Cerrar
Cerrar
Votar a pesar de sí mismo

Votar a pesar de sí mismo

Ya sufrimos durante once largos años las consecuencias de elegir mal.

23 de octubre 2015 , 06:41 p. m.

Uno de los límites estructurales más dramáticos que tiene la democracia como modelo de gobierno es su incapacidad para instrumentar la elección de gobernantes competentes. A lo ancho de las 125 democracias electorales que tiene el mundo, los ciudadanos padecen la elección y reelección aleatoria de toda suerte de gobernantes mediocres, que una vez en el poder se ensañan con malas políticas públicas contra poblaciones que se cuentan por millones. Por fortuna, sucede con frecuencia más o menos simétrica que candidatos capaces ganan las elecciones y se convierten en motor de desarrollo. Parafraseando a Sartori, la democracia no implica que el pueblo no se equivoque sino apenas que tiene el derecho a hacerlo.

¿Por qué se equivocan los electores? Fundamentalmente porque su juicio viene permeado por una gran ignorancia política, pues los votantes se esfuerzan muy poco por informarse antes de sufragar y por ello tienden al error sistemático. Esto favorece que la emocionalidad, en lugar de la ponderación racional, juegue un papel preponderante al momento de escoger: la gente vota sobre todo porque “le gusta” el candidato y deja de votar por otro, aunque sea ostensiblemente mejor, simplemente porque “le cae mal”.

Bogotá ya se equivocó tres veces seguidas eligiendo dos ineptos y un corrupto en el intermedio. Estos tres últimos gobiernos arruinaron la curva ascendente en que venía la ciudad gracias a la buena gestión de tres alcaldes competentes que los precedieron. El próximo domingo urge recuperar el rumbo. No se trata de ver quién “nos cae mejor” o de vengarnos de pasadas equivocaciones, sino de elegir a la persona indicada para hacer el trabajo.

Enrique Peñalosa, como todos los políticos profesionales, está lleno de defectos y ha cometido errores políticos tan amargos para él como para sus electores. Yo también sufrí una profunda decepción (y cambié mi voto) cuando en 2011 una alianza equivocada dio al traste con su candidatura. Pero, sin duda, el más perjudicado con esa mala decisión fue él mismo y ya pagó el precio: jugando al oráculo en retrospectiva es razonable pensar que Bogotá sería hoy otra cosa si Peñalosa fuera el alcalde y su gestión seguramente lo habría catapultado como uno de los candidatos más fuertes a la presidencia en el 2018.

Sin embargo, particularmente en política, los errores de estrategia no deberían implicar una reprobación perpetua sino un aprendizaje colectivo: ya sufrimos durante once largos años las consecuencias de elegir mal. Peñalosa y Bogotá merecen una segunda oportunidad. Antanas Mockus lo entendió y por eso la semana pasada puso el interés de la ciudad por encima de viejas peleas personales. En el actual escenario electoral es demasiado fácil deducir quién es la persona más preparada para sacar a Bogotá del atolladero. Los estupendos indicadores de su primer gobierno (1998-2001) son de dominio público. A nadie invitan a decenas de universidades reputadas a dar cátedra sobre urbanismo sin ser una autoridad mundial en el tema. Peñalosa tiene más conocimiento y experiencia sobre cómo mejorar una metrópoli (es el único de los candidatos que ya probó que puede hacer bien el trabajo) que todos sus contendores juntos. La situación de la capital es tan dramática que no tenemos tiempo para que nadie aprenda a ser alcalde en el camino.

Si usted está entre los electores aún indecisos en Bogotá mi invitación es a que se sobreponga a la guerra sucia que le han hecho sus adversarios e incluso a los errores cometidos en el pasado por Enrique Peñalosa, quien sería sin duda el gerente que necesita la ciudad. Con frecuencia, el elector racional (ese ideal esquivo de la teoría democrática) es quien logra votar bien aun a pesar de sí mismo.


José Fernando Flórez

Abogado y politólogo
@florezjose

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.