Secciones
Síguenos en:
El opulento contenido de la colección de García Márquez

El opulento contenido de la colección de García Márquez

La secretaria del escritor, Mónica Alonso, tenía una pilas organizadas de los manuscritos.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
24 de octubre 2015 , 07:59 p. m.

“Con la instauración del archivo de Gabriel García Márquez, Gabo es ahora parte de la historia (...). Como un personaje de una de sus novelas, ha entrado en un lugar sin tiempo”. Estas palabras de Stephen Enniss, director del Ransom Center, encabezan el catálogo de la colección, que se entregó a la prensa el miércoles pasado, en Austin (Texas). (Lea también: Abren el archivo personal de Gabo en la Universidad de Texas)

Y es una descripción acertada del significado de este archivo, para cuya inauguración fue instalado un busto en bronce de Gabo a la entrada, justo en medio de los de Jean Cocteau y James Joyce: en el olimpo de los grandes de la literatura. (Vea aquí: Escultura inspirada en Gabo adornará el parque de los Periodistas)

Uno de los responsables de esta adquisición fue el profesor mexicano José Montelongo, quien fue invitado a acompañar a Enniss a mediados del año pasado a echar un ojo al archivo, en Ciudad de México, “si no estaba muy ocupado”. Obviamente, Montelongo dejó todo lo que estaba haciendo y viajó a encontrarse con el ansiado tesoro: “La colección no estaba en un estado caótico, ni mucho menos, porque la secretaria de García Márquez tenía distintos apartados, como una pila con unos manuscritos aquí y otra pila por allá”.

Luego de esa visita, la universidad pagó 2,2 millones de dólares por esos materiales, aunque todos los derechos intelectuales siguen siendo de sus herederos.

Un listado parcial de objetos incluye manuscritos originales de diez libros suyos, la mayoría de los cuales están en español, desde Cien años de soledad hasta Memoria de mis putas tristes; más de 2.000 piezas de correspondencia, borradores de su discurso de agradecimiento para el premio Nobel en 1982, 43 álbumes de fotos que documentan todos los aspectos de su vida durante casi nueve décadas, documentos profesionales como contratos, papeles financieros y legales, las máquinas de escribir Smith Corona y los computadores en los cuales escribió algunas de las obras más queridas del siglo veinte; así como álbumes de recortes de periódicos de América Latina y de todo el mundo que registran su carrera como escritor.

Para Montelongo, lo más sorprendente de la colección es que muestra un lado humano, falible, mortal, de un escritor inmortal: “Resulta que se parecía más a ti y a mí de lo que hubiéramos podido pensar. Batallaba con sus textos, se arrepentía, tachaba, desechaba páginas, reescribía cuatro veces el mismo fragmento, y al final decidía que tampoco servía”. (Lea: Pablo y Gabo, una amistad hecha de canciones)

En este proceso, una de las heroínas es la secretaria del escritor, Mónica Alonso, que permitió, para la posteridad, recuperar los cambios en los textos. “García Márquez solía imprimir en la tarde lo que había escrito por la mañana y se lo pasaba a su secretaria, que capturaba las correcciones y le entregaba una nueva impresión. Y luego ella seguía guardando muchas de estas versiones. Creo que esta manera de trabajar ayuda a evitar el problema que podrán tener los archivos de los escritores del siglo XXI, y es que, como usted y yo, que escribimos muchas veces sobre el computador, esas correcciones no quedan en ninguna parte. Se irán perdiendo, a menos que usted guarde archivos que sean versión 1, versión 2...”.

Entre otros escritores laureados con el Premio Nobel que hacen parte de las colecciones del Ransom Center se encuentran Samuel Beckett, J. M. Coetzee, T. S. Eliot, Ernest Hemingway, Doris Lessing, George Bernard Shaw, Isaac Bashevis Singer, John Steinbeck y W. B. Yeats.

Un evento de lujo

El próximo miércoles, las palabras de Salman Rushdie darán inicio al simposio ‘Gabriel García Márquez: su vida y su legado’, allí en la Universidad de Texas en Austin. Serán tres días de charlas sobre el escritor, en sus facetas como contador de historias, su importancia global, el archivo que compró la Universidad de Texas, su trayectoria como guionista y cineasta, los mundos políticos que vivió y su entorno periodístico.

Sobre este último tema, uno de los invitados colombianos es Alberto Salcedo Ramos, quien prevé así su participación: “Voy a hablar de los vasos comunicantes entre la obra de ficción y la de no ficción en García Márquez. Voy a explorar la forma en que el periodista alimentó al novelista y viceversa, voy a mirar algunos códigos que pasan casi intactos de un lugar a otro. Gabo fue un escritor anfibio: podía vivir en las aguas de la ficción sin ahogarse o en la tierra firme del periodismo sin sucumbir a la sequía”. (Vea también: Pablo Milanés clausuró el Festival del Premio García Márquez)

La conferencia de cierre estará a cargo de la escritora y amiga de Gabo Elena Poniatowska, y por Colombia también hablarán Piedad Bonnett, Santiago Gamboa, Jaime Abello, Darío Arizmendi, la ministra de Cultura, Mariana Garcés, y Rodrigo García Barcha, hijo del nobel colombiano, en un panel sobre cine.

Desde hace meses están agotadas las inscripciones al simposio, pero se podrá ver por internet en el enlace hrc.utexas.edu.

EL TIEMPO
*Reportería de Julio César Guzmán

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.