El regreso de los Trudeau

El regreso de los Trudeau

Al igual que su padre, el nuevo primer ministro de Canadá promete revivir la tradición de valores.

notitle
26 de octubre 2015 , 06:24 p.m.

Canadá no suele estar en las primeras planas de los diarios internacionales. Quizá porque rara vez hay escándalos que la sacudan. Hoy, sin embargo, el arrollador triunfo de Justin Trudeau, un joven de 43 años que derrotó al primer ministro Stephen Harper, es noticia de interés mundial.

Es novedad porque los canadienses se caracterizan por ser renuentes al cambio y a desafiar a la autoridad. Cuentan que durante una gran celebración por el triunfo de un equipo de béisbol canadiense sobre uno estadounidense, los fanáticos que desfilaban por las calles de Toronto detuvieron su marcha triunfal cuando el semáforo cambió del verde al rojo.

Trudeau ganó las elecciones porque su mensaje de cambio permeó en el ánimo de los electores. “Los canadienses han elegido el cambio, el cambio verdadero”, dijo. Las cifras confirman la afirmación: su partido obtuvo un triunfo espectacular en el Parlamento al pasar de 33 curules a 184, un número que le garantiza la mayoría absoluta.

También es evidente que la nostalgia jugó un papel importante en la elección, y que ser hijo del legendario y carismático primer ministro Pierre Elliott Trudeau le ayudó. De sus dieciséis años al frente del Gobierno hay opiniones encontradas, pero el consenso entre los expertos es que fue uno de los más inteligentes y mejores primeros ministros que el país ha tenido y el “padre de la moderna Canadá”.

Como candidato, Justin prometió recuperar la tradición de valores humanitarios y liberales que su padre inspiró e impulsó, y se podría pensar que su triunfo estaba anunciado. Otra historia en el anecdotario popular cuenta que en 1972, durante la visita oficial del presidente Richard Nixon a Ottawa, dirigiéndose a los padres del recién nacido Justin, el estadounidense levantó su copa y brindó por el futuro primer ministro de Canadá, Justin Pierre Trudeau.

Trudeau ha anunciado que en cuanto asuma el cargo, que podría ser el 4 de noviembre, combatirá la desigualdad y se replanteará la posición canadiense respecto a la lucha contra el cambio climático, que revisará las leyes antiterroristas, suspenderá la compra de aviones de combate estadounidenses y ordenará el retiro de las tropas canadienses que actualmente combaten al Estado Islámico (Isis).

De todas sus propuestas, sin duda la más interesante es la que va en contra de la austeridad. “Ahora que las tasas de interés están bajas, que la infraestructura del país envejece, que los precios del petróleo están bajos y la economía está estancada, es hora de invertir”, ha dicho Trudeau. Hay que quitarse el miedo al déficit y aprovechar el momento para estimular la economía.

Pero no vaya usted a pensar que Trudeau se parece en algo a Alexis Tsipras y Canadá, a Grecia. Los griegos están metidos en un predicamento porque por décadas sus gobernantes han sido ineptos y corruptos, y porque los actuales prometen soluciones mentirosas e incumplibles. Canadá no está en quiebra y Trudeau no le echa la culpa a nadie por los problemas temporales que hoy enfrenta su país.

“Trudeau –me dice un amigo canadiense– tiene una visión más positiva del papel que debe jugar el Gobierno y un estilo más activista, pero realmente liberales y conservadores en Canadá gobiernan desde el centro aunque hagan campañas desde la izquierda o la derecha”.

Creo sinceramente que nada define mejor al país que estas dos declaraciones hechas la noche de las elecciones. Trudeau les recordó a sus seguidores que los derrotados “conservadores no son nuestros enemigos. Son nuestros vecinos”. Y como nobleza obliga, en su discurso de aceptación de la derrota, Harper dijo: “Si bien es cierto que el resultado no fue el que esperábamos, la gente nunca se equivoca”. Eso es vivir en un Estado democrático y civilizado.

Sergio Muñoz Bata

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.