Meluk le cuenta... (¿Y del juego, qué?)

Meluk le cuenta... (¿Y del juego, qué?)

Pékerman no puede fallar otra vez. No puede poner al violinista de trompetista.

notitle
25 de octubre 2015 , 05:38 p.m.

Nos estamos preocupando y desgastando en si a la Selección Colombia de fútbol necesita en líder, en los chismes de la supuesta división y agarrón entre los jugadores por la capitanía del equipo, en que hay mucho ‘sardino’ y faltan los veteranos, en si Falcao hace gol o si Jackson está ninguneado; nos estamos rompiendo la cabeza porque el ‘Pibe’ le dijo a Guarín que le faltaba lo que no traen las empanadas de pollo o en desestabilizar o apoyar a un cuerpo técnico; en si la convocatoria de Castillo es un ‘torcido’ para llevarlo a Inglaterra... En fin: nos agobiamos y gastamos las energías en todo, menos en lo importante, en lo fundamental: ¿y del juego, qué?

Los partidos contra Chile (en Santiago) y Argentina (en Barranquilla) de la eliminatoria se nos vinieron ya. ¿En Chile hay que jugar a atacar o a defender? ¿La estrategia será tener la pelota o contragolpear? ¿Se mantiene el módulo táctico? Chile, que a todos les mete miedo, pasó trabajos en la Copa América contra el México de suplentes que le empató 3-3; contra Perú, al que venció 2-1 con un hombre de más desde el minuto 20 y cuando Argentina lo llevó al límite del desempate por penaltis en la final. ¡Y en el contrataque en el último minuto de la final, Higuaín botó el gol imposible e indultó a Chile!

En líneas generales, ellos esperaron y contragolpearon. Primero se hicieron fuertes en defensa: fueron conscientes de que la prioridad era la seguridad, para luego atacar, porque Chile es atacable. Mucho. Y más en velocidad y las bandas por su tres defensivo.

La única manera de defender y jugar no es teniendo la pelota, como repite todo el mundo. No es dogma. Defenderse con la pelota es una opción muy válida, pero no es excluyente o indispensable. También se puede ser muy sólido sin tener más la bola que el rival, pero para eso se necesitan volantes de marca de verdad y marcadores de punta que marquen y funcionamientos defensivos eficaces. Y se puede atacar con velocidad, precisión y efectividad –repito esto último, ¡e-fec-ti-vi-dad!– sin tener más la pelota que el rival. El ‘Mundialazo’ de Colombia es una prueba, pero se necesita generar opciones de gol limpias para los delanteros que, en eso coincidimos todos, hay varios y la están metiendo: Bacca, Teo, Jackson, Muriel...

Todo eso, la elección de los jugadores, la elección de la táctica y la estrategia y el ensayo repetido de los funcionamientos, es responsabilidad del entrenador. Pékerman no puede fallar otra vez. No puede poner al violinista de trompetista ni mandar a tocar un réquiem en un matrimonio. Y los jugadores escogidos no pueden meter la pata ni ser inferiores al desafío. Si se ordena un solo al piano no puede sonar a acompañamiento, ni puede desafinar o equivocarse en la nota.

Y aunque a Chile hay que ir por todo, sacar un punto allá sería más que fantástico, hay que tener en cuenta que los tres puntos vitales están en Barranquilla contra Argentina: esos son urgentes y necesarios. Son los de local, son los imperdibles, son los de la tranquilidad en las cuentas. Pero para sumarlos hay que preocuparnos de lo fundamental, de lo importante, es decir, del juego, no de todo lo demás...

Meluk le cuenta…

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
@MelukLeCuenta

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.