Federación alemana reconoció pago a Fifa, pero negó compra del Mundial

Federación alemana reconoció pago a Fifa, pero negó compra del Mundial

Según el ente, el dinero fluyó para asegurarse un auxilio para la organización del torneo.

notitle
22 de octubre 2015 , 08:25 a.m.

La Federación Alemana de Fútbol (DFB) insistió este jueves en negar cualquier tipo de "soborno" para conseguir la sede del Mundial-2006, afirmando que el controvertido pago de 6,7 millones de euros había servido para asegurar subvenciones de la Fifa, un argumento refutado por la instancia internacional.

"La atribución del Mundial 2006 se hizo por medios legales. No hubo una caja negra ni sobornos para obtener votos", dijo el presidente de la DFB, Wolfgang Niersbach, en una conferencia de prensa en la sede de la DFB en Fráncfort.

Según Niersbach, los 6,7 millones de euros pagados a la DFB por el expatrón ya fallecido de Adidas, Robert Louis-Dreyfus, fueron en realidad transferidos a la Fifa en 2002, dos años después de la elección de Alemania para el Mundial 2006, con el objetivo de asegurar una subvención futura de 170 millones de euros de parte de la Fifa para organizar la competición.

Esas explicaciones suscitaron incomprensión entre los periodistas presentes, ya que Niersbach no lograba precisar de manera clara para qué sirvió ese pago de 6,7 millones de euros.

La explicación tampoco gustó a la Fifa, que respondió en un comunicado transmitido a la AFP: "Que el apoyo financiero a los Comités de Organización de las Copas del Mundo sea ligado a cualquier avance financiero (como hizo este jueves la DFB) no corresponde a ningún procedimiento o regla en vigor en la Fifa".

"Además, el Comité de Finanzas de la Fifa no está autorizado a recibir pagos y no tiene cuenta bancaria propia", añadió la instancia suprema del fútbol.

Niersbach, al corriente desde junio

Niersbach, que indicó que estaba al corriente del problema desde junio, pidió disculpas por no haber informado antes a la Federacion de ese pago. Alemania se ha visto sacudida desde hace una semana por las acusaciones de compra de votos en la elección en el 2000 de su país como anfitrión del Mundial de 2006, un torneo organizado exitosamente y del que sus habitantes se sienten muy orgullosos.

El caso fue revelado el 16 de octubre por la revista Der Spiegel, que afirmó que el Comité de Candidatura alemán había creado una caja negra para la compra de votos. Antes incluso de la aparición del artículo de Der Spiegel, la DFB había reconocido el pago de 6,7 millones de euros a la FIFA, asegurando que esa suma no estaba relacionada con la atribución de sede para el 2006.

En el momento de la decisión, Niersbach era miembro del Comité de Organización del evento, bajo la dirección de Franz Beckenbauer. El 'Kaiser' Beckenbauer se ha visto salpicado por esta tormenta, pero desmintió haber "pagado dinero para obtener votos en la atribución del Mundial".

Alemania consiguió la organización por 12 votos a 11 ante Sudáfrica, que más adelante fue elegida sede para 2010. En aquella votación de la victoria alemana hubo una abstención sospechosa, la del neozelandés Charles Dempsey, en la última vuelta del escrutinio.

El caso ha suscitado opiniones encontradas en Alemania y fuera de Alemania. El seleccionador del equipo nacional campeón del mundo, Joachim Löw, no dudó en mostrar su apoyo a la DFB. "Su palabra (la del presidente Wolfgang Niersbach) es fiable al 100%", aseguró el martes.

AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.