Carta anticipada al reemplazo de Petro

Carta anticipada al reemplazo de Petro

Quienes vivimos en Bogotá no esperamos de usted milagros, pero tampoco queremos disculpas pueriles.

notitle
20 de octubre 2015 , 07:17 p.m.

Luego de una larga y agitada campaña ha conseguido usted una mayoría de votos que si bien no fue abrumadora sí le alcanzó para vencer a sus contrincantes en esta contienda electoral que con su triunfo acaba de concluir.

Con unas encuestas tan dispares y tantos pronósticos pesimistas aun entre sus más cercanos colaboradores, supongo que no le fue fácil conservar la esperanza ni mantener el entusiasmo, pero su convicción se impuso y gracias al respaldo recibido en las urnas usted ya puede ir alistando maletas para mudarse al Palacio Liévano, a partir del primero de enero.

Al darle a usted el tiquete a la Alcaldía Mayor los bogotanos empezamos a pasar la página de una administración que arroja un saldo positivo en algunos aspectos –sobre todo en temas de equidad, servicios públicos y educación en los sectores más populares de la ciudad–, pero que deja varios sinsabores ocasionados por el doctor Gustavo Petro, no solo por notorias deficiencias en su gestión, sino por esa actitud camorrera que a muchos ciudadanos nos impacta negativamente y que se suma a su escasa o nula tolerancia a la crítica y a esa proclividad a dividir a la sociedad.

A juzgar por sus intervenciones en los debates realizados en días pasados, usted conoce muy bien los problemas de la ciudad y tiene la fórmula, si no para resolverlos todos, al menos para empezar a combatir aquellos que más nos afectan, como la inseguridad, la crisis en la movilidad, el desempleo, el deterioro del espacio público y el problema del aseo. Si, como lo prometió también en varias entrevistas, usted empieza a desenredar estos asuntos fundamentales, pronto podremos recuperar el optimismo perdido en los años recientes. Pero esto solo será posible si cumple su compromiso de armar un equipo idóneo, anteponiendo los intereses ciudadanos a las ambiciones burocráticas de los barones electorales que le ayudaron en campaña.

Quienes vivimos en Bogotá no esperamos de usted milagros, pero tampoco disculpas pueriles. Como cabeza de la nueva administración, no queremos que nos diga que la situación de la capital resultó más complicada de lo que le informaron en el empalme o que encontró la olla raspada. Nadie puede suponer que sea sencillo recuperar el cauce de la ciudad para sacarla del estancamiento y retomar el sendero del progreso; pero usted, al igual que los demás candidatos, sabía que al ganador le aguarda una tarea descomunal.

Tampoco quisiéramos que dentro de unos meses nos venga a decir que no ha podido hacer nada porque necesitaba poner la casa en orden. Eso nos dijo Juan Manuel Santos para justificar la lentitud con la que se movió en su primer mandato; con la diferencia de que él contaba con la posibilidad de ser reelegido, cosa que en su caso no está permitida. Por ahora.

Cuando sufra algún tropiezo –de los que ningún gobernante está exento–, lo peor que puede hacer es echarle la culpa a la manipulación de los medios o poner como pretexto la actuación del Concejo Distrital. Ningún mandatario está blindado contra las crisis; sin embargo, la manera de encararlas es la que marca la diferencia entre un líder y un político del montón, entre un estadista y un populista.

Por otra parte, también somos conscientes de que puede resultar bastante difícil administrar el legado que deja Petro, pero a usted nadie le apuntó a la sien con una pistola para que aceptara convertirse en su reemplazo. Al contrario: usted, voluntariamente, puso su nombre a consideración de los votantes, prometiendo que podía enderezar el rumbo de una ciudad golpeada material y moralmente. Así que le agradecemos que se olvide del espejo retrovisor, porque lo que necesitamos es mirar para adelante y empezar a avanzar cuanto antes. Buena suerte.

@Vladdo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.