Equity: una alternativa para mejorar la deuda estudiantil

Equity: una alternativa para mejorar la deuda estudiantil

Empresas asumirían pago por educación y tendrían retorno de acuerdo a desempeño laboral del alumno.

notitle
21 de octubre 2015 , 12:46 a.m.

En los últimos años, el incremento en la deuda estudiantil ha generado preocupación en diferentes países. En Estados Unidos, por ejemplo, debido a las estructuras de fomento a la educación, titularización y a la gestión comercial agresiva, estos niveles han aumentado de forma acelerada en las últimas cuatro décadas.

Según los expertos, el incremento en los recursos disponibles en el país del Tío Sam para financiar estudios de pregrado y posgrado llevó a que una mayor cantidad de personas pudieran acceder a la educación. Sin embargo, al aumentar la demanda, los precios de los programas también reaccionaron al alza y el número de instituciones que ofrecen este tipo de educación superior también subió. El problema con el incremento en los precios y en la oferta es que en muchos casos no se ha dado de manera paralela con un crecimiento en la calidad de los programas. Solo basta recordar el caso de Corinthian Colleges, en donde hace unos meses fueron cerrados todos sus programas por no cumplir con requisitos mínimos de calidad, generando un fuerte golpe a las ilusiones y expectativas de los alumnos.

En Colombia, aunque hemos visto un acelerado crecimiento en el número de instituciones educativas con ánimo de lucro que ofrecen programas de educación superior, no se ha dado un caso extremo de deuda educativa como el de Estados Unidos, puesto que el crédito todavía es escaso.

Al momento de endeudarse para acceder a la educación superior, los estudiantes se hacen responsables de una deuda con un cupón fijo que podría resultar difícil de pagar cuando se inicia una carrera profesional.

No es una tarea fácil para los recién egresados conseguir un trabajo formal, y menos aún uno que pague lo suficiente para cubrir deudas educativas y los gastos del día a día. Es por esto que en el caso colombiano se hace necesario buscar alternativas a la financiación por medio de deuda. Por ejemplo, ¿sería posible llegar a una estructura en donde el capital desembolsado para el pago no sea deuda sino equity?, ¿Cómo se implementaría este sistema de financiación?

En un escenario en donde el capital desembolsado para el pago de la educación no es deuda sino equity, los alumnos (la inversión) se podrían manejar como un portafolio en donde de acuerdo a su desempeño laboral se obtenga un retorno a tasa variable.

En pocas palabras, la persona al obtener un mejor resultado profesional el retorno podría ser más alto para la entidad que hizo la inversión en capital. Así mismo, si el retorno del estudiante es más bajo de lo esperado, el retorno de la inversión sería menor sin necesidad de ahogar la caja de quien pidió el crédito.

Es muy importante tener en cuenta que el gerente de este portafolio tendría que definir cuál es la mejor combinación de activos que podrían llevar a generar un mejor retorno en el futuro. Al ser un portafolio de inversión diversificado seria posible cubrir el riesgo intrínseco de un estudiante con el retorno del resto de las inversiones. Por tanto, el riesgo más importante sería el riesgo sistémico.

El análisis de portafolio se tendría que realizar basándose en la universidad a la que fueron aceptados los alumnos, los resultados en los exámenes de Estado (Saber11) y las calificaciones promedio durante sus estudios secundarios. Este filtro se convertiría en el mecanismo meritocrático para garantizar que los recursos sean asignados a quienes tienen la más alta posibilidad de generar altos retornos al capital.

Así mismo, como sucede en Australia, el Estado podría subsidiar los desembolsos para algunas carreras que aunque no son rentables desde el punto de vista financiero son necesarias para el desarrollo de una sociedad. Es el caso de las humanidades, las artes y algunas ciencias ambientales. Este subsidio podría funcionar como un retorno mínimo garantizado para el fondo de inversión, con el incentivo de participar en cualquier retorno positivo que tenga el estudiante en el futuro.

Este sistema de financiación no necesariamente tendría que ser para estudios universitarios, también serviría para financiar programas técnicos. Este portafolio se manejaría de forma muy similar al universitario, en donde, de acuerdo a la institución, su prestigio y las condiciones de los alumnos se hagan diferentes desembolsos. Palabras más, palabras menos, si en ambos casos se realizan de forma correcta las inversiones podrían tener un muy buen retorno que a futuro permita hacer inversiones adicionales de capital.

Para implementar una idea como esta es necesario estudiar a fondo el mercado e incorporar información basada en estudios actuariales, estrategias de desarrollo del país y prospectiva, para entender durante cuánto tiempo el estudiante tendría que ser socio del fondo de inversión que realizó el desembolso. Este tipo de propuestas de financiación tienen el potencial de ayudar a los jóvenes a aterrizar de forma más amigable su vida laboral y de generar rendimientos importantes a inversionistas que crean en el talento local.

SILVIA GÓMEZ SOLER
Profesora de Economía de la Universidad de La Sabana.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.