Bogotá

Bogotá

Es difícil quererla aunque nos haya dado tanto, por eso son pocos los que se van y la extrañan.

notitle
23 de octubre 2015 , 05:41 p.m.

A Bogotá es difícil quererla aunque nos haya dado tanto, por eso son pocos los que se van y la extrañan. Me lo confirmó una amiga que vive en el exterior a la que le pregunté cuándo volvía. Me respondió que ojalá nunca. De ser otra ciudad, habría pensado que le rompieron el corazón, pero tratándose de Bogotá, la entiendo. Es lógico que quien se vaya a otro lugar del mundo no desee regresar a esto.

En Bogotá pensamos en pequeño, todo es apretado. Ocho millones de personas nos metimos en un espacio donde caben cuatro, por eso todo es congestiones y filas. Los taxis son diminutos, así como los puestos del bus, los parqueaderos, las estaciones de TransMilenio y las calles. La carrera 7ª., uno de los ejes viales de la ciudad, tiene seis carriles, los mismos que una vía principal de cualquier ciudad de 100.000 habitantes en el primer mundo. Fíjese en los andenes bogotanos, estrechos, rotos y desiguales. Se puede entender la historia de una ciudad, de un país, solo mirando sus andenes.

Y la inseguridad. Se nos volvió normal que roben, no solo celulares, sino el pelo de las mujeres en la calle. Y tampoco le vemos nada extraño a cubrir el tablero del cajero con una mano mientras digitamos la clave con la otra. Cada vez se inventan más formas de hurto, desde hacerse pasar por empleado de operador de cable para meterse a robar una casa hasta decirle a alguien que lleva una llanta pinchada para quitarle el carro cuando frena para mirar. Acá da miedo andar a pie, y en bicicleta, y en carro, y en taxi; y a veces atracan en los buses. La comida es todo un tema también, solo aquí un producto como el Chocoramo puede ser apetecido.

Esta ciudad es muy cara para lo poco que tiene que ofrecer. Con metro cuadrado a 15 millones, platos de restaurante a 70.000 pesos y mensualidades de colegio a dos millones de pesos, maneja precios de París con infraestructura africana.

Aunque lo peor es la gente, aquí y en todos lados, porque el problema siempre somos las personas. No es coincidencia que la naturaleza de Bogotá sea espectacular y lo construido por el hombre, una porquería. No es solo que el bogotano sea aburrido y cerrado, es que tiene valores distorsionados. Cree que calidad de vida es tener empleada del servicio y prefiere ser cortés que honrado. Acá soportamos a un ladrón educado, pero no aguantamos a un guache decente.

También es curioso que llamen ‘provincianos’ a los nacidos en otros lugares, si esta es una ciudad reprimida y retrógrada, con pensamientos de hace cinco siglos. No hay nada más provinciano que un bogotano porque los de pueblo sabemos que somos de pueblo, el bogotano cree que nació en una metrópoli. Igual, yo quiero a esta ciudad, acá reciben a todo el mundo y cualquiera tiene oportunidades que en su tierra natal no tendría. Para mal o para bien, los nacidos en otros lugares hemos ayudado a hacer de Bogotá lo que es, y si regresáramos a nuestro pueblo quedarían solo bogotanos, y ahí sí esto se iría al carajo. No en vano un amigo, más rolo que el ajiaco, sostiene que los cachacos pasan por la vida sin pena ni gloria.

Yo no sé si Peñalosa sea la mejor opción o si vaya a ganar Pardo. Tampoco rezo para que Francisco Santos pierda, no le pido tanto a la vida. Solo espero que Samuel Moreno no salga libre por vencimiento de términos, como afirma la prensa, y me conformo con que Clara López haya sido novia de Uribe pero nunca se casara con él. Un hijo de esos dos habría sido el Anticristo, y como somos, lo habríamos elegido presidente. Total, por personas más malas que la mismísima Bestia ya hemos votado antes. 

Adolfo Zableh Durán

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.