Secciones
Síguenos en:
Y el borojó, ¿sí mejora la fertilidad?

Y el borojó, ¿sí mejora la fertilidad?

Investigación indaga si áreas de la reproducción podrían relacionarse con ese producto natural.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
22 de octubre 2015 , 07:20 p. m.

Cada cultura tiene plantas o frutos que se han ganado fama de afrodisíacos. En Colombia, quizá el más popular es el borojó, considerado el “viagra natural”. Aunque también se habla del chontaduro, la leche de cabra, la hormiga culona y la comida de mar.

Para poner a prueba estas creencias populares, el grupo Reproducción de la Sede de Investigación Universitaria (SIU) de la Universidad de Antioquia se dio a la tarea de investigar diferentes áreas de la reproducción que podrían o no estar relacionadas con estos productos naturales.

“Aprovechando que ya estábamos trabajando con espermatozoides y plantas, nos dimos a la tarea de también buscar extractos que sí movilicen los espermatozoides”, explica Luisa Ospina, microbióloga y estudiante de maestría de la SIU.

Según Ospina, en países de Oriente se han hecho muchas investigaciones que ponen en evidencia el carácter científico del poder de los afrodisíacos. Sin embargo, en Colombia son muy pocas las que se han hecho.

Cabe resaltar que el estudio conducido por Ospina no es sobre el incremento del deseo o la actividad sexual –que son otros de los efectos afrodisíacos–; su investigación, que apenas está comenzando, busca determinar si estos alimentos tienen efecto sobre el movimiento de los espermatozoides in vitro.

“Hasta ahora, hemos analizado cinco extractos de estas plantas (borojó, chontaduro, cardamomo, guaraná y maca peruana), pero en Colombia hay más de 100, por lo que sacar conclusiones ahora es muy apresurado”, dice la microbióloga. Además, “estamos aportando en el conocimiento científico de las plantas afrodisíacas, que siempre han sido consideradas así por temas culturales”, agrega.

Entre las investigaciones que hace el grupo Reproducción sobresale una que compara la calidad del espermatozoide en hombres que practican actividad física con respecto a los de hombres sedentarios.

Asimismo, se destaca otra que estudia cómo el espermatozoide puede transportar bacterias in vitro, siendo un vehículo para las infecciones.

ALEJANDRO MERCADO
Redactor de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.