumor está fuertemente asociado a factores de riesgo relacionados con el comportamiento sexual; se sabe que las relaciones sexuales tempranas o con múltiples parejas aumentan de manera significativa la probabilidad de desarrollarlo. En etapas tempranas este cáncer no molesta y sólo se detecta mediante citologías. Los primeros síntomas pueden incluir sangrados después de las relaciones sexuales y flujos anormales.

¿Es una enfermedad nueva en el mundo?

No. Hipócrates la describió, pero la mayoría de los casos empezó a documentarse en el siglo XIX, mientras un grupo de cirujanos trataba de desarrollar una técnica quirúrgica para extirpar estos tumores de manera segura.

¿Cuál es el papel de los hombres en el desarrollo de este tumor?

Ellos son el vector o el modo de transmisión del VPH a las mujeres; en ellos el virus no causa ningún signo o síntoma, de modo que no saben que lo portan.

¿Cuáles son las regiones del mundo con mayor incidencia de cáncer de cuello uterino?

Las cifras más altas están en las regiones más pobres del mundo, donde no se cuenta con programas de detección temprana, ligados a los sistemas de salud. México, América del Sur, las naciones del África subsahariana y el subcontinente indio tienen el mayor número de casos.

¿Por qué la mortalidad es más alta en América Latina?

Porque la mayoría de los casos se descubre en etapas muy avanzadas, lo que choca con falencias, carencias o inexistencia de programas de radio y quimioterapia, además de los avances sofisticados para tratarlo de manera adecuada.

Usted ha trabajado en el desarrollo de terapias innovadoras. ¿Qué hay de nuevo en este campo?

En los últimos 15 años los avances han sido significativos. La llamada terapia biológica y personalizada es muestra de ello. Lo último es la incorporación de bevacizumab, que impide la formación de vasos sanguíneo dentro de los tumores (inhibición de la angiogénesis), con lo que se ha enfrentado, en forma efectiva, este cáncer, particularmente el recurrente y el que ya tiene metástasis. Este tratamiento aumenta las posibilidades se sobrevida, sin deterioro de las pacientes.

¿Esa inhibición de angiogénesis no puede servir para atacar otros tumores?

Es un proceso muy lógico: al impedir que se formen nuevos vasos sanguíneos para impedir el desarrollo de esas células malignas que crecen, podrían tratarse; se está probando en otros cánceres, como el de ovario.

Pero son tecnologías muy caras…

De ningún modo. Si los países establecieran programas de prevención temprana, con citologías y control real para prevenir y detectar tempranamente estos tumores, la gente que requeriría estas tecnologías sería muy poca. Eso cambiaría profundamente el panorama frente a estos cánceres.

¿El cáncer cervical es un problema de salud pública?

Sí. Con medio millón de nuevos diagnósticos al año, y más de 250 mil mujeres fallecidas por esta causa, no hay duda de que lo es.

VIDA/SALUD

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.