Patricia causó más susto que destrozos

Patricia causó más susto que destrozos

notitle
24 de octubre 2015 , 09:44 p.m.

El huracán Patricia, uno de los más poderosos en la historia, azotó con fortísimos vientos y torrenciales lluvias el oeste de México y causó caos en ciudades y centros turísticos costeros, pero provocó menos daños de lo que se temía antes de debilitarse ayer a tormenta tropical. Al cierre de esta edición no se reportaban víctimas fatales.

No obstante, las autoridades advirtieron que las lluvias continuarán, y podrían registrarse deslaves, deslizamientos de laderas y desbordamientos de ríos y arroyos.

Con ráfagas cercanas a los 300 kilómetros por hora, el ciclón afectó calles y carreteras y derribó árboles y postes de luz tras tocar tierra, además de provocar cortes del suministro eléctrico. Pero no se reportaban víctimas y la tormenta se debilitó rápidamente en su camino hacia el noroeste del país.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH), que describió antes a Patricia como un ciclón potencialmente catastrófico, dijo que se había degradado ayer a tormenta tropical.

El ciclón llevaba vientos sostenidos de 80 kilómetros por hora y su centro se ubicaba a 55 kilómetros al noreste de la ciudad de Zacatecas, dijo el Centro en su más reciente reporte.

El viernes, miles de turistas nacionales y extranjeros fueron evacuados en la región occidental mexicana. Puerto Vallarta se despertó con un sábado soleado.

Trabajadores retiraban tablas de ventanas y los autobuses públicos estaban funcionando.

Evacuaciones

Decenas de personas fueron evacuadas en dos comunidades alrededor del volcán de Fuego de Colima debido a algunos deslaves producto de las lluvias.

Ramona Delgado, de 45 años, quien administra un edificio de apartamentos en Manzanillo, el principal puerto del país, pasó la noche en su casa en la oscuridad con sus dos hijos, pero dijo que el sábado temprano había regresado la luz. “Nos asustó demasiado, creímos que iba a desaparecer Manzanillo. Ahora ya no hay viento, solo hubo árboles caídos en mi cuadra”, agregó.

Autoridades dijeron que el puerto de Manzanillo no tuvo daños considerables y que no estaba en riesgo su operación. El huracán –que llegó a la costa con un enorme ojo de 10 kilómetros de diámetro– aterrizó cerca de las bahías de Tenacatita y Cuestecomate, una zona poco poblada del occidental estado mexicano de Jalisco.

Patricia fue el huracán más fuerte jamás registrado en el hemisferio occidental. Pero perdió ímpetu cuando su estructura se encontró con la Sierra Madre occidental, una cadena montañosa del centro norte de México.

Puerto Vallarta (REUTERS).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.