En Londres, China juega a ampliar su influencia

En Londres, China juega a ampliar su influencia

Se cerrarán negocios por US $ 46.000 millones, pese a diferencias en derechos humanos y economía.

notitle
20 de octubre 2015 , 07:42 p.m.

El despliegue protocolario que acompañó el recibimiento oficial del presidente de China, Xi Jinping, en Londres se puede solamente comparar con el tamaño de los negocios, 30 billones de libras esterlinas (46.000 millones de dólares), que el mandatario y el primer ministro británico, David Cameron, esperan concretar esta semana.

La reina Isabel presidió la ceremonia de bienvenida, con una vistosa presentación de los caballos de la guardia real que desfilaron en el recorrido del camino que comunica a la casa de gobierno, en Downing Street, con el Buckingham Palace, donde se organizó un banquete en su honor y donde, además, pasará su estancia en Londres junto con su esposa, la cantante soprano Peng Liyuan.

La reina describió la visita de Estado de Xi como un “momento decisivo” en el futuro de las relaciones entre China y Reino Unido, mientras que el líder chino habló de la “amistad eterna” entre los dos países.

La gran ausencia de la noche fue la del príncipe Carlos, quien sin mayor explicación decidió no ir a la cena, hecho que recordó que pese a los intereses económicos evidentes en estas relaciones, existen algunas barreras, como el tema de los derechos humanos que pueden generar ruido.

Una de esas voces inconformes fue la de Jeremy Corbyn, líder del partido laborista, en la oposición, quien se reunió con el mandatario chino para expresarle su preocupación por las denuncias en su contra por el tema de los derechos humanos, mientras decenas de manifestantes protestaban en frente de Westminster y del palacio real para reclamar de Xi acciones en ese sentido y la liberación del Tíbet.

“Más allá de las protestas, que son válidas, lo que es importante para los británicos es tener una economía con la capacidad de consumo que tienen los chinos. Los artículos de lujo británicos, por ejemplo, son muy populares en China, y el Reino Unido hábilmente está manejando sus intereses en esta relación”, dijo Álvaro Méndez, profesor del London School of Economics a EL TIEMPO.

Para Cameron, esta visita, la primera de un presidente chino en 10 años, es el inicio de una “era dorada” en las relaciones de los dos países que tienen como firme propósito acelerar el proceso de integración económica y comercial. Un sinnúmero de acuerdos, que incluyen el polémico proyecto de inversión para que China construya en territorio británico su primera planta de energía nuclear, serán firmados durante los cuatro días de visita oficial de Xi Jinping.

Pero no todos están con los chinos. En la cámara de los comunes se escucharon las primeras voces de reserva frente al tema por lo que se considera un gran riesgo para la seguridad nacional.

El diario 'The Times' informó que espías británicos analizarán los sistemas informáticos en las centrales nucleares construidas por empresas chinas en Gran Bretaña. En palabras del ministro de Relaciones Exteriores, Philip Hammond, “el Reino Unido está estrechando sus relaciones con China con los ojos bien abiertos”, al negar que se esté rindiendo ante las ventajas que supone tener como socio a una de las economías más grandes del mundo, que a propósito reveló un crecimiento del 6,9 por ciento en el tercer trimestre del año.

En declaraciones a la 'BBC', Hammond dijo además que aunque ningún tema está vetado a la discusión, Gran Bretaña no insistirá demasiado en la caída de los precios del acero que, entre otros factores, contribuyeron a la pérdida de más de 1.200 empleos en la planta británica Tata Steel, anuncio que coincidió con la visita.

Para Carrie Gracie, editora para Asia de la BBC, el recibimiento del presidente de China en Londres le va a ayudar un poco a congraciarse con la opinión pública, con la que ha tenido serios resbalones después de la caída estrepitosa de las bolsas, el menor crecimiento de la economía y las explosiones en el almacén de Tianjin.

La agenda del segundo día de la visita oficial del Presidente chino incluye su participación en un foro en el London Imperial College y una reunión privada con Cameron en Downing Street. El jueves se reunirá con banqueros y el viernes viajará a Manchester, desde donde tomará su vuelo de regreso a China.

Claudia Gaona
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.