Video exclusivo y secretos de la balacera en La Colina

Video exclusivo y secretos de la balacera en La Colina

Uno de los muertos era exagente del CTI. El otro, un militar (r), seguido por la Policía.

notitle
24 de octubre 2015 , 05:48 p.m.

Posibles casos de fleteo y robo de establecimiento. Esas fueron las primeras explicaciones que las autoridades dieron luego de que, en menos de 72 horas, se registraran dos actos sicariales en Bogotá y en sus goteras, que dejaron cinco personas muertas.

El primero ocurrió el 15 de octubre, en la calle 137 con 56, barrio la Colina, y dejó dos víctimas. El otro fue el domingo 18, en una tienda de la vereda La Aurora, en La Calera, que limita con el barrio El Codito.

Aunque ambos casos están bajo reserva, este diario estableció que una de las víctimas de la Colina era un militar (r) que venía siendo rastreado desde julio por la Policía y que registraba antecedentes.

Se trata de Jhon Fredy Manjarrez Reinoso, a quien le figura una investigación por estafa, en el Valle del Cauca, y otra por porte ilegal de armas. (Lea aquí: Dos muertos y una herida por balacera en el barrio Colina Campestre)

EL TIEMPO revela un video, grabado segundos después de la balacera, en donde se ve a Manjarrez tendido en la acera, con un arma en su mano izquierda y un disparo en el rostro.

Los móviles del crimen

Tras reclamar el cadáver en Medicina Legal, la familia de Manjarrez lo enterró en el cementerio Jardines de Paz, al sur de Villavicencio (Meta). En esa ciudad, el militar tenía propiedades que venían siendo rastreadas por la Policía.

Manjarrez, natural de Chaparral (Tolima), fue baleado junto con Édison Romero Ruiz, un exfuncionario del CTI de la Fiscalía oriundo del mismo pueblo.

El día de la balacera, Romero se movilizaba en un automóvil Mercedes y acababa de retirar 7 millones de pesos de una sucursal bancaria.

En el video que EL TIEMPO revela, se ven los momentos angustiosos en los que sus familiares lo sacan alzado del parqueadero y lo trasladan a la Clínica La Colina, en donde murió. (Vea también: Las hipótesis de las autoridades sobre balacera en el norte de Bogotá)

“Édison llevaba esa plata para pisar un negocio de una camioneta en Unicentro. Él negociaba con carros, por eso andaba en un Mercedes, y tenía en la casa un Volskwagen de lujo, un Vitara y otros carros en consignación”, les dijo a reporteros de este diario un allegado.

Y agregó que al menos uno de los hombres que le disparó tenía entrenamiento en manejo de armas.

“Era un moreno, alto, fornido y gritaba que le quitaran a Manjarrez el anillo de oro, en forma de herradura, que llevaba consigo. El sicario nunca ocultó el rostro”, aseguró la fuente.

Y manifestó que Manjarrez, amigo de Romero, iba con frecuencia a visitarlo y, ese día, venía de cumplir una cita en el club militar que queda a unas cuantas cuadras.

¿Lavado de activos?

“Si Manjarrez no hubiera sacado el arma y enfrentado a los sicarios, esto no hubiera pasado de ser un robo”, dijo el allegado.

Sin embargo, el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Humberto Guatibonza, dijo que se indaga si las víctimas tenían nexos con organizaciones de lavado de activos a través de una fachada de compra y venta de carros de alta gama. Al respecto, los investigadores también rastrean negocios de compra de deudas a terceros a cambio de carros de lujo, por debajo del precio comercial.

En una indagación paralela, ya se habían monitoreado bienes de Manjarrez, quien aseguraba tener contacto con oficiales de alto rango. Le tenían ubicados un lote en Villavicencio y dos fincas en Chaparral.

También se verifica por qué salió Édison Romero del CTI de la Fiscalía. Según documentos internos, en el 2011, recibió una amonestación por escrito y, meses después, decidió renunciar a la entidad, a la que había llegado por recomendación de un alto directivo.

Además, se le solicitará a la Fiscalía de Chaparral información sobre la denuncia que Romero instauró allí por un supuesto robo.

En cuanto a los cuatro sicarios (dos de ellos, los conductores de las motos de alto cilindraje en las que huyeron), cámaras de seguridad y testigos están aportando datos claves sobre su descripción y posible nexo con una banda de la zona de El Codito.

Uno de ellos fue grabado frente a la sede bancaria hablando con una mujer que les habría entregado la información sobre el retiro que hizo Romero.

“No entendemos por qué la Policía no ha pedido esos videos y los ha dado a conocer para que la gente identifique al sicario”, agregó el allegado a Romero.

¿Conexión con los tres muertos de El Codito?

La Policía reveló los retratos hablados de los señalados autores de un ataque armado que dejó 3 muertos y 3 heridos en una tienda de la vereda Aurora Alta, La Calera, vecina a la zona de El Codito, de Bogotá. Los asesinos eran cinco encapuchados, entre ellos una mujer de cerca de 20 años, todos pistoleros reconocidos de El Codito, en donde aún opera la peligrosa banda los ‘Pascuales’. Las autoridades indagan informaciones según las cuales el crimen de la Colina tendría conexión con este grupo de sicarios. Las pistas son los casquillos en las escenas de los crímenes. Además, se indagan antecedentes de los muertos de La Calera, descritos como labriegos. Llama la atención que después de robarlos, los acostaron en el piso y les dieron tiros de gracia.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.