Desorientación por cambios en la movilidad de Ayacucho

Desorientación por cambios en la movilidad de Ayacucho

Mientras inicia operación comercial del tranvía, preparan planes para la circulación de vehículos.

notitle
23 de octubre 2015 , 09:57 a.m.

 Durante tres décadas como habitante y líder del barrio Buenos Aires, Darío Meneses vio siempre a la calle Ayacucho como la arteria principal de la movilidad de la comuna 9, como el centro del comercio local, de la venta de 'chunchurria', como la ruta de muchos para llegar al corregimiento de Santa Elena e, incluso, al aeropuerto José María Córdova.

Por allí también, cientos de buses encontraban la conexión del Centro con los barrios Buenos Aires, Miraflores y Alejandro Echavarría, así como con parte de las comunas 8 y 10.

La congestión vehicular de entonces se fue disipando a vías cercanas con las obras del tranvía, que iniciaron hace dos años y están afinándose para el 30 de noviembre próximo, cuando comienza la operación comercial de este nuevo sistema de transporte.

El líder es consciente de la economía en tiempo y dinero que significa el tren ligero pasando frente a su casa. También de que Ayacucho será una ventana de Medellín al mundo y de que su gente tiene un compromiso ineludible con el respeto y la cultura ciudadana. Sin embargo, según las observaciones que ha recopilado entre la población, existe una sensación de caos en la movilidad.

“Pasa que los pares viales no han sido terminados, y eso se presta para congestiones grandes. Tenemos que los semáforos del tranvía aún no están en funcionamiento, lo que lleva a dificultades para el peatón y los vehículos. Los conductores, sobre todo los de las motos, cometen abusos y los agentes de tránsito son insuficientes para corregir”, dijo el líder barrial, vicepresidente de la Junta de Acción Comunal de Buenos Aires.

Sobre sus inquietudes, Marta Suárez, líder de Prospectiva de la Secretaría de Movilidad, dijo que los dos años de proceso constructivo del tranvía le fueron mostrando a la gente las alternativas de movilidad, mientras las personas se fueron ajustando al cierre de Ayacucho y a los demás cambios. Lo cierto, advirtió, es que dicha obra se superpuso con otras, como la de ‘Centro Parrilla’, que modernizará acueducto y alcantarillado del Centro.

De igual forma, la funcionaria aclaró que casi todas las vías van a tener un reordenamiento para que los vehículos circulen en forma de pares viales. Si bien, por la continuación de las obras, no es posible que todos funcionen ahora como se espera el 30 de noviembre, por ejemplo, para ir a Santa Elena o al José María Córdova, ya hay un par vial en las calles Bomboná y Colombia: la primera conduce desde el Centro hacia el Oriente, y la segunda, en sentido contrario.

Suárez contó también que, mientras el tranvía se encuentra en operación instructiva, la Secretaría avanza en una regulación semafórica que requiere una “coordinación muy compleja” y que tiene como fecha de funcionamiento el 30 de noviembre.

Acerca de otras preguntas, como qué ocurre si una ambulancia tiene que ingresar a Ayacucho para atender a alguien en una propiedad, la líder de Prospectiva aclara que está garantizado el acceso a todos los sitios por las carreras sin tener que atravesar Ayacucho. “Se puede ingresar a parqueaderos, clínicas, casas y mercados, pero debe hacerse con precaución, circulando a muy baja velocidad y nunca atravesándose por los rieles del tranvía”, añadió.

Sobre el cargue y descargue de mercancía en la Placita de Flores, Suárez comentó que se está reorganizando la movilidad para que este proceso pueda adelantarse de manera más eficiente por medio de las carreras. “Nos encontramos evaluando con mesas de trabajo ciudadanas cómo regular esta actividad: en qué horarios y dónde estacionar”, reveló.

Orden para los buses

“Ayacucho era nuestra arteria principal, donde confluían todas las rutas de nuestras empresas de buses. Prestábamos un servicio muy eficiente, porque despachábamos en frecuencias de 1 a 3 minutos y el usuario no tenía que esperar vehículos para ir al Centro”, comentó Hernán de Jesús Álvarez, director de la Asociación de Transporte Colectivo del Valle de Aburrá (Asotransvaa).

Con el tranvía, continuó, seis empresas de buses que movilizan unos 540 vehículos por la zona, han experimentado y generado caos por el constante cambio de recorridos, a medida que van avanzando las obras del Centro y Ayacucho.

En la cotidianidad, Darío Meneses también ha encontrado que desde el comienzo de las obras del tranvía, hay desorden en la asignación de las rutas de los buses y las paradas quedaron retiradas de sus viviendas. “Hay que estar preguntando si pasan por donde es acostumbrado y si lo dejan a uno cerca de donde siempre había sido. Queremos usar el tranvía, pero también necesitamos los buses y nos sentimos algo desorientados”, advirtió el líder.

Entretanto, Marta Suárez acepta que hay planes de manejo del tránsito para controlar el impacto de grandes obras en el Centro, razón por la cual, ha habido modificaciones repentinas y esporádicas en los recorridos de las rutas y, por lo tanto, incomodidad en los ciudadanos. Si bien han trabajado en la socialización con la comunidad sobre dichas modificaciones, “no siempre se alcanza a llegar a todos”, señaló, y concluyó que una vez el tranvía y sus dos cables entren en operación comercial será más clara la movilidad.

Más allá de la incomodidad, a los transportadores les preocupa que estas circunstancias incrementen el transporte informal y que en efecto se reduzcan de manera significativa sus usuarios, aunque son conscientes de que por la rigidez del tren ligero, seguirán siendo necesarios para alimentar hacia barrios cercanos.

Suárez respondió que la Secretaría controla la informalidad mediante un incremento de operativos y que los diálogos con los transportadores permitieron crear planes de racionalización de buses que no golpeen demasiado su negocio. En una primera etapa, que aún no se hace efectiva por acto administrativo, se retirarán 76 buses de estas rutas, y se planea una segunda aún indeterminada para cuando comiencen a funcionar los cables.

MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.