El pasado turbulento del piloto de la avioneta estrellada en Bogotá

El pasado turbulento del piloto de la avioneta estrellada en Bogotá

Pablo Angulo salió de Avianca por maniobras riesgosas. DEA lo grabó hablando con traficantes.

notitle
24 de octubre 2015 , 05:48 p.m.

La caída en picada de la avioneta Beechcraft 60 en el barrio Luján, occidente de Bogotá, que dejó seis víctimas mortales, puso el foco de las autoridades en Juan Pablo Angulo Reyes, el capitán de la aeronave, quien también murió en el siniestro.

Lo primero que se dijo es que Angulo, de 51 años, era un experimentado piloto, formado en Estados Unidos y con cientos de horas de vuelo en aviones de pasajeros. Luego, sin mayores detalles, la Fiscalía reveló que estuvo investigado por narcotráfico. (Además: El expediente narco del piloto de la avioneta que cayó en Bogotá)

El dato llevó al expresidente Andrés Pastrana, quien se iba a movilizar en la aeronave hasta Girardot, a pedir una investigación exhaustiva que ya iniciaron las autoridades.

Un dato que ha llamado la atención es que Angulo, oriundo de Popayán (Cauca), duró 9 años en la aerolínea Avianca, piloteando un MD–83, avión con capacidad para 167 pasajeros y una velocidad de crucero de 893 kilómetros por hora.

Pero en 1999 fue retirado tras una investigación del área de seguridad aérea. El proceso se inició luego de que se le acusó de activar comandos de cabina a destiempo, poniendo en riesgo los aterrizajes. (Lea: Videos del momento exacto de la caída de la avioneta en Bogotá)

“Aunque el capitán Angulo lo negaba, al parecer, activaba antes de tiempo los reversibles y uno de los mejores pilotos de la aerolínea, de la base de Cali, se dio cuenta”, aseguró una fuente que, en todo caso, agregó que el pasado no se puede atar con lo que sucedió en el barrio Luján.

Lo concreto es que Avianca dio la orden de bajar los sistemas del avión asignado a Angulo y enviarlos a la Boeing, casa matriz, en donde confirmaron la novedad técnica. (Además: El dosier por narcotráfico del piloto de la avioneta accidentada)

La información quedó consignada en la hoja de vida del capitán, que está microfilmada y a disposición de las autoridades que rastrean las causas del siniestro de hace una semana.

DEA lo rastreaba

Luego de su retiro de Avianca se supo que Angulo empezó a volar avionetas privadas. Y su nombre volvió a sonar cuando la DEA y la Dijín empezaron a interceptar comunicaciones de una red de traficantes que Angulo presuntamente asesoraba. (Vea: El héroe que salvó de las llamas a heridos de accidente de aeronave)

La Unidad Antinarcóticos de la Fiscalía (Unaim), acusó al capitán de narcotráfico y concierto para delinquir ante el juez segundo especializado de Bogotá. Pero cuando la Fiscalía descubrió la evidencia, 199 CD con interceptaciones telefónicas, la defensa de Angulo pidió no tenerlos en cuenta por no habérselas descubierto dentro de los términos legales.

De hecho, el 16 de octubre del 2013, la Corte Suprema le negó al capitán una acción de tutela, en contra del juzgado y del Tribunal Superior de Bogotá, por supuesta violación a la defensa y al debido proceso.

La Fiscalía le dijo a los medios que el capitán era señalado de ayudar a narcos a adquirir avionetas para enviar coca a Europa y a Estados Unidos. Tras dos años de rastreo, en julio del 2011, Angulo y otras 18 personas fueron capturadas.

En medio de la disputa jurídica, Angulo quedó en libertad por vencimiento de términos y siguió volando. Y, a pesar de estos antecedentes, aseguró hasta sus últimos días que no tenía nada que ver con esa organización.

Y en Popayán lo recuerdan como un gran hombre. EL TIEMPO buscó a uno de sus familiares para hablar del tema, pero se abstuvo de entregar información.

¿Quién contrató la aeronave?

La avioneta siniestrada, una Beechcraft 60 Duke de matrícula HK-3917 G, partió del aeropuerto El Dorado, a las 4 de la tarde, rumbo a Guaymaral, para recoger al expresidente Andrés Pastrana y a la exministra Marta Lucía Ramírez. Ambos iban al cierre de campaña de Nancy Patricia Gutiérrez, aspirante a la gobernación de Cundinamarca. Según la campaña de Gutiérrez, una de sus colaboradoras cotizó el transporte del expresidente, quien pidió que lo recogieran en Sopó.

“Se buscó un helicóptero. Pero se optó por buscar aerolíneas privadas por internet. Una cobraba 1’600.000 pesos la hora, pero no tenía piloto. Otra pidió 1.600 dólares la hora y Sky Hub Aviation S.A.S. cobraba 2 millones con piloto. Por eso, se optó por esta”, explicaron. La empresa elegida es de Jorge Alberto Hernández Oliveros, quien murió en el accidente. Este le alquilaba su hangar a la antigua Dirección de Estupefacientes para parquear aeronaves incautadas a la mafia.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.