Vida feliz de un escritor ex(céntrico)

Vida feliz de un escritor ex(céntrico)

Desde José Asunción Silva se sabe que los negocios y la poesía nunca han ido de la mano.

notitle
25 de octubre 2015 , 11:19 p.m.

Nació en Bogotá, pero desde muy temprano decidió ir a vivir a la provincia profunda. Por esto en la capital, donde, según cifras del Dane, hay un supéravit de poetas y lagartos literarios, le llaman el ‘escritor excéntrico’, porque vive fuera de la metrópoli, fuera del centro.

En su juventud estudió Derecho; muy pronto se dio cuenta de que para ejercer esta profesión, en un país de gente astuta y vivaracha, había que litigar con el hígado, como en la película ‘El Padrino’, de Francis Ford Coppola.

Entonces recaló en la poesía. Un oficio sin mucho porvenir en un país donde hasta los expresidentes y los senadores de la República, para descansar de su oficio de tinieblas, recitan versos y fungen de poetas.

“Oh Bolombolo, país exótico y no nada utópico/¡En absoluto!/ Enjalbegado de trópicos hasta donde no más/ país de lagartijas vivaces, salamandras y camaleones/ cigarras estridulantes, verdinegros sapos rugosos, y melados escorpiones”.

Cantaba León de Greiff mientras caminaba del barrio Santa Fe hasta el emblemático Café Automático de Bogotá.

Como vivía entre mujeres y cañaduzales, un día, para imitar a César Pagano, le dio por poner un rumbeadero de música cubana. Pero, a los pocos meses se bebió el bar y tuvo que cerrar.

Desde José Asunción Silva se sabe que los negocios y la poesía nunca han ido de la mano.

Hasta que la musa de los dioses le lanzó una tabla de salvación al ganar, en 1995, el Premio Nacional de Poesía que otorga la Universidad de Antioquia.

A partir de este momento entró en las grandes ligas de la poesía del país y latinoamericana, y su voz, que era anónima hasta el presente, comenzó a oírse en las universidades, en los festivales literarios y en los talleres de escritura.

Libros de su autoría como: ‘La luna en el espejo’, ‘Los espejos del olvido’ y ‘Diario de los seres anónimos’, este último publicado en España por la editorial Mirada Malva, comenzaron a ser escuchados en el Festival Internacional de poesía de Medellín que dirige Fernando Rendón, en España, Francia y México.

Desde 1987 dirige la revista de poesía ‘Luna Nueva’, una de las publicaciones más antiguas del país. Desde hace una década preside el centro cultural Gustavo Álvarez Gardeazábal de la Universidad Central de Tuluá (Uceva) y la colección de literatura ‘Cantarrana’.

El próximo 30 de octubre, la Tertulia Médica de Cali, que dirige el médico Adolfo Vera, le rendirá un homenaje nacional.

El poeta se llama Ómar Ortiz Forero. Señales particulares: ninguna.

FABIO MARTÍNEZ
www.fabiomartinezescritor.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.