Secciones
Síguenos en:
¿Por qué salió derrotada la izquierda en Bogotá?

¿Por qué salió derrotada la izquierda en Bogotá?

Votantes castigaron gobiernos previos de esa corriente política, cuyo apoyo cayó drásticamente.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
25 de octubre 2015 , 11:22 p. m.

La izquierda en Bogotá recibió este domingo uno de los golpes más duros de su vida política. Tras doce años en el poder, los ciudadanos prefirieron castigar en las urnas sus desaciertos, por encima del reconocimiento a sus logros sociales.

La mayor damnificada fue la candidata Clara López, una de las figuras más reconocidas del Polo Democrático Alternativo (PDA). Desde el 2003, cuando por primera vez un candidato de su partido llegó al palacio de Liévano, la izquierda no había tenido una votación tan baja: solo 498.718 permanecieron fieles. (Lea aquí: 'Nunca ha habido una campaña tan cochina contra una mujer')

El conteo confirmó las predicciones de las encuestas que la daban como tercera con un puntaje cercano al obtenido ayer: la aspirante del PDA solo convocó el 18,26 %.

A López le cobraron, según los analistas, los retrocesos de Luis Eduardo Garzón en frentes como la seguridad y la infraestructura; la corrupción que se salió de control durante el gobierno de Samuel Moreno, y la polarización y falta de gestión que diferentes sectores le han achacado al alcalde Gustavo Petro, del movimiento Progresistas.

De hecho, la más reciente encuesta de percepción ciudadana Bogotá, Cómo Vamos, le hace una radiografía al sentimiento bogotano. El 73 % dijo pensar que la ciudad va por mal camino y solo el 44 por ciento se siente satisfecho con la ciudad como una ciudad para vivir.

Y esto ha golpeado también la imagen de Petro, que terminará su gobierno con el 68 por ciento de imagen desfavorable, es decir, nueve puntos peor que cuando inició su periodo.

Según la analista y docente de la Universidad Javeriana, Patricia Muñoz, “López terminó capitalizando el descontento ciudadano frente a la gestión de Petro, a ese porcentaje de ciudadanos que sienten que la ciudad no marcha por buen camino”.

Voto polarizado

No obstante, la gestión de Petro tiene férreos defensores, especialmente por los avances en materia social, así que Muñoz aclara que lo que se vio fue la expresión de la polarización.

Con Clara como única representante de su tendencia entre los siete aspirantes, es evidente la postura de los votantes: en centro y la derecha fueron una aplanadora.

No solo ganó el candidato Enrique Peñalosa –de Equipo por Bogotá, respaldado por Cambio Radical– con 903.764 votos (33,1 %), sino que el centro y la derecha se llevaron todo lo demás: Rafael Pardo –partido Liberal y ‘la U’–, con el 28,5 %, y Francisco Santos –Centro Democrático–, reunió al 12 % de los sufragantes.

Así, a los polistas y progresistas solo les quedó de estas elecciones el temor de desandar lo caminado en materia social. “Hay unos programas sociales encomiables, pero no hubo otros para satisfacer otras cosas que exigían los bogotanos”.

Momento de reflexión

Si en una cosa coincidieron los analistas políticos fue en que la derrota, tanto en la capital como en las regiones, merece que esta tendencia política se autoexamine.

Para la profesora Muñoz y para el analista político Aurelio Suárez, la izquierda deberá tener un proceso para evaluar la dirección que debe tomar su militancia, no solo en Bogotá, sino en las regiones del país donde los resultados tampoco los favorecieron.

De hecho, la misma Clara López planteó esta necesidad, durante su discurso de derrota, en el centro Casa España, en Teusaquillo.

“Este resultado nos invita a la reflexión y se convierte en un momento de aprestamiento para la próxima lucha que nos convoca: la refrendación de los acuerdos de paz que se firmarán el año entrante”, dijo.

Suárez señaló que no todo puede explicarse por el deseo de cambio de los electores y explicó que debe analizarse la manera como se desarrolló la campaña. Para él, además debe hacerse un balance de la campaña para intentar comprender cómo en las primeras encuestas la candidata del PDA llegó a tener el 36 por ciento de intención de voto, pero en las urnas apenas si superó el 18 por ciento.

“Sin desconocer la propaganda tan agresiva contra la candidata, hay que ver si los apoyos con el petrismo y con el samperismo eran los que tenía que encontrar”, explicó el analista.

López le achacó la derrota a la guerra sucia en los medios de comunicación y acudió a su figura de mujer, pero José Flórez, profesor de la Universidad Externado de Colombia, no estuvo de acuerdo con su análisis.

“Esa guerra sucia es una fantasía de Clara, típica de esta izquierda que mira la paja en el ojo ajeno, en lugar de autocuestionarse. Crea chivos expiatorios igual que Petro.

Está claro que nadie la castigó por ser mujer, el tema es que era insostenible para Bogotá premiar a un partido que ha acabado a la ciudad”, dijo.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.