Cáncer de seno: la lucha contra un flagelo

Cáncer de seno: la lucha contra un flagelo

La cruzada para combatir este mal ha rendido frutos. Hoy hay más conciencia, pero no la suficiente.

23 de octubre 2015 , 08:18 p.m.

Con 521.817 nuevos casos cada año, los tumores malignos de seno son el cáncer femenino más común en el mundo. De ese total, unos 7.000 se registran en la nación y se estima que unas 2.600 colombianas mueren por esta causa.

Durante este mes, fundaciones, organizaciones de pacientes y autoridades de salud de todo el planeta llaman la atención sobre su creciente incidencia, sobre la valiente lucha de las mujeres contra él y la falta de cuidado integral para ellas.

Su cruzada ha rendido frutos. Hoy hay más conciencia, pero no la suficiente. Aunque es bien claro que esta enfermedad tiene una posibilidad de cura más alta si se detecta y trata adecuadamente en sus primeras etapas, se cree que la mitad de los casos se diagnostican en fases avanzadas. Ese porcentaje tiende a crecer en países como Colombia, donde la promoción de la salud, la prevención de la dolencia y el autocuidado aún son, inexcusablemente, terreno virgen en materia de políticas y acciones sanitarias.

El sistema de salud, que en el papel ofrece tratamientos completos para las afectadas, impone barreras administrativas que las obligan a mantener una desigual pelea contra el flagelo. Por ello, organismos de seriedad y prestigio, como el Instituto Nacional de Cancerología, han diseñado un modelo de atención integral con la capacidad de permear todas las instancias e instituciones dedicadas a intervenir este mal dentro del sistema de salud y a eliminar obstáculos para los pacientes, con miras a alcanzar los mejores desenlaces.

Los resultados en otras partes del mundo han sido notables, por lo que se espera que las autoridades sanitarias acojan la propuesta y busquen el modo de ponerlo a andar, en armonía con los planteamientos de la Ley Estatutaria de Salud, que consagró la salud como un derecho humano fundamental.

Solo así podrá lograrse que las mujeres tengan mejor acceso a los tratamientos convencionales y una posibilidad más alta de beneficiarse con los avances diagnósticos y terapéuticos –como los tamizajes de marcadores genéticos, las medicinas personalizadas y revolucionarias terapias contra las metástasis– que se han dado en la última década. El primer paso es eliminar las trabas.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.