Condenan a 23 años de prisión a hombre que abusó de sus 11 hijas

Condenan a 23 años de prisión a hombre que abusó de sus 11 hijas

Un campesino usaba en Santander un laboratorio de coca para violar a las mujeres.

21 de octubre 2015 , 04:37 p.m.

 Tras acogerse a sentencia anticipada por el delito de acceso carnal abusivo violento en menor de 14 años dos juzgados del Socorro (Santander) condenaron a 23 años de prisión a un campesino de Simacota que abusaba sexualmente de sus 11 hijas.

Los juzgados Primero y Tercero Penal del Circuito del municipio impusieron penas de diez y 13 años, respectivamente, a Jovino Cruz Cruz quien está a la espera de otro fallo por otra demanda de las afectadas.

Una de las tres demandantes tiene un hijo que, al parecer, es producto de las sistemáticas violaciones que sufrió de su padre.

El terrible caso de abuso sexual quedó al descubierto en abril pasado durante la jornada nacional que adelantó la Fiscalía contra las personas que acceden violentamente a los menores de edad.

Entre los años 2002 y 2004 el labriego, que en la actualidad tiene 62 años, habría violado a sus 11 hijas en la vereda Piedras Blancas, en Simacota (Santander).

Tres de sus hijas, que huyeron de la casa que compartían con su familia, denunciaron al papá que de una manera “desaforada” comenzó a violarlas después de que su esposa murió, a comienzos del año 2002.

De acuerdo con el relato de una de las mujeres el labriego usaba para sus forzados actos sexuales un laboratorio rústico para el procesamiento de narcóticos que se encontraba a una hora de la finca de la familia. Quien se negaba a las pretensiones de su papá era castigada físicamente.

El labriego había sido detenido por porte ilegal de armas el 12 de febrero pasado y el 16 de abril pasado se ordenó en la cárcel de Vélez su detención preventiva sin beneficio de excarcelación por el delito de acceso carnal violento agravado en concurso material homogéneo y sucesivo.

“Todas las hermanas sabemos lo que él nos hacía. Era un enfermo y en un solo día abusaba de cualquiera de nosotros hasta tres veces. Nos llevaba hasta un cambuche aparato de la finca para violarnos y nos amenazaba con golpearnos si contábamos lo que nos hacía. Muchos vecinos sabían y nadie se atrevió a denunciarlo”, dijeron las denunciantes contactadas en diferentes regiones del país.

Cruz Cruz fue condenado también a pagar 85 salarios mínimos vigentes por los perjuicios morales de los que fueron víctimas sus hijas y se encuentra privado de la libertad en la cárcel de Berlín, en Socorro (Santander).

BUCARAMANGA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.