Regreso a lo natural: el cambio de estilo de vida de Margarita Ortega

Regreso a lo natural: el cambio de estilo de vida de Margarita Ortega

En cosmética y cuidado personal hay un regreso a los productos con ingredientes naturales.

notitle
21 de octubre 2015 , 11:04 a.m.

Las continuas alergias respiratorias que sufría la actriz y presentadora de televisión Margarita Ortega la motivaron a hacer un cambio en su estilo de vida y a tomar más conciencia de lo que consumía e ingería, no solo en cuanto a comida se refiere, sino a lo que usaba para el cuidado de su cuerpo, mente y espíritu.

Ella es una abanderada del regreso a lo básico, a lo que la naturaleza nos da. Sus libros 'Regresa al origen' y 'El perfecto balance' son un relato de su experiencia, en los que comparte procesos y anécdotas de estos últimos 15 años, “en los que he podido constatar cómo este laboratorio perfecto que es nuestro cuerpo recupera su armonía, calma y salud mediante la práctica de un estilo de vida más cercano a la raíz de lo que somos como animales racionales, seres que habitamos este planeta compartiendo origen con otras especies, y cuánto de la sabiduría ancestral que requiere nuestro espíritu hemos olvidado y es importante recuperar para alcanzar nuevamente ese bienestar”, insiste Ortega.

Este auge de los productos naturales, “es decir, con menor proceso industrial, menos químicos, sin testeo en animales o de origen biológico, significa que para los consumidores lo que antes les ofrecía el mercado como panaceas defraudó sus expectativas, pues se han hecho evidentes las consecuencias que conllevan para su salud y la del planeta”, dice la actriz.

Esa toma de conciencia ha dado un giro al mercado en general y la respuesta han sido “productos con características que se traducen en menor contaminación para la Tierra, desde su fabricación y uso, y menores secuelas en la salud de los usuarios”, explica Ortega.

La sabiduría ancestral vuelve con fuerza, porque, según María Elena Giraldo, de La Botica, marca de productos botánicos que llegó recientemente al país, “recopila conocimientos antiguos que enseñaban a conservar la belleza con productos naturales –indica–. Esto siempre trajo grandes beneficios, ya que las plantas y las flores están dotadas de componentes y propiedades que regeneran, hidratan y mejoran la piel y el pelo. Generalmente los químicos eran añadidos como conservantes, pero la tecnología de hoy ha permitido que componentes como los parabenos sean reemplazados por mezclas de aceites naturales y se pueda obtener lo mejor de cada ingrediente”.

Sería una mentira afirmar que en la industria de la belleza existen productos ciento por ciento naturales, pero sí “hay los que utilizan ingredientes botánicos para el desarrollo de sus fórmulas”, aclara Juliana Borrero, gerente de Categoría y Belleza de Amway Colombia. Es una tendencia porque “los fabricantes se han concientizado del potencial que tiene la naturaleza para el desarrollo de este tipo de productos, y los consumidores han entendido su valor agregado”, agrega Borrero.

La tecnología ha hecho avances y en muchos casos ha logrado extraer los principios activos de los derivados naturales, ya sea orgánicos (plantas y vegetales) o inorgánicos (minerales), concentrarlos, purificarlos y modificarlos para potenciar sus efectos benéficos en el organismo, como explica Victoria Tous, dermatóloga de La Roche-Posay.

Por eso se afirma que no son productos ciento por ciento naturales, porque “se requiere un proceso químico que mejore las características cosméticas en cuanto a olor, color, textura, temperatura, estabilidad, sin que se pierdan las cualidades naturales de los principios activos”, explica la experta.

Hay casas cosméticas que logran una perfecta combinación entre la sabiduría ancestral y la tecnología para mejorar las propiedades de los productos. “Por ejemplo, el aceite de Argán, que posee propiedades antiarrugas y regeneradoras de la piel, se puede hacer más ligero para no dejar sensación grasosa –dice María Elena Giraldo–.

Como se han descubierto nuevas formas de conservarlos no es necesario utilizar químicos nocivos”.
Pero no todo lo que se vende como natural lo es siempre. “Muchos productores, tanto de alimentos como de implementos de cuidado, salud y belleza, han afincado sus nuevas estrategias de mercadeo en venderle al consumidor una idea que generalmente está lejos de lo que realmente es natural y bueno para todos”, explica Ortega.

Ella insiste que frente al ‘boom’ de lo natural y ciento por ciento orgánico es importante aprender a leer las etiquetas, y así como sabemos que una manzana es una manzana y que jamás llevará ingredientes añadidos para serlo, en lo referente a los productos de cuidado personal hay una norma que no siempre se podrá cumplir al pie de la letra, pero que ayuda mucho al momento de la compra: “Si te lo puedes comer, te lo puedes untar”.

Cuerpo y tierra desintoxicados

- Escoger productos de marcas que apoyan iniciativas favorables a la comunidad y el medio ambiente hacen al consumidor parte de estas.

- No solo se trata de buscar productos que contengan ingredientes naturales, “sino que además cuenten con una justificación clínica y hayan sido aprobados dermatológicamente”, recomienda Jacquie Carter, directora de Capacitación Mundial de los productos de Nutrición Externa de Herbalife.

- Que “tengan menor cantidad de componentes químicos o sean elaborados en casa a partir de ingredientes naturales reduce nuestros niveles de toxicidad con su uso”, dice Margarita Ortega.

- Los productos naturales “no solo representan soluciones adecuadas para la belleza, sino que además dan más seguridad al provenir de la naturaleza”, asegura Leidy Fuertes, técnica capilar de Cromantic.

No escoja a ojo cerrado

Así en su promesa el producto anuncie que en su mayor parte es natural, verifique aspectos como:

- Reputación de la empresa, y fíjese en los sellos de garantía de los productos. “Verifique el registro sanitario (Invima)”, recomienda Alejandra Hernández, cosmetóloga de Kiehl’s.

- “No se fíe del nombre del producto o campañas de mercadeo. Si el único ingrediente natural se encuentra en la última sección de la etiqueta, es probable que no ofrezca el beneficio buscado”, dice Jacquie Carter, directora de Capacitación Mundial de productos de Nutrición Externa de Herbalife.

- Observe los envases y empaques y mida qué tan reciclables son. No es ético cuando el producto destaca componentes activos naturales que su empaque afecte la naturaleza.

- Identifique qué tipo de conservantes tiene y verifique la fecha de vencimiento, “cuanto más se demore en vencer, menos natural es”, precisa Ana María González, experta en cuidado de piel de Vichy.

REDACCIÓN CARRUSEL

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.