Extraña actividad en estrella lejana, ¿un cometa o extraterrestres?

Extraña actividad en estrella lejana, ¿un cometa o extraterrestres?

Objetos que orbitan alrededor de este cuerpo han alimentado especulaciones. Astrofísico explica.

notitle
21 de octubre 2015 , 07:51 p.m.

Hace 20 años fue descubierto el primer planeta extrasolar alrededor de una estrella común y hoy los titulares científicos del mundo se sacuden de nuevo con el anuncio de un hallazgo que no por mediático deja de ser fascinante.

Un grupo de astrónomos y curiosos que participan el proyecto Planet Hunter -iniciativa de ciencia ciudadana cuya misión es analizar los copiosos datos producidos por el telescopio espacial Kepler- reportó la existencia de KIC 8462852, una estrella ligeramente más masiva y caliente que el Sol, localizada a más de 1.400 años luz de distancia en la constelación del Cisne, cuyas características la han hecho presa fácil de curiosos científicos, pero también de entusiastas de la ciencia ficción y la búsqueda de civilizaciones extraterrestres.

Cuando un descubrimiento de este tipo logra el encanto mediático que ha suscitado KIC 8462852, es difícil separar la especulación y las imprecisiones de los datos científicos reales. Por eso vale la pena aclarar de qué se trata el descubrimiento y por qué es relevante.

El observatorio Kepler es un telescopio espacial diseñado por Nasa que durante cuatro años se dio a la tarea de observar una región particular del cielo y medir las variaciones de luz de cerca de 150 mil estrellas. El objetivo principal de la misión es detectar cambios periódicos en el brillo de esas estrellas y evaluar si son compatibles con los pequeños eclipses que produciría un planeta al pasar frente a su estrella.

Las variaciones de brillo pueden ser tan pequeñas como una diezmilésima parte del brillo total de la estrella y si suceden de manera periódica los astrónomos pueden inferir con casi total certeza si la causa es un planeta orbitando alrededor de la estrella. Incluso, pueden deducir el tamaño y la densidad de dicho planeta.

Como Kepler observó tantas estrellas simultáneamente, y puesto que las variaciones de la luz pueden ser muy sutiles, los mejores computadores existentes en la actualidad no son suficientes para analizar todos los datos. Por eso existe Planet Hunters, una iniciativa en la cual personas de todo el mundo (astrónomos o no) pueden obtener los datos de Kepler, bajarlos a sus computadores personales, y buscar ellas mismas las variaciones de luz en las estrellas, convirtiéndose en el proceso en descubridores de nuevos mundos.

Fue así como KIC 8462852 captó la atención de varios científicos ciudadanos, quienes se sorprendieron con su peculiar curva de luz (la curva que describe las variaciones de brillo como función del tiempo), pues notaron que en lugar de ser orbitada por un solo planeta, esta estrella parece tener a su alrededor un raro e inhomogéneo grupo de objetos que tardan entre 5 y 80 días en cruzar frente a su superficie, produciendo un complejo patrón en la curva de luz que no se observa en ninguna otra estrella.

Campo de especulación

Allí terminan los datos y comienza el análisis y la especulación científica. Los profesionales que analizaron los datos de esta estrella los confrontaron con diferentes hipótesis que podrían explicar el peculiar comportamiento. Entre las posibilidades astrofísicas están una variación intrínseca en la luz de la estrella a causa de pulsaciones internas, errores instrumentales, estructuras de polvo alrededor de la estrella -producto de su proceso de formación- e incluso la fragmentación de un cometa debido a la gravedad de la estrella, lo cual habría resultado en una colección de rocas irregulares en órbita alrededor de la misma.

Por la edad y las características de KIC 8462852, la mayoría de estas hipótesis parecen poco probables, y solo la última de ellas tiene visos de plausibilidad.

Hasta allí el artículo científico y lo que viene después entra en el terreno de lo que algunos llamarían ciencia ficción. Incluso, investigadores e institutos se han aventurado a proponer explicaciones diferentes y se han embarcado en una odisea científica para intentar descifrar si lo que observamos en KIC 8462852 está por fuera de lo que podríamos catalogar como "natural".

Como con cada hallazgo científico que implique un reto de interpretación, se deben agotar todas las explicaciones naturales disponibles antes de aventurarse con demasiado entusiasmo en caminos peligrosos que se salgan del molde de lo establecido. No porque intentar explicaciones novedosas vaya en contra del método científico, sino por la fidelidad que le debemos al famoso principio de Occam, que ha comprobado su utilidad en repetidas ocasiones.

Por ahora deberíamos quedarnos con la explicación del cometa fragmentado hasta que pruebas más contundentes nos indiquen que nos encontramos frente a algo inédito. Eso, impide, por supuesto, considerar aquí esas otras posibilidades.

¿Ingenieros interestelares?

Una civilización extraterrestre lo suficientemente avanzada podría estar en capacidad de construir estructuras a gran escala que orbiten su estrella y que sean detectables con nuestros telescopios modernos. Las motivaciones que podrían tener para hacerlo son diversas: recolección de la energía estelar por medio de un sistema de "paneles solares", complejos laboratorios espaciales (versiones gigantes de nuestra estación espacial internacional), lanzaderas espaciales en órbita, o incluso proyectos de urbanización circumestelar en caso de excesos poblacionales.

Comúnmente conocidas como esferas de Dyson, aunque no siempre sean esferas, estas estructuras son una de los jugosos huesos que los sabuesos de la búsqueda de vida interplanetaria andan buscando afanosamente. La posibilidad de que este sistema sea el hogar de una civilización avanzada que ha construido una estructura alrededor de su estrella está sobre la mesa, y hay quienes están dispuestos a comprobarlo.

Pero la confirmación requerirá de más observaciones y ya hay grupos de astrónomos trabajando en la idea de apuntar radiotelescopios hacia esta lejana estrella de tipo espectral F con la esperanza (¿o el temor?) de detectar señales artificiales, producto de la actividad tecnológica de esta hipotética civilización de ingenieros.

El tiempo de telescopio necesario para este propósito lo obtendrán, porque aunque reine un escepticismo saludable entre los astrónomos, la posibilidad de descubrir la primera civilización extrasolar bien vale unas cuantas horas de observación. Cualquiera que sea el resultado de la investigación, el descubrimiento nos confronta de nuevo a los límites de nuestra tecnología, y nos tienta a cuestionarnos si pasará demasiado tiempo antes de que perdamos nuestro lugar de privilegio en la inmensidad silenciosa de la galaxia.

JUAN RAFAEL MARTÍNEZ
Para EL TIEMPO
Investigador en el Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics
@juramaga

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.